Consideraciones sobre el documental «Mañana» o del arte de dibujar ventanas en el interior de una mina

Next Topic
 
classic Clásica list Lista threaded En Árbol
2 mensajes Opciones
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Consideraciones sobre el documental «Mañana» o del arte de dibujar ventanas en el interior de una mina

Joaquin
Nuevo post, largo, al principio parece que se va de otra cosa, pero es lo que más o menos vamos diciendo por aquí, no todos, claro

Es un crítica, razonada que no es poco, del documental Mañana.

Con su obra Técnica y civilización (1934), Lewis Mumford nos legó un análisis muy completo de la relación existente entre el desarrollo tecnológico y la transformación cultural —y por tanto también económica— que las sociedades occidentales han sufrido en los últimos siglos. Su análisis está plagado de imágenes con una gran capacidad evocativa. Una de ellas es la de mina. Para Mumford en la mina se encierra de manera paradigmática el núcleo de la mirada hacia el mundo que la ciencia moderna inauguró en el s. XVII, una mirada que supuso una discontinuidad radical en la relación entre el ser humano y la que a falta de otro término menos problemático llamaré naturaleza.
Lewis Mumford (Fuente: Wikimedia Commons)

Lewis Mumford (Fuente: Wikimedia Commons)
El minero, que sólo cuenta con la tenue luz de su candil para iluminar su caminar a través de los angostos túneles del subsuelo, no es capaz de captar formas o colores. Se diría que incluso los olores, inundados por el del sebo caliente, desaparecen allí. Esta fuente artificial de iluminación es también la responsable de que el día, y con él la mayor parte de los ciclos naturales, quede abolido. Este aislamiento convierte a la mina en el espacio por excelencia del trabajo. Trabajo concentrado, sin posibilidad de distracciones, extenuante. En las galerías no se puede hacer otra cosa que no sea picar, amontonar y arrastrar. Es más, en la evolución del régimen de trabajo de los mineros Mumford encuentra también una síntesis de las transformaciones que fue sufriendo la economía en general. Durante la Antigüedad el trabajo de extraer minerales de las entrañas de la Tierra fue cosa de esclavos y prisioneros de guerra. Para el agricultor, el ganadero o el artesano, una actividad como la minería a duras penas merecía el estatuto de trabajo. De ahí que el desarrollo de las técnicas metalúrgicas más avanzadas fuera relativamente tardío. Este desarrollo vino precisamente de la mano del inicio de las asociaciones de trabajadores libres —es decir, que funcionaban al margen de las estructuras gremiales— que en el s. XIV comenzaron a hacer de la minería su oficio en los territorios de la actual Alemania. Inicialmente pobladas por desheredados y marginales, las minas comenzaron a situarse en el centro de la vida social gracias al aumento de la demanda de minerales que siguió al desarrollo armamentístico y el papel central de éstas en el juego de la primera financiarización. Aunque no me detendré demasiado en ello, Mumford identifica con el nacimiento y extensión del capitalismo la rápida proletarización del trabajo en la mina —que prefiguró la explotación generalizada del mundo industrializado del s. XIX— y el uso de las minas reales como aval y elemento especulativo. De hecho, llega a señalar que hasta la misma noción de valor del Capitalismo, basada en la escasez y la fuerza de trabajo humana, deriva de la primitiva ocupación de extraer minerales de la tierra haciendo únicamente uso del pico y el músculo humano.

Seguir leyendo


Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Consideraciones sobre el documental «Mañana» o del arte de dibujar ventanas en el interior de una mina

burgomaestre
Sí, sin duda. La crítica, muy competente, deja a la altura del culo el documental. Y no es para menos dado el nivel del producto. Puedo ver la legión de guionistas, montadores, técnicos de luz y sonido, productores y posproductores, marketing y management, localizadores de exteriores, extras y........etc,etc,   hasta el infinito y más allá. Esto parece un juego en el que una parte de la especie hace algo que la otra parte considera pueril, manipulador, egoísta y destructivo.
Así encontraremos la bala de plata?
Creo que no. El sistema es perverso. Si. Dime algo que no sepa.
El socialismo real fue una patraña. Si. Dime algo nuevo.
El retorno a lo natural y a la cooperación humana sería lo ideal. Si, pero sorpréndeme.
Por favor, salgamos de los significantes vacios, tan vacíamente de moda.
El tiempo se agota. Sé yo lo que hay que hacer? no. Pero practicar esgrima con los profesionales de la otra parte ya no es una opción. Cualquier participante serio de este foro podría hacerlo y ganar.
Dejemos de estar a la defensiva, para empezar. Lo políticamente correcto es un tóxico de gran poder. Todas  las opiniones son válidas. No es cierto. Unas opiniones son válidas y otras no valen una mierda. Punto. Un hombre, un voto. Pues no. EL voto de ciertos hombres tiene peso. El de otros no es más que el balido de un rebaño. Lo siento. es así.Y así nos va.
Atenerse al imperio de la ley. La ley es sólo  la interpretación de un determinado sentir dominante del cuerpo social. Se puede cambiar e incluso invertir si es necesario. Sin problemas. Ver las infames leyes raciales nazis.
Hablemos claro. Busquemos la bala de plata.