¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Previous Topic Next Topic
 
classic Clásica list Lista threaded En Árbol
29 mensajes Opciones
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Juan Carlos
Este mensaje fue actualizado el .

¿El presidente del Peak Oil?




Post de Richard Heinberg

La frecuencia de las búsquedas en Internet para el término "pico de petróleo" ha disminuido drásticamente en los últimos años; Ahora incluso el número de artículos que anuncian "el colapso" por el pico de petróleo ha disminuido, se asume a nivel general que el concepto está completamente desacreditado. ¿Por qué insistir en enterrar el Peak Oil? Con suprema ironía, podría ser dentro de los próximos años cuando se alcance la tasa máxima de producción mundial de petróleo continuando con la disminución terminal. Es demasiado pronto para hacer una afirmación definitiva, pero la evidencia empieza a concretarse y las implicaciones son preocupantes.

La tasa promedio anual de producción de petróleo del año pasado probablemente será (cuando se publiquen las estadísticas oficiales) aproximadamente igual a la de 2015, aproximadamente 80 mbd, si contamos solamente petróleo crudo y excluimos biocombustibles y líquidos de gas natural. Y la producción de 2017 podría muy bien bajar, debido a los recortes de la industria en la inversión en nuevos proyectos.




Gráfico 1. Producción mundial de petróleo crudo y condensado, 2006-2016. Fuente: US Energy Information Administration


Sin embargo, hay buenas razones para ser cauteloso al proclamar el cenit. Alegremente, varios analistas afirmaron demasiado pronto que Peak Oil había llegado en el 2005, 2008 y 2010. Fue un error comprensible. La producción mundial de crudo estuvo estancada durante ese tiempo; Los primeros peakoilers fallaron con la combinación de precios extremadamente altos del petróleo, una regulación laxa y  un financiamiento fácil llevaría a tasas crecientes de extracción de recursos no convencionales como arenas bituminosas y tigh oil en el año 2011. Realmente, la fecha del Peak Oil a nivel planetario tiene poca importancia, ya que las consecuencias económicas del agotamiento del petróleo se extenderán durante muchos años antes y muchos años después de esa simbólica fecha. De hecho, esos impactos han sido visibles por lo menos durante el último decenio y, sin duda, mucho más tiempo, con el incremento y caída del precio del petróleo y las turbulencias económicas dentro de la industria petrolera, aplanando la demanda, particularmente en las naciones desarrolladas y con conflictos militares en el Medio Oriente. Sin embargo, el término "pico del petróleo" implica un punto en el tiempo, mucha gente no se dará cuenta del cenit hasta que lo pueda contemplar por el espejo retrovisor de las estadísticas de producción de petróleo.

En la edición del 2003 de mi libro The Party's Over (La fiesta se acabó), defendí la previsión del geólogo Jean Laherrère de un pico en la producción mundial de crudo en el 2010 y del petróleo no convencional (y por tanto el total del petróleo mundial) en el 2015. Las estadísticas actuales sugieren que probablemente Laherrère hizo la mejor previsión de los plazos del pico del petróleo. Laherrère ha continuado actualizando su análisis en estos años y sobre la base de los datos actuales cree que la producción mundial de petróleo ya está llegando a su punto máximo.

Los peakoilers nos equivocamos en varios aspectos. La mayoría de nosotros nos sumamos a una noción simplista de la economía de la energía en la que, a medida que el agotamiento se incrementaba  los precios del petróleo subirían (no hice ningún intento de pronosticar los precios del petróleo en The Party's Over ). Bueno, los precios se dispararon por un tiempo, y ahí es cuando el concepto del Peak Oil ganó más crédito  Pero los altos precios cortaron la demanda y también incentivaron una producción a mayor costo. El resultado final fue la situación que vemos ahora, donde la demanda tibia enfrenta un exceso de oferta como resultado de que la industria petrolífera gasta un dinero especulativo de otras personas en proyectos poco rentables y por lo tanto operando en modo de crisis. Recientemente, hemos visto un análisis más detallado de la economía de energía por Gail Tverberg y otros autores explicando por qué la escasez del petróleo puede ser la consecuencia de los bajos precios de éste y un exceso de oferta temporal ya que la capacidad de recorte los consumidores va más rápido que la producción de petróleo.

Hoy cualquier debate sobre el pico del petróleo enfrenta pruebas aparentemente contradictorias. Recientemente, la OPEP redujo la producción para disminuir el exceso de oferta mundial de crudo ya que los precios del petróleo permanecieron en un nivel alto entre el 2011-2014. También hay almacenadas cantidades significativas de petróleo. Seguramente (sabiduría convencional) tan pronto como el mercado se reequilibre, los precios del petróleo volverán a subir, la perforación y la exploración se reanudarán de nuevo, y las tasas de producción alcanzarán nuevos niveles récord. Por razones que estamos por descubrir, esa sabiduría convencional puede ser tan erronea como la de los peakoilers sobre la relación entre economía y petróleo.

Presentaré dos argumentos para basar mi exposición. También voy a dar un resumen rápido de un par de libros nuevos y relevantes. Luego, en una sección final bastante larga, hablaré de las implicaciones de un posible pico de la producción mundial de petróleo en el contexto económico y político actual. Esto implicará una hipótesis de si Donald Trump podría convertirse en el presidente del Peak Oil y lo que eso puede significar en términos de políticas y sus consecuencias. Esto es mucho terreno para cubrir. De hecho, pensé en dividir este post en varios más pequeños. Sin embargo, los temas estan muy entrelazados. En cualquier caso, el análisis es bastante largo y sinuoso, por lo que les pido paciencia y una taza de té.

Anexo A: Informes de David Hughes,  Incluye "2016 Tight Oil Reality Check"


Durante los últimos 12 años, la producción mundial de petróleo convencional se ha reducido, como se ha señalado anteriormente, y casi todo el aumento de los suministros mundiales desde el 2005 provienen de fuentes no convencionales: arenas bituminosas, petróleo de esquisto en los Estados Unidos (producido por hidrofractura y perforación horizontal) y petróleo en aguas profundas. Precisamente el tight oil de EE.UU. es el que ha impulsado con mayor fuerza el suministro mundial de petróleo en el último lustro. Por lo tanto, las perspectivas de la futura producción de este recurso no convencional es muy relevantee para comprender el mercado del petróleo a nivel global.




Figura 2. Comparación de la proyección de la Perspectiva Anual de Energía 2016 (AEO2016) con AEO2014 y AEO2015 para el petróleo de esquisto de Bakken y Eagle Ford, en comparación con el pronóstico "Lo más probable" de esta clase de recurso en Drilling Deeper. Fuente: J. David Hughes, 2016 Tight Oil Reality Check .


La industria petrolera y la Energy Information Administration (EIA) del Departamento de Energía de Estados Unidos afirman que la producción de tight oil podría expandirse a precios relativamente bajos hasta aproximadamente el año 2040, presumiblemente previniendo problemas mundiales de oferta de petróleo. Sin embargo, este pronóstico de la EIA ha generado críticas. Desde el año 2013, el geólogo de petróleos David Hughes ha estado proporcionando al Instituto Post Carbon con evaluaciones periódicas actualizadas y detalladas del gas de esquisto estadounidense y la extracción del petróleo de esquisto. Su primera publicación de la serie, Drill, Baby, Drill , incidió en dos puntos importantes a tener en cuenta:

"Primero, los pozos de gas de esquisto y de pizarra han demostrado agotarse rápidamente, ya se han aprovechado los mejores campos y no se esperan nuevos descubrimientos importantes en las áreas explotadas; De este modo, con la disminución de la productividad media por pozo y la necesidad de mayor cantidad de pozos y campos para mantener la producción, "el síndrome de la reina roja" limita el potencial a largo plazo de los recursos de esquisto. En segundo lugar, aunque las arenas bituminosas, el petróleo en aguas profundas, las lutitas petrolíferas, el metano de carbón y otros recursos no convencionales de combustibles fósiles existen en grandes yacimientos, su exploración y explotación requieren enormes inversiones en recursos y esfuerzo logístico... (TRE insignificante)"

El último informe del geólogo Hughes análiza los pronósticos más recientes de EIA para el petróleo de lutitas. Desde el colapso del precio del petróleo a mediados del 2014, los costos de producción han disminuido y la productividad de los pozos ha aumentado. Estos acontecimientos han llevado a muchos observadores (incluyendo la EIA) a asumir que la industria está aprendiendo, que la tecnología está mejorando y que la producción de tight oil (ha caído casi un 20% desde principios de 2015) pronto rebotará a nuevos máximos. Pero Hughes señala que las mejoras en la productividad por pozo se deben principalmente a los campos de "alto grado" concentración de la explotación en los "puntos dulces" relativamente pequeños donde se se acumulan más tight oil. La longitud de los pozos horizontales ha aumentado, (y la contaminación de acuiferos)

"... pero ahora cada pozo puede drenar más del embalse con lo cual se ha reducido el número de lugares disponibles para perforar. El efecto práctico es que, a una velocidad de perforación constante y una mejor tecnología agotará más rápidamente las reservas a un menor costo, pero NO aumentará sustancialmente la recuperación final ".

En cuanto a la disminución de los costos de producción, Hughes no cree que sea una tendencia sostenible:

"La mejora en el número de pozos que una perforadora puede perforar por unidad de tiempo ha compensado parcialmente el efecto sobre la pronunciada disminución de la producción en el recuento de plataformas desde mediados de 2014 mejorando la rentabilidad. La disminución en las tasas de servicios en esta industria también ha tenido un gran impacto sobre el costo medio por pozo. Pero hay un número limitado de puntos dulces y el descenso en los precios del petróleo ha dado lugar a un agotamiento desproporcionadamente alto, conminando a explotar el petróleo más caro para más tarde. Un análisis de los condados con más recursos de Tight oil como  Bakken y Eagle Ford muestran que la productividad promedio de los pozos ha comenzado a disminuir, lo que significa que los mejores lugares se han agotado porque se ha explotado intensamente en un área pequeña".



Si los precios del petróleo cotizan mucho más alto, las compañías volverán a subir sus tarifas. En general, los productores de tight oil han estado perdiendo dinero durante años, y esa situación no parece probable que cambie.

Hughes piensa que la EIA tiene de un sesgo optimista "muy alto" para el pronóstico global de petróleo de esquisto en su informe del 2016, "basado en fundamentos recogidos en un análisis de calidad de los pozos y en datos de producción de subáreas de cada campo". Si los precios del petróleo se hubieran mantenido por encima de los 100 dólares por barril (en lugar de caer en el 2014 a su actual precio entre 35 y 60 dólares), la producción de tight oil de Estados Unidos hubiera llegado al cenit antes del 2020. Si los precios del petróleo suben lo suficiente, la producción aumentará por encima de los niveles actuales (ya ha habido un ligero repunte en la producción de Bakken). Pero incluso en ese caso, los días de gloria del petróleo de esquisto de EE.UU. se conjugan en pretérito. Es improbable que la marca récord de extracción a principios del 2015 sea superada por mucho, o por mucho tiempo, antes de que se establezca la disminución terminal.

Anexo B: Informe HSBC, "Suministro Global de Petróleo"


Como se señaló anteriormente, las tasas de producción de petróleo convencional han estado en una meseta durante más de 10 años. Una meseta no puede considerarse un pico hasta que la producción general comience una declinación sostenida. Además, esta meseta ha proporcionado una base a partir de la cual el petróleo no convencional (principalmente el tight oil) ha impulsado la producción mundial total a niveles récord. Por lo tanto, hay dos preguntas básicas para cualquier debate sobre la dirección de la extracción mundial de petróleo:

¿Cuándo terminará la meseta en la producción convencional de petróleo ?

¿Esta meseta terminará en un aumento sostenido de la producción o en una disminución?


Un informe reciente del banco de inversión HSBC ofrece muchas razones para pensar que el final de la meseta vendrá muy pronto y que comenzará la declinación de la producción a largo plazo. A mediados del 2016 fue publicado sin mucho ruido, el informe mundial de suministro de petróleo: los campos viejos declinan, ¿nos dirigimos a una próxima crisis de oferta? No aborda explicitamente el tema de "pico de petróleo", en cambio, examina la velocidad de disminución de extracción de los actuales campos petrolíferos y las perspectivas de reemplazo de esa producción antigua por nuevos campos petrolíferos con métodos de extracción más intensivos. (...y probablemente más caros y contaminantes)

Los autores calculan que el 81% de la producción mundial actual de petróleo proviene de los campos antiguos o en proceso de explotación con tasas de extracción anual a la baja. En su opinión, un "rango razonable de tasa de disminución promedio en la producción post-peak es del 5 al 7% anual", lo que equivale a la horquilla de 3 a 4,5 millones de barriles diarios menos de petróleo en el mercado global (juego de suma cero). "Para el año 2040, esto significa que el mundo tiene que reponer más de 4 veces la actual producción de crudo de Arabia Saudita (o sea más de 40 mbd), sólo para mantenerse en la meseta de la felicidad".

Los autores también señalan que la producción de los campos petrolíferos más pequeños disminuye por norma dos veces más rápido que los grandes, "el suministro global de petróleo depende cada vez más de campos pequeños: el nuevo tamaño promedio de los campos petrolíferos ha caído de 1000 a 500 millones de barriles. Hace más de un año, los nuevos descubrimientos de petróleo se están reduciendo, en parte debido a la reducción de los presupuestos de exploración, aunque la tendencia comenzó mucho antes de los recientes problemas de la industria petrolera. "El año pasado la tasa de éxito de exploración alcanzó un récord mínimo del 5%, y el tamaño medio de descubrimientos fue de 24 millones de barriles".

Todo esto implica que, mientras que en la década pasada los descensos en la producción de antiguos yacimientos de petróleo fueron reemplazados por una nueva producción que permitió suministros convencionales de petróleo a nivel global, la sustitución de la producción actual será mucho más incierta en los próximos años. (¿Peak Oil? estirando la goma)

"En la actualidad, el mercado petrolero puede estar sobreabastecido, pero vemos que volverá a equilibrarse en este año 2017. En esa etapa, los stocks podrían reducirse a sólo un 1% de la oferta / demanda global de 96mbd (de todos los combustibles líquidos, incluidos los biocombustibles), dejando el mercado más vulnerable a las interrupciones que ha sido el caso en los últimos años. La demanda de petróleo sigue creciendo alrededor de un millón de barriles diarios cada año, y ningún escenario central ve la demanda de petróleo alcanzando un máximo antes de 2040. "

Evidentemente HSBC no incluyó "escenarios centrales o principales" en los cuales la demanda se vea limitada por la implementación de políticas de mitigación del cambio climático o como resultado de la contracción económica general. En un escenario de contracción, que considero bastante probable, sería difícil determinar en qué medida el descenso económico se debió a que la industria petrolera no mantuvo la productividad neta de energía frente a un aumento de los costos de energía para mantener esta civilización en constante crecimiento.

Reseñas de la guerra fría energética por Douglas B. Reynolds; y los Estados fallidos, el sistema colapsa por Nafeez M. Ahmed


Los libros del Peak Oil han pasado moda (también los blogs, excepto el de AMT). Hace algunos años, daba la sensación que aparecía uno nuevo cada mes; Ahora el ritmo es alrededor de uno o dos por año. El libro más reciente es de Douglas Reynolds, profesor de economía de energía en la Universidad de Alaska, Fairbanks, es una buena universidad.

En su primer capítulo, Reynolds explica por qué el Peak Oil arruinó a la Unión Soviética. La mayoría de los historiadores atribuyen la agitación de la URSS -uno de los acontecimientos económicos más significativos del siglo XX- a una mala administración económica y a una carrera armamentista impulsada por la administración Reagan, pero Reynolds analiza que estas explicaciones son insuficientes. El más probable desencadenante de la ruina de la URSS, según su opinión, fue la disminución repentina de la extracción de crudo soviético. Hubo un cenit inicial en 1983 lo que condujo a las autoridades a una mayor inversión y una posterior estabilización de la producción. Pero en 1989 la producción cayó nuevamente y luego volvió a caer en 1990, bajó alrededor del 25% después de 1988. La economía soviética, cai una autarquía, no dependía excesivamente de los ingresos de las exportaciones de petróleo, sin embargo, dependía del petróleo como la fuente de energía primaria para administrar los sistemas de transporte y alimentos de la nación.

Algunos observadores afirman que fue la caída de los precios mundiales del petróleo en la década de 1980, orquestada por Estados Unidos y Arabia Saudí, que arruinó a la economía soviética. Reynolds discute esto. En cambio, argumenta que la tecnología soviética de producción de petróleo de la época era arcaica y que era la escasez de la mercancía física lo que socavaba la economía del país y por lo tanto su régimen político. Más tarde, en la era post-soviética, la nueva tecnología de recuperación mejorada de petróleo (EOR), en su mayoría importada de los EE.UU., permitió que la producción de petróleo rusa alcanzara nuevos niveles récord. La producción de EOR alcanzó sus propios límites tecnológicos, según el autor, aunque la producción rusa hasta ahora ha logrado evitar un bajón.

Reynolds aplica este análisis histórico a la teoría del crecimiento económico, argumentando que la teoría convencional no toma en cuenta adecuadamente el papel de la energía, particularmente el petróleo, en la explicación de los factores de crecimiento. Otros capítulos abordan "Teoría de la Energía del Valor" y "Retorno de la Energía sobre la Inversión (TRE)", temas de gran interés para los estudiantes de economía sobre el pico de petróleo. También introduce "El retorno de la energía marginal de la inversión" como una medida de energía que tiene sentido para los físicos y los economistas. Las cualificaciones profesionales del autor le permiten tratar estos temas de una manera clara y original.

Entonces Reynolds se dirige a las tendencias actuales del petróleo mundial, incluyendo la producción de petróleo de Estados Unidos. Estados Unidos alcanzó su máximo histórico de producción de crudo en 1970, pero ha visto dos períodos de expansión de la producción después del pico: el primero en la década de 1980 debido a la explotación de los recursos de Alaska en la vertiente norte; El segundo en los últimos años como resultado de la aplicación de hidrofracturas y tecnologías de perforación horizontal para extraer el petróleo de esquisto, principalmente en Dakota del Norte y Texas. Este último ha dado al mundo un respiro que de otra manera hubiera sido el inicio de la disminución de la producción total de petróleo, aunque aún no está claro cuánto durará el período de gracia (ver Anexo A).



Figura 3. Producción de crudo en Estados Unidos, 1960-2015. Fuente: US Energy Information Administration.

Los lectores familiarizados con la literatura del Peak Oil recordarán que Dimitry Orlov cubrió algunos de estos mismos temas en su libro "Reinventing Collapse: The Soviet Experience y American Prospects". Sin embargo, Reynolds trae un conjunto muy diferente de datos y experiencias al debate con lecciones de la historia soviética llega a las siguientes conclusiones, algunas de las cuales van más allá de la obra anterior de Orlov:

El Peak Oil parece que ya ha llegado.

El declive del consumo de petróleo provoca un declive económico. Incluso una economía vibrante puede sucumbir al pico del petróleo.

El petróleo es difícil de sustituir. Los mercados libres pueden ayudar con la adaptación, pero sobre todo en el lado de la demanda.

El pico de petróleo provocará el cenit de la gobernanza. Habrá hiperinflación, y la corrupción aumentará (¿lo dice por España como país precursor?).

Un colapso máximo del petróleo puede causar la desintegración de los lazos políticos regionales (¿Cataluña?). Habrá nuevas alianzas.

El ejército se reducirá ???


Otro nuevo libro, Falling States, Collapsing Systems: BioPhysical Triggers of Political Violence, de Nafeez Ahmed, trata varios temas concomitantes. Mientras que el Peak Oil es uno de los "desencadenantes biofísicos" de la guerra, la revolución y el terrorismo. Ahmed es uno de los periodistas más informados del mundo en cuestiones de suministro de energía.

Desde el colapso financiero del 2008, los disturbios sociales han estallado periódicamente en todos los continentes: de Grecia a Ucrania, de China a Tailandia, de Brasil a Turquía y más allá. Ahmed sostiene que los políticos y los observadores de los medios no han comprendido las causas subyacentes de estos disturbios: el agotamiento de combustibles fósiles de fácil acceso y bajo costo. La creciente dependencia del mundo al petróleo más difícil de obtener, en particular, tiene consecuencias multiplicadoras para el clima de la Tierra, los sistemas alimentarios mundiales y para las economías nacionales, afirma.

Los medios de promoción para el libro de Ahmed afirman que es el primero en desarrollar "un modelo teórico basado empíricamente en la compleja interacción entre procesos biofísicos y crisis geopolíticas, demostrado a través de análisis una amplia gama de estudios de fracasos históricos concurrentes y probables en el Medio Oriente, el noroeste de África, en el sur y el sudeste de Asia, en Europa y en América del Norte". Aunque las teorías geopolíticas simplistas son demasiado comunes, las mejores reconocen la importancia fundamental de los recursos esenciales.

En las economías modernas, la producción y distribución de casi todos los productos esenciales (incluidos los alimentos, véase la Figura 4) depende de la energía en las formas de petróleo y electricidad, la mayoría de los cuales se genera normalmente a partir de la quema de carbón o gas natural. Por lo tanto, los sistemas energéticos, los sistemas alimentarios, los sistemas económicos y la geopolítica son hoy inseparables, y un profundo cambio subyacente en la calidad y el costo de nuestra principal fuente de energía -es decir, el petróleo- no puede dejar de tener consecuencias que afectan a sociedades enteras.



Gráficos de los insumos / productos calóricos
Figura 4. Ingresos y productos calóricos por habitante en los Estados Unidos, basado en el tipo de alimento (2002). Fuente; Canning, et al., Uso de la energía en el sistema alimentario de EE.UU., Departamento de Agricultura de EE.UU., 2010.

Según Ahmed, la disminución del agotamiento de la era de los combustibles fósiles está siendo acompañada por los efectos combinados de la combustión de combustibles fósiles, principalmente en forma de cambio climático. El resultado es una creciente interrupción de la disponibilidad de servicios de soporte económico y ecológico, a medida que más y más personas requieren esos servicios debido a desastres ambientales más frecuentes y al continuo crecimiento de la población. Esta es la receta perfecta para gobiernos inestables, el surgimiento de demagogos, la ruptura de alianzas y el surgimiento de nuevos movimientos sociales. Sin embargo, el autor mantiene la esperanza en una revolución paradigmática de cómo debe funcionar una civilización: "un cambio epistemológico fundamental que reconoce la inserción de la humanidad en el mundo natural".

El libro contiene ilustraciones gráficas, datos útiles de la producción de petróleo, la población, el índice de precios de los alimentos, el crecimiento económico, el crecimiento de la economía, deuda y otros asuntos relevantes.

Implicaciones en la nueva administración de Trump


Todo esto subraya la percepción de que el pico del petróleo es potencialmente un gran negocio (como muchos de nosotros hemos estado diciendo desde hace mucho tiempo). Una vez más, el calendario preciso del inicio de la inevitable declinación global de la producción de petróleo sigue siendo incierto, aunque las tendencias citadas anteriormente sugieren que el mundo del petróleo está cada vez más cerca del  cenit, tanto en términos de oferta como de movimientos geopolíticos. Además, el pico probablemente no estará marcado por un evento repentino, sino que se manifestará a través de procesos complejos y prolongados que incluyen interacciones entre la industria petrolera, el sistema económico, el sistema alimentario, etc. De hecho, es altamente improbable que la gran mayoría de las personas vea los síntomas del cenit del petróleo como la causa real del creciente estrés que están experimentando, sin reconocer nunca el papel que desempeña la energía en la economía y el funcionamiento general de la sociedad.

A esta mezcla volátil ahora agregue a Donald Trump. Surgen serias y numerosas preguntas.

¿Qué significará la transición Trump para la energía? El presidente electo parece tener cierta comprensión de la importancia de la energía para la salud de la economía, y ha prometido ampliar la producción de energía. Pero ¿qué probabilidades de éxito tiene el nuevo inquilino de la Casa Blanca?

En otro post ya he abordado la impracticabilidad del objetivo de Trump de incrementar la extracción de carbón en el país. Basta decir que la industria del carbón está muriendo independientemente de lo que haga el nuevo presidente.

Pero ¿qué pasa con el petróleo y el gas? El nombramiento de Rex Tillerson (CEO de ExxonMobil) como el próximo Secretario de Estado es una pista poderosa. Matthieu Auzanneau, ha escrito recientemente un artículo para Le Monde donde señala que Tillerson ha renunciado a su alto cargo en Exxon en unos momentos en que la compañía va hacia la insolvencia económica resultado de la disminución de las reservas de crudo, el aumento de los costos y la caída de los beneficios. Rusia, el primer petro-estado del mundo, enfrenta el mismo problema. ¿Podría Tillerson, cuyas relaciones comerciales con Rusia son legendarias, hacer de las alianzas de exploración petrolera una piedra angular de la diplomacia? Mientras tanto, Rick Perry, ex gobernador de Texas, que fue testigo de un enorme boom de perforación en su estado natal y una expansión simultánea de la energía eólica, ha sido elegido para dirigir el Departamento de Energía y el Procurador General de Oklahoma, Scott Pruitt, un negacionista del clima y  un defensor fiel de los combustibles fósiles, es el elegido para dirigir la Agencia de Protección Ambiental. Claramente, Trump está interesado en facilitar más perforaciones y en cambiar los marcos económicos y regulatorios que lo limitan.

Eliminar o cambiar las regulaciones podría ayudar a aumentar la producción de petróleo y gas, pero probablemente no por mucho tiempo. Mientras que las exenciones a la Ley de Agua Limpia (impulsada por el entonces vicepresidente Dick Cheney en 2005) ayudaron a estimular la revolución de fracking de Estados Unidos, las regulaciones generalmente no son el factor más importante en si la producción de petróleo o gas sube o baja; El principal desencadenante son los precios. De manera similar, mientras que la apertura de más terrenos federales a la perforación constituye un buen gesto a la industria del petróleo y el gas, no necesariamente daría lugar a un impulso inminente a la producción, ya que esas tierras tienen pocas perspectivas que atraerían a la ya altamente endeudada industria. Es invertir en exploración de alto riesgo. Un factor significativo en el auge de fracking fue las bajas tasas de interés; Pero las tasas de interés son fijadas por la política de la Reserva Federal, que la administración Trump no puede controlar directamente.

¿Qué hay de la energía renovable? Trump ha hecho algunos comentarios poco amistosos sobre la energía solar y eólica, y puede tratar de reducir los subsidios federales para las energías renovables. Aunque esta actitud puede cambiar (se ha sabido que las opiniones de Trump han cambiado dramática y rápidamente, también recuerda el apoyo de Rick Perry a la energía eólica en Texas), incluso en el mejor de los casos es improbable que veamos un cambio sustancial a favor de las las renovables En realidad se necesitan para mitigarel cambio climático o ayudar a la nación a adaptarse a los impactos del agotamiento de los combustibles fósiles. Se necesita la enorme estructura construida con los combustibles fósiles para desarrollar la infraestructura de la era post-fósil,  Trump tiene grandes planes de infraestructura, pero estos planes duplican la dependencia de los combustibles fósiles construyendo más autopistas, puentes y aeropuertos. Y la forma en que se propone financiar la expansión permite escepticismo intuir que mucho se construirá en cualquier caso. (Vale la pena señalar, entre paréntesis, que los fondos soberanos del Medio Oriente se están comprometiendo a invertir en infraestructura estadounidense -una inversión que podría estar orientada al menos en parte a mantener a Estados Unidos enganchado a los combustibles fósiles).

El advenimiento del Presidente Donald J. Trump claramente tiene implicaciones para la geopolítica global, pero ¿de qué tipo? Desde la caída de la Unión Soviética, los geoestrategas estadounidenses han abrazado el objetivo de la hegemonía global, lo que significó evitar alianzas entre las principales potencias eurasiáticas (Rusia, China, Irán) y rodearlas con bases militares estadounidenses; Mantener un grupo coherente de aliados prósperos (especialmente Europa, Japón y Corea del Sur); usando la fuerza militar para asegurar que ninguna nación evada responsabilidades en el Medio Oriente; perseguir la consolidación de la riqueza mundial a través del comercio denominado en dólares bajo los auspicios de los tratados e instituciones internacionales liderados por Estados Unidos. En los últimos años este conjunto de políticas han sido cada vez más bloqueadas por el vertiginoso ascenso económico de China (que se produjo con el estímulo estadounidense, pero ahora está planteando un reto geopolítico); por la estabilización y recuperación de Rusia bajo un líder que se resiste al control estadounidense; por el espectacular fracaso de las guerras estadounidenses en Oriente Medio; por el declive económico y la disensión política en la Unión Europea y el aumento de la cooperación económica y el alineamiento de la seguridad entre Rusia, China, Irán y otras naciones (incluyendo acuerdos comerciales y bancarios que eluden al dólar y a las instituciones económicas globales dominadas por Estados Unidos como el FMI).

Estas nuevas realidades  ponen seriamente en peligro el proyecto estadounidense de supremacía mundial continua. De hecho, la erosión del poder estadounidense ha llegado a un punto crítico crucial en el que los objetivos y las tácticas de los actuales geoestrategas deben ser cuestionadas, incluso dentro del sistema.

De nuevo, Trump llega en un momento clave, argumentando en contra de la demonización de Rusia, prometiendo implementar normas proteccionistas para devolver la industria manufacturera a los Estados Unidos y no prometiendo nuevas guerras en Oriente Medio. Es demasiado pronto para hablar de esa lista de tweets como una estrategia geopolítica alternativa y coherente. Pero Trump ya está en desacuerdo con los personajes dominantes dentro de la CIA y el Departamento de Estado (que, junto con el Pentágono y los contratistas militares, forman el llamado Estado Profundo), se apoya con voces anteriormente marginadas. Formidable y reservado, el Estado Profundo tiene un impulso propio, que cualquier líder nacional se resiste a ál aún a su propio riesgo.

Las pasadas administraciones de Estados Unidos han presidido un período de estancamiento económico en el que la ilusión de un crecimiento continuo se mantuvo mediante estadísticas enormes (falsificadas o alteradas), rescates masivos, una expansión histórica de la deuda pública y privada y la financiarización de la economía, con un 1% de la población yendo a mejor mientras que el 99% iban a peor. Ahora los retrocesos para combatir la contracción económica están fallando. Independientemente de Trump o Clinton, el próximo presidente enfrentará graves crisis e inestabilidades en todo el espectro de sistemas que apoyan las funciones del estado.

Este tal vez, es el momento en el que la economía energética global pasa del crecimiento alimentado por los combustibles fósiles a la contracción dirigida por su agotamiento, entonces la reciente elección de presidente nos presenta un desconcertante panorama de circunstancias en las que ocurrirá ese cambio y un asombroso nuevo conjunto de actores.

Un artículo escandaloso del periodista Chris Hedges enmarca el momento en términos familiares:

"Las etapas finales del capitalismo que predijo Karl Marx, estarían enmarcadas por el capital global incapaz de expandirse y generar beneficios a niveles anteriores. Los capitalistas empezarían a devorar el gobierno junto con las estructuras físicas y sociales que los sostienen. La democracia, el bienestar social, la participación electoral, el bien común y la inversión en transporte público, carreteras, puentes, servicios públicos, industria, educación, protección de los ecosistemas y atención sanitaria se sacrificarían para alimentar la maquinaria capitalista con fines de lucro a corto plazo. Estos asaltos virulentos destruirían al huesped. Esta es la etapa del capitalismo tardío que seguramente Donald Trump representará".

Hedges denomina a la nueva administración de cleptocracia de impulso -la regla de los ladrones. Los signos de una cleptocracia inminente son ciertamente abundantes: los jefes propuestos de los departamentos gubernamentales han prometido destruir las regulaciones y privatizar los activos, todo bajo la justificación de quecesta política conducirá a más crecimiento y más puestos de trabajo.

Dados estos cambios radicales en las prioridades, se espera una purga de los organismos gubernamentales. Para aquellos que prometen lealtad a Trump, puede haber un salario seguro. Uno no tiene que ser particularmente calificado o competente, sólo dispuesto a entregar a cualquier compañero de trabajo inconforme al jefe. No esperen ninguna propuesta sobre el cambio climático. La compilación de estadísticas precisas (sobre el medio ambiente, la producción de energía y la economía) puede ser en gran parte abandonada. Las empresas deseosas de ayudar con el programa pueden recibir contratos gubernamentales generosos; Aquellos que monten un escándalo pueden ser penalizados. Los estados y ciudades que tratan de luchar contra las políticas de la nueva administración pueden ser considerados como lugares de rebelión interna. En el peor de los casos concebible, los ataques terroristas podrían justificar una represión nacional masiva, en la que los periodistas y maestros intransigentes podrían ser reprimidos en nombre de la unidad nacional. (¿Fascismo quiere decir Richard Heinberg?)

Enormes sectores sociales seguirán estando en desacuerdo con la nueva administración. Una eclosión de regulaciones podría mejorar temporalmente las vulnerabilidades del comercio, pero a costa de exponer a mucha más gente al fraude, a la contaminación, a los accidentes previsibles y a la pobreza. Esto podría hacer que un montón de gente se enfade. Si el nuevo liderazgo usa cada vez más medios desesperados para consolidar y ejercer el poder, se espera cada vez más actos extremos de resistencia. (disturbios masivos en EE.UU. por ahora impensable).

Cualquiera que afirme como se van a desarrollar los acontecimientos especula. Nunca he visto en mi vida una mezcla de circunstancias tan inflamables. Donald Trump no es el presidente del Peak Oil que hubiera elegido, sin embargo promete ser una figura histórica. (si no se lo cargan antes)

Foto de Richard Heinberg



Traducción libre con la ayuda de Google-traductor.

FUENTE

 
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Juan Carlos
Este mensaje fue actualizado el .
Interesante post de Richard Heinberg, se da la parádoja que ahora el mundo produce cifras récord de combustible de origen fósil pero a la vez estamos cerca o ya hemos pasado el cenit volumétrico del petróleo, incluyendo los NO convencionales.

El Peak Oil lo entiendo como un proceso a través del tiempo y este año forma parte de ese proceso. No espero en el 2017 ninguna fecha fatídica ni rupturista con respecto a la industria petrolera, los acontecimientos se desarrollan pausadamente y posiblemente seamos testigos de un ligero repunte en la producción, nada significativo pero que dará alas a los cornucopianos. El Peak Oil probablemente se seguirá manteniendo fuera del foco mediático.

Los pesos pesados del Peak Oil como Richard Heinberg siguen creyendo, pese al aplazamiento del declive, en sus análisis. Los petróleos no convencionales como el petróleo de lutitas o las arenas bituminosas del Canadá le han dado vidilla a la cornucopia pero de ninguna forma han forzado la rendición de los que aún creemos en el cenit.

Puede ser este año o podrá ser el 2018 o seguramente el 2020 cuando contemplemos que el mercado petrolero adolecerá de contradicciones de imposible solución. La crisis energética y el Peak Oil desafortunadamente son ocultadas por otras crisis más mediaticas como la social, la económica o la política que son consecuencias de la crisis energética y de la incapacidad a medio y largo plazo de mantenernos en esta cómoda meseta de producción con picos temporales de repunte gracias a los petróleos no convencionales de Norteamérica.

Creo que estamos en la cresta de la ola de la civilización de los combustibles fósiles, en mi opinión, no hay un amplio margen de subida en la producción y como anotaba anteriormente, veremos moderados incrementos que no alterarán la tendencia de meseta y comienzo del declive.

Posiblemente el 2017 sea otro año placido donde la oferta de petróleo sea muy alta y el consumo crezca pero esos buenos datos a corto plazo no serán sostenibles a medio y largo plazo.

La presidencia de Donald Trump, en mi opinión, será otra ofensiva cornucopiana para asentar el modelo BAU, seguiremos por el mismo camino que hemos transitado todo este siglo. Nada de economías estacionarias o cambios radicales hacia energías renovables. Si nos os gustaba el capitalismo depredador pues ahora tendréis doble ración.

Un saludo foreros.

Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Kanbei
En respuesta a este mensaje publicado por Juan Carlos
Gran trabajo de transcripción Juan Carlos.

Un análisis exhaustivo de Heinberg.
Muy feo panorama.
La TRE (Tasa de Retorno Energético) es el balance energético de la explotación a escala humana de una fuente y/o vector energético, estimada en todo su ciclo de vida, de la cuna a la tumba.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Julio
En respuesta a este mensaje publicado por Juan Carlos
Muy interesante el artículo. Amplio, tocando temas diferentes pero en realidad muy relacionados, y volviendo a poner el tema del peak oil sobre la mesa aunque muchos pretendan enterrarlo.
"Maybe all the oil we can afford is already behind pipe"
Rune Likvern
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Juan Carlos
Este mensaje fue actualizado el .
En respuesta a este mensaje publicado por Kanbei
Kanbei escribió
Gran trabajo de transcripción Juan Carlos.

Un análisis exhaustivo de Heinberg.
Muy feo panorama.
Gracias por el reconocimiento Kanbei, los de habla hispana necesitamos estar enterados al instante de la literatura del Peak Oil en inglés. EE.UU. es la cuna del movimiento y allí es donde esta más desarrollado. Es conveniente y necesario beber de las fuentes norteamericanas.

Hoy he visto por TV la investidura de Donald Trumpo, tal vez el presidente del Peak Oil, su discurso me ha parecido nacionalista y proteccionista. Creo que la globalización ha generado riqueza pero muy mal repartida. Las grandes multinacionales han hecho su agosto y han concentrado el capital global,tal vez, como nunca antes a costa de una clase trabajadora occidental que poco a poco pierde poder adquisitivo y derechos sociales que se pensaban estarían garantizados por mucho tiempo.

La globalización ha golpeado también a amplias capas de la clase media norteamericana y es lógico que venga una reacción. Creo que China es el país que más se ha beneficiado de la apertura de mercados pues con su mano de obra barata y sus ingentes exportaciones ha podido situarse como la segunda potencia económica del planeta en tan solo 25 años, lo que se denomina el milagro económico chino.

Ese milagro ha supuesto para occidente perder cientos de miles de empleos por la deslocalización, ha supuesto consumir productos chinos casi obligatoriamente porque ya copan casi toda la oferta con precios muy competitivos, ha supuesto el dumping para conquistar mercados, ha impulsado los paraísos fiscales para que los pequeños y grandes capitales evadan impuestos y por último ha supuesto la consolidación de una serie de corporaciones globales que ya no se mueven por intereses nacionales sino por el incremento incesante de beneficios en favor unicamente de la corporación. Que más da si el que produce y el que consume es asiático, europeo, africano o americano. Estas transnacionales estan por encima de las naciones y solamente responden frente a sus accionistas.

Los estados, las naciones y los gobiernos se han convertido en servidores de estas mega-corporaciones. Los tratados de libre comercio como el TTIP y CETA son una bajada de pantalones de las naciones frente a estos oligopolios transnacionales, verdaderos pulpos de la globalización.

En esta historia hay ganadores y perdedores, los ganadores representan un pequeño porcentaje de la población mundial, los perdedores son el resto sometido a un mundo con una escala de valores e intereses muy superior a la que estas mayorías pueden concebir.

El proteccionismo visto desde la perspectiva que lo he planteado no parece tan malo pero seguramente tendrá sus detractores con sus razones para que siga la globalización a cualquier precio.

Un cordial saludo.
tib
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

tib
En respuesta a este mensaje publicado por Juan Carlos
Gracias Juan Carlos

Un placer leerte a ti y a tus enlaces
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Juan Carlos
Este mensaje fue actualizado el .
En respuesta a este mensaje publicado por Juan Carlos

¿Los EE.UU. realmente serán exportadores de energía?


Por Richard Heinberg


El sector de análisis del Departamento de Energía de EE.UU. ahora afirma que Estados Unidos se convertirá en un importante exportador de energía en los próximos años. ¿Esta predicción es real?

La previsión está contenida en la Perspectiva Anual de Energía (AEO) de la Energy Information Administration (EIA ) publicada el 5 de enero del 2017. EE.UU. será autosuficiente energeticamente en el 2026 y exportador neto a partir de entonces.??? (Cornucopia a tope)

Los mass media han emitido un comunicado al pronóstico de la EIA de forma acrítica: después de todo, cuestionar esta predicción necesita de datos independientes y complejos de los que carece. No obstante, cabe señalar que los informes anteriores de la AEO se han equivocado a menudo de forma flagrante. Un reciente estudio revisado por pares examinó 630 previsiones de energía renovable por el EIA entre 2004 y 2014 y encontró una producción menor de la energía solar / eólica y de su capacidad de crecimiento. Estos errores recurrentes han aumentado en los últimos años. Las proyecciones de la EIA también sobreestimaron el costo de la electricidad renovable.

La EIA publica periódicamente sus propios análisis retrospectivos que los compara con sus previsiones anteriores teniendo datos actualizados. Todo lo que uno tiene que hacer es leer algunos de estos análisis, informes anuales que sobreestiman el consumo de combustibles fósiles y las emisiones de dióxido de carbono. La EIA también falla en la previsión de los precios del petróleo. En 2005, la agencia predijo que los precios del petróleo estarían dentro de una horquilla entre $ 25 a $ 30 por barril del 2010 al 2015, con los precios de la gasolina permaneciendo en alrededor de $ 1,50 por galón. Los precios reales oscilaron alrededor de $ 100 por barril de petróleo ($ 3,50 / galón de gasolina) durante casi tres años en ese período. La EIA proyectó un precio de $ 48 / barril para el 2025 pero hoy $ 48 se considera un precio bajo para el petróleo - muy bajo, de hecho, para que la industria sea rentable (la inflación no explica el alza en el precio de equilibrio de la industria). La EIA también ha mostrado un patrón consistente de sobreestimación del consumo de carbón y de demanda de electricidad. (La AIE se equivoca más que escopeta de feria.)

Sin duda predecir la economía de la energía es difícil. Pero eso es sólo una razón más por lo que las agencias de noticias deben acompañar todas las proyecciones de EIA con comentarios de advertencia.

Teniendo en cuenta estas salvedades , echemos un rápido vistazo a las actuales predicciones de la AIE, para comprobar si tienen sentido.

Petróleo


El AIE incluye un escenario de bajos precios del petróleo, en el que la producción estadounidense disminuye lentamente a unos 7 mbd en el 2040; en un escenario de abundantes recursos y alta tecnología la producción se mantiene en más de 10 mb / d (más alta que la extracción actual). La producción subiría hasta los 17 mbd rompiendo todas las marcas que se hayan conocido. Estados Unidos consume actualmente más de 19 mbd, aunque el escenario más optimista de abundantes recursos y tecnología punta fuera a producirse, EE.UU. probablemente seguiría siendo un importador neto en función de cómo evolucione la demanda. (sin duda será creciente)



Hay varias aspectos dinámicos que es necesario tener en cuenta: los yacimientos de petrolero, los precios, la salud de la economía en general que repercutiría en la demanda y también en los precios del crudo, la nuevas políticas gubernamentales (bajo la administración Trump y futuras administraciones) que podrían facilitar la producción de petróleo.

Los yacimientos de petróleo son grandes pero más que el tamaño lo que importa es la parte de esos recursos que son rentables de extraer con un beneficio financiero y energético (una TRE decente). Como reconoce la EIA, la clave para el crecimiento o la caída de la futura producción de petróleo de EE.UU. radica en el tigh oil extraido con la técnica del fracking y la perforación horizontal (el petróleo convencional estadounidense durante décadas esta en declive). El tight oil es un tema que mi organización, Post Carbon Institute (PCI), ha evaluado con análisis de datos independientes y sofisticados. El geólogo David Hughes, en su informe más actualizado realizado para este intituto acerca del petróleo de lutitas estadounidense, juzga los recientes pronósticos de la EIA (especialmente el yacimiento de Bakken) con un sesgo de optimismo muy alto. Es una manera cortés de decir que con los datos disponibles  estas previsiones tienen una probabilidad muy baja de ser confirmadas.

Para que la producción de tight oil en EE.UU. se recupere de forma significativa (actualmente está por debajo en un 15% de su máximo en 2015) la industria necesita desesperadamente precios más altos para poder financiar más perforaciones. Después de todo el tight oil de Estados Unidos es la clase de petróleo no convencional más cara del mundo. Esto se debe en parte a que se requieren tasas de perforación muy altas, ya que los pozos se agotan rápidamente. La industria con los esfuerzos de reducción de costos del tight oil ha propiciado que éste sea rentable a unos 60 dólares por barril (aproximadamente 7 dólares más que el precio actual del WTI). Pero gran parte de esa reducción de costos ha sido consecuencia por el alto grado de concentración de los llamados "puntos dulces", que se están agotando rápidamente y a la reducción de tarifas por parte de las compañías de servicios petroleros que alquilan el equipo y la experiencia. Estas zonas de alto grado son limitadas, cada vez que los precios del petróleo suban las compañías de servicios también incrementarán las tarifas. Podríamos asignar el tope de rentabilidad de la industria en $ 60 con un alto sesgo de optimismo. La rentabilidad real probablemente se encuentra en el rango de $ 100 o más, pero a ese nivel de precios afectará negativamente a la economía en general. Un efecto de este incremento de precios sería la reducción de la demanda que obligaría nuevamente a bajar los precios. En otras palabras, el mercado del petróleo se encuentra y se encontrará en una situación caracterizada por la volatilidad sistémica de los precios.

La tecnología continúa evolucionando (hoy en día una plataforma puede perforar más pozos por unidad de tiempo que en el pasado), lo que ayuda a reducir los costos de perforación en cierta medida. Sin embargo, el análisis de Hughes sugiere que las mejoras en la tecnología están alcanzando la ley de rendimientos decrecientes después de los avances significativos que alcanzó entre el 2010 el el 2015, el alto grado de concentración de los pozos y la reducción de las tarifas de las compañias de servicio han ayudado en la reducción de los costos y alcanzar un punto de equilibrio desde el 2014 , probablemente ya no se podrán realizar más ajustes de cara al futuro.

¿Qué puede suceder con las políticas energéticas de Trump? Un poder ejecutivo dominado por personas vínculadas a la industria del petróleo como Rex Tillerson o Rick Perry, junto con un congreso dominado por los republicanos, podría rescindir las regulaciones y abrir tierras federales para la exploración. Pero incluso cargándose los últimos reductos protegidos de EE.UU. seguramente no sería suficiente para sacar de los números rojos a las compañías petroleras. Una vez más, los precios del petróleo son la clave en esta  ndustria.

Las políticas climáticas probablemente serán ignoradas a nivel federal durante los próximos cuatro años, Sin embargo, vale la pena señalar que un fuerte impuesto sobre el carbono o una política símilar favorecería la producción de vehículos eléctricos ayudando a disminuir la demanda de petróleo y por tanto de lo precios.

Teniendo en cuenta todo esto, parece que el escenario de EIA de bajos precios del petróleo puede ser muy optimista. En cualquier EE.UU. seguirá siendo un importante importador de petróleo. (Son adictos al petróleo como un yonqui a la heroina)

Gas natural


Las esperanzas de que Estados Unidos se convierta en un gran exportador de gas se basan casi exclusivamente en escenarios hipotéticos con niveles altos de producción de gas natural. Antes de la bonanza del gas de esquisto, la producción de gas natural estadounidense estaba en una caída lenta pero inexorable, el fracking hizo que los Estados Unidos se autoabastecieran y eventualmente se convirtieran en el mayor productor de gas natural del mundo. Más de la mitad del gas del país proviene ahora de los recursos de esquisto.



En el escenario hipotético de altos precios de la EIA, la producción de gas natural se duplicaría en el 2040, lo que permitirá grandes volúmenes de exportación. La producción aumentaría aproximadamente un tercio. Incluso en el escenario de bajos y poca tecnología, la EIA proyecta que la producción de gas en el año 2040 se mantenga en el nivel actual.

¿Qué tan realistas son estas hipotesis? David Hughes ha estado analizando cuidadosamente los datos de gas de esquisto desde el 2011, documentando las tasas de disminución rápida de pozos de gas de esquisto y mapeando sitios posibles y reales de perforación. Su verificación sobre la realidad del gas de esquisto en el 2016 señala que la producción de gas de esquisto ha disminuido en un 4,7% desde su máximo en febrero en 2016. Todas los grandes campos de gas de esquisto han alcanzado su máximo nivel incluyendo los campos más antiguos como Barnett y Haynesville. Sin embargo, cada nuevo informe de la AIE ha aumentado la cantidad de yacimientos para la producción de gas de esquisto, a veces incrementando el número hasta en un 60%. En otras palabras, a medida que las tasas de producción de gas de esquisto disminuyen la EIA aumenta su sesgo optimista.

Una vez más, los precios son claves para entender lo que está pasando. Casi todo el mundo está de acuerdo en que los productores saturaron el mercado en los últimos años llevando los precios a niveles en los  los productores del gas de esquisto pierden dinero por cada pie cúbico de gas que producen. Las bajas tasas de interés de los bancos ayudaron a los productores a compensar el flujo de caja libre negativo permitiéndoles asumir cargas de deuda muy grandes. Sin embargo, lo sorprendente es el tiempo en que se ha inflado esta burbuja de gas de pizarra. Las burbujas, por su propia naturaleza terminan estallando  y después del estallido es difícil atraer nuevas inversores. Hughes señala que las tasas de perforación según la EIA, requerirán un poco más de un millón de pozos para ser explotados entre el año 2015 y el año 2040 a un costo promedio de $ 6 millones cada uno, lo que representará una inversión loca de $ 6 billones de dólares. ¿Quién va a invertir esta colosal suma sin una expectativa clara de beneficios?

Mayores precios del gas natural harían más rentable la perforación de gas de esquisto y por supuesto, la principal razón para que los Estados Unidos exporten gas natural (al menos desde el punto de vista de los productores) sería aprovechar los precios más altos del gas en el extranjero, aunque eso obligaría a los estadounidenses a competir con los consumidores de otros países aumentando los precios internos. Los precios del gas natural más caros tendrían impactos económicos, uno de los cuales sería la reducción de la demanda interna. De hecho, los precios del gas natural no son más caros en el extranjero, si se tiene en cuenta el costo de $ 5 dólares por mil pies cúbicos que cuesta transportar el gas con un barco para el transporte de gas licuado. Las terminales de exportación estadounidenses de GNL son, por lo tanto, una mala idea desde el punto de vista financiero.

Luego está la pregunta de fondo: ¿los recursos de gas de esquisto estadounidenses son suficientes para llevar a la práctica los escenarios de producción de la EIA? Dadas las tasas de disminución por pozo, las tasas de perforación requeridas, la variabilidad geográfica en la calidad de los recursos y el número de posibles ubicaciones de pozos, Hughes es escéptico:

"El sesgo optimista de la EIA en el 2016, se basa en los fundamentos de un análisis de calidad de pozo y datos de producción de subáreas dentro de cada campo. Una nota final sobre este optimismo es el gráfico de abajo, que muestra que la EIA asume que la producción comenzará a crecer fuertemente a partir de 2017, a pesar de una disminución de 37% en la tasa de perforación desde los niveles máximos en 2014. La producción de shale oil y shale gas se espera que crezca un 88% desde los niveles de 2014 a máximos históricos para el 2040, mientras que las tasas de perforación se mantienen por debajo de los niveles del 2014 al 2040 con un modesto aumento en el precio".




Estas observaciones, publicadas hace apenas unas semanas en respuesta al informe AEO 2016  son igualmente aplicables al recién publicado informe AEO2017 de la AIE. A menos que la producción de gas natural estadounidense aumente muy por encima de los niveles actuales (ahora en declive), no habrá excedentes para exportar gas y será difícil ver de dónde podría venir ese aumento sustancial.

Carbón


El EIA espera que la producción del carbón continúe una declinación lenta y gradual, cayendo un 0.7% anual hasta el año 2050. El descenso del consumo de carbón se debe en gran parte al mayor uso de gas natural en la generación de electricidad para uso doméstico.



Suponiendo que prosiga la tendencia de la sustitución del carbón por gas, habría más carbón para la exportación. Sin embargo, el uso del carbón también está disminuyendo en otras naciones, especialmente en el Reino Unido. (pero aumenta significativamente en Alemania)

Estados Unidos ya es un exportador de carbón, exporta alrededor de 70 millones de toneladas al año, menos del 1% del consumo mundial. La capacidad de exportación de carbón es limitada, al igual que el mercado global. Las exportaciones de carbón de Estados Unidos pueden crecer algo a corto plazo pero la tendencia a más largo plazo es clara: la industria del carbón está muriendo. Como se ha señalado anteriormente, esto se debe en parte a la sustitución a nivel mundial del carbón por el gas natural y también a las energías renovables. Si los precios del gas natural aumentan, esta tendencia se podría revertir temporalmente. Pero una resurección del carbón tendría que enfrentar el problema de que ya se han explotado los mejores carbones, ahora la industria posee recursos mineros de peor calidad a costos más altos. Además el precio de la electricidad proveniente de las energías renovables está cayendo rápidamente. Este no es un entorno económico propicio para impulsar las exportaciones de carbón.

Otras energías


Según la EIA, la generación de energía eólica y solar crece un 3,5% anual. Por supuesto, las energías renovables pueden crecer mucho más rápido que las previsiones moderadas de la agencia, como ha sucedido varias veces estos los últimos años. Aunque la realidad supere las previsiones no es probable que Estados Unidos se convierta en un exportador líder de electricidad. Solamente México y Canadá son los clientes potenciales. Canadá actualmente exporta cantidades significativas de electricidad a EE.UU. proveniente de la energía hidroeléctrica de Quebec y es muy probable que continúe haciéndolo. México importa actualmente gas y carbón, por lo que potencialmente podría importar electricidad de energías renovables pero la probabilidad de que la energía solar y eólica de Estados Unidos crezca a un fuerte ritmo para que esto ocurra necesitaría una infraestructura significativamente mayor.

Entonces, ¿qué tan creíble es la afirmación de que Estados Unidos está a punto de convertirse en un importante exportador de energía? No es muy creíble. En los escenarios más pesimistas del informe AEO2017 de la EIA, Estados Unidos sigue siendo un importador neto de energía. Pero como hemos visto antes, incluso algunos de los escenarios más pesimistas probablemente posean un sesgo de optimismo exagerado.

Los autores del informe deberían haber incluido un escenario en el que la escasa producción de tight oil y de gas de esquisto bajara a tasas acordes con una evaluación realista de las tasas de declive por pozo, la variabilidad geográfica de los recursos y el número de posibles sitios de perforación. De haberlo hecho, el gráfico resultante habría mostrado al país con una disminución general de la oferta de petróleo y gas. Las exportaciones netas de energía no podrían ocurrir bajo este escenario. (Opinión de Richard Heinberg)

Es interesante el momento de la publicación del informe AEO2017. Normalmente la EIA publica su informe AEO bien entrado el año. Por ejemplo, lanzó la versión final de AEO2016 en septiembre. ¿Esta tratando la agencia de obtener el favor de la nueva administración que promete más producción y exportaciones de energía? No hay manera de saberlo.

Sin embargo, es probable que vaya a existir un sesgo de optimismo en la agencia bajo la nueva administración de Trump / Perry. El secretario de Energía, Ernest Moniz, ya ha anunciado una nueva política de "integridad científica" para disuadir a la administración Trump de amordazar o despedir a los empleados que creen en el cambio climático u otros temas polémicos relacionados con la energía. Parece probable que habrá una presión mediática que incentivará una corriente de opinión optimista sobre los suministros de energía. (Leonardo Maugeri estará feliz)

En cualquier caso, en Post Carbon Institute continuaremos revisando las cifras y proporcionando una voz analítica independiente.

Traducción libre con ayuda de Google-Traductor

FUENTE

Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

jaimeguada
EEUU será exportador bruto. Neto, es imposible.

17 millones de b/d serían 6.200 millones de barriles al año. ¿De donde? ¿del fracking? Que por simple lógica han ido perforando las mejores zonas y poco a poco van quedando las peores...JAJAJAJAJA

Solo puede ser exportador neto de gas y carbón, de petróleo nunca, y del total tampoco.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

jaimeguada
Trump da luz verde a la construcción de dos polémicos oleoductos

http://www.elmundo.es/internacional/2017/01/24/588782d1ca4741331a8b4586.html

NOTA: veo que han creado un post sobre el tema, pero creo que la noticia va bien con este post.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Juan Carlos
Este mensaje fue actualizado el .
jaimeguada escribió
Trump da luz verde a la construcción de dos polémicos oleoductos

http://www.elmundo.es/internacional/2017/01/24/588782d1ca4741331a8b4586.html

NOTA: veo que han creado un post sobre el tema, pero creo que la noticia va bien con este post.
jaimeguada, agradezco que también abras este tema en este post. Sin duda estamos frente a una administración estadounidense cornucopiana. En el último post que he publicado de R. Heinberg hace referencia para abrir la veda de búsqueda desesperada de petróleo en EE.UU. pese a las actuales regulaciones ambientales y ecológicas que lo impedían.

Los pesos pesados del Peak Oil siguen fieles con sus datos y cifras. Laherrere, Hughes, Heinberg, Tverberg etc. creen en sus informes independientes y ponen en duda muchas predicciones de la AIE ya que se ha equivocado varias veces probablemente influenciada por las presiones políticas del momento, con lo cual aunque publique los informes más serios y contrastados del planeta incurre en contradicciones, son evidentes sus guiños al poder establecido.

Por mi parte, sigo creyendo en las fuentes independientes como el instituto Post Carbon y otras fuentes del Peak Oil. Creo que su labor no esta mediatizada por algún interés monetario, los pesos pesados del Peak Oil solamente comunican un escenario incómodo que no encaja en el BAU.

Es una pena que solamente podamos comprobar el Peak Oil por el espejo retrovisor y no en tiempo real. Hay demasiado en juego como para que esta sociedad globalizada asuma esta noticia que pone en jaque todo el sistema, por ese motivo solamente podremos conjugar el Peak Oil en pretérito. Y el Peak Oil volumétrico aconteció en el 20...

Un cordial saludo.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Peng
En respuesta a este mensaje publicado por Juan Carlos
Gracias por tu trabajo, Juan Carlos
...Así, sobre poco aire,
no podrían sostenerse grandes alas.
Por eso Peng se eleva a noventa mil li
y apoyado sobre el viento al que cabalga,
con el Cielo arriba, a sus espaldas,
emprende ya sin demora su marcha hacia el Sur.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Juan Carlos
Peng escribió
Gracias por tu trabajo, Juan Carlos
Gracias Peng por el reconocimiento.

¿OTRO GOLPE AL PEAK OIL?, CUESTIÓN DE CREDIBILIDAD.


Goldman Sachs: La reforma fiscal de Trump sacudirá el mercado mundial de petróleo


Según Goldman Sachs, la implementación de la reforma fiscal propuesta por el nuevo presidente puede causar un significativo incremento de los precios del petróleo estadounidense y estimular la producción nacional.

El martes 24 de enero los analistas del Grupo Goldman Sachs afirmaron que la reforma fiscal propuesta por el Partido Republicano para proteger a los productores de crudo estadounidenses puede elevar el precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) por encima del Brent, informa la CNBC.

"Esperamos que el WTI suba tanto que su precio aumente en 10 dólares respecto al Brent (...) una subida relativa de 13 dólares y del 25%", explican desde Goldman Sachs. En estos momentos el precio del petróleo de Brent es de aproximadamente 55 dólares por barril mientras que el del WTI es de 53 dólares. De producirse el incremento previsto por el grupo de banca de inversión, el precio del petróleo estadounidense será un 25% más alto que de referencia mundial.

Según Goldman Sachs, estas cifras estimularán la producción de petróleo en EE.UU., lo que llevará al exceso de su oferta en 2018 y, en última instancia, provocará una caída de precios. Los especialistas de la firma creen que a medio plazo los precios de petróleo dependerán de "lo rápido que reacciona la producción estadounidense a los precios más altos frente a lo rápido que el resto del mundo reaccione para hacer hueco al aumento de producción estadounidense". En lo referente al precio de Brent, este caerá hasta los 50 dólares por barril en 2019 y hasta los 40 dólares en 2020, concluyen desde Goldman Sachs.  

Reforma fiscal republicana

La propuesta de reforma fiscal propuesta por los miembros republicanos de la Cámara de Representantes consiste en la introducción del llamado impuesto de ajuste fronterizo, que gravará las importaciones y eximirá de pagar el impuesto de sociedades a las firmas exportadoras estadounidenses.

Durante su campaña electoral el ahora presidente Donald Trump propuso una reducción del impuesto de sociedades hasta el 15%. También amenazó a las empresas automotrices alemanes con un impuesto del 35%. Su programa fiscal, no obstante, todavía no se ha hecho público.

FUENTE
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

jaimeguada
Juan Carlos escribió
Peng escribió
Gracias por tu trabajo, Juan Carlos
Gracias Peng por el reconocimiento.

¿OTRO GOLPE AL PEAK OIL?, CUESTIÓN DE CREDIBILIDAD.


Goldman Sachs: La reforma fiscal de Trump sacudirá el mercado mundial de petróleo


Según Goldman Sachs, la implementación de la reforma fiscal propuesta por el nuevo presidente puede causar un significativo incremento de los precios del petróleo estadounidense y estimular la producción nacional.

El martes 24 de enero los analistas del Grupo Goldman Sachs afirmaron que la reforma fiscal propuesta por el Partido Republicano para proteger a los productores de crudo estadounidenses puede elevar el precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) por encima del Brent, informa la CNBC.

"Esperamos que el WTI suba tanto que su precio aumente en 10 dólares respecto al Brent (...) una subida relativa de 13 dólares y del 25%", explican desde Goldman Sachs. En estos momentos el precio del petróleo de Brent es de aproximadamente 55 dólares por barril mientras que el del WTI es de 53 dólares. De producirse el incremento previsto por el grupo de banca de inversión, el precio del petróleo estadounidense será un 25% más alto que de referencia mundial.

Según Goldman Sachs, estas cifras estimularán la producción de petróleo en EE.UU., lo que llevará al exceso de su oferta en 2018 y, en última instancia, provocará una caída de precios. Los especialistas de la firma creen que a medio plazo los precios de petróleo dependerán de "lo rápido que reacciona la producción estadounidense a los precios más altos frente a lo rápido que el resto del mundo reaccione para hacer hueco al aumento de producción estadounidense". En lo referente al precio de Brent, este caerá hasta los 50 dólares por barril en 2019 y hasta los 40 dólares en 2020, concluyen desde Goldman Sachs.  

Reforma fiscal republicana

La propuesta de reforma fiscal propuesta por los miembros republicanos de la Cámara de Representantes consiste en la introducción del llamado impuesto de ajuste fronterizo, que gravará las importaciones y eximirá de pagar el impuesto de sociedades a las firmas exportadoras estadounidenses.

Durante su campaña electoral el ahora presidente Donald Trump propuso una reducción del impuesto de sociedades hasta el 15%. También amenazó a las empresas automotrices alemanes con un impuesto del 35%. Su programa fiscal, no obstante, todavía no se ha hecho público.

FUENTE
Mas que "golpe al PEAKOIL" yo lo catalogaría como "meter mas pajitas al mismo refresco".
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Juan Carlos
Este mensaje fue actualizado el .
jaimeaguada, Trump le apuesta fuerte al petróleo y a los combustibles fósiles, se ha abierto la veda para buscar gas y petróleo en cualquier parte de EE.UU. ignorando las leyes medioambientales. A corto plazo estas políticas pueden provocar un repunte en la producción de todos los líquidos en ese país.

Posiblemente en el movimiento del Peak Oil no hemos calculado bien, pues la gallina tiene más huevos de oro dentro. ¿Cuántos? esa es la pregunta del millón.

Existen datos contradictorios. En la cornucopia hay un convencimiento general de que la producción va a seguir creciendo, los peakoilers nos aferramos a los datos de David Hughes y de Laherrere como clavo ardiendo, son nuestros referentes que cuestionan de forma más abierta la bonanza de los esquistos en Norteamérica. El crudo ya no tiene mucho recorrido en ese continente.

El tiempo dictará sentencia.

Un cordial saludo.

Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Juan Carlos
Este mensaje fue actualizado el .
En respuesta a este mensaje publicado por tib

Un océano de curvas exponenciales




Extracto del post "As We Enter 2017, Keep The Big Picture In Mind" de Chris Martenson

"El mayor defecto de la raza humana es nuestra incapacidad de entender la función exponencial". Autor de la frase: Al Bartlett.

Tal vez el reto más difícil sea cómo comunicar más eficazmente los diversos problemas que enfrentamos.

La cuestión no es tener más datos, si los números y los datos funcionaran entonces habríamos tomado una trayectoria diferente en los años 50 del siglo pasado.

Como dijo el Almirante Hyman Rickover en un discurso a un grupo de médicos en 1957:

"Creo que no se necesitan más detalles para demostrar la importancia de los recursos energéticos para el  futuro. Nuestra civilización descansa sobre una base tecnológica que requiere enormes cantidades de combustibles fósiles. ¿Qué garantía tenemos entonces de que nuestras necesidades energéticas seguirán siendo abastecidas por combustibles fósiles? la respuesta es que no hay ninguna garantía.

La tierra es finita. Los combustibles fósiles no son renovables. En este sentido nuestra base energética difiere de todas las civilizaciones anteriores. Esas civilizaciones mantenían el suministro de energía con la agricultura, nosotros NO podemos.

El combustible que se ha quemado se ha ido para siempre. El combustible es aún más evanescente que los metales. Los metales, también, son recursos no renovables con riesgo de agotamiento pero algo se puede salvar de la chatarra. El combustible no deja residuos y no hay nada que el hombre pueda hacer para reconstruir las reservas agotadas de los combustibles fósiles. Fueron creados por la energía solar hace 500 millones de años y tomó tiempo para alcanzar su volumen actual.

Frente al hecho irrefutable de que las reservas de combustibles fósiles son finitas, el tiempo exacto en que estas reservas durarán es importante desde el siguiente punto de vista: cuanto más duren, más tiempo tenemos para investigar nuevas fuentes de energías renovables. Sustituir las fuentes de energía y ajustar nuestra economía a los grandes cambios que nos esperan. Los combustibles fósiles son como el capital que se agota en un banco.

Un padre prudente y responsable usará su capital con moderación para poder dar a sus hijos una buena herencia. Un padre egoísta e irresponsable lo malgastará en una vida desordenada y no se preocupará por el futuro." Fuente


Su lógica era tan irrefutablemente sólida como lo es hoy. Esa información era conocida en los niveles más altos del gobierno USA y del mundo académico. Pero no hubo esfuerzos serios ni financiación para lidiar con el problema mayúsculo del aumento poblacional de manera tan dramática como ha sucedido con el auge los combustibles fósiles que ha permitido concretar ese rápido crecimiento demográfico.

"¿Puede usted imaginar cualquier problema en cualquier área del esfuerzo humano, en cualquier escala desde microscópica a  la global, cuya solución demostrable a largo plazo sea el incremento demográfico local, nacional o global?". Al Bartlett

El Museo Americano de Historia Natural publicó recientemente un video muy didáctico sobre el crecimiento de la población humana a través del tiempo.

Se necesitaron 200.000 años para que los seres humanos alcanzaran los primeros mil millones, y sólo 200 años para llegar a más de 7 mil millones.



Se superpone la explotación de los combustibles fósiles con la curva de población humana, hay una correlación asombrosa. Es sorprendente que una especie inteligente preste poca atención a la estrecha relación entre el organismo humano y su fuente de energía primaria (petróleo = alimento). Esta relación no recibe ninguna atención del poder y de las élites intelectuales.

Una vez más, Hyman Rickover vinculó la población y la economía con la energía y la prosperidad en 1957. Fue extraordinariamente influyente. El presidente Carter dio algunos pasos importantes pero luego sucedió algo. La idea de los límites del crecimiento y la planificación dio paso a algo más ... un impulso irreflexivo hacia un crecimiento sin fin y una profunda y casi patológica aversión a enfrentar la simple matemática que dice que "el crecimiento exponencial en un planeta finito es imposible".

"La rapidez del crecimiento demográfico no nos ha dado tiempo suficiente para reajustar nuestro pensamiento. Sugiero que este es un buen momento para pensar sosegadamente acerca de nuestras responsabilidades con nuestros descendientes de la era de los combustibles fósiles." Hyman Rickover, 1957.

No tener un plan para alimentar a 7.400 millones de personas, dirigiéndose a 9 o 10 mil millones de personas, sin subsidios masivos de calorías de combustibles fósiles es una idea preocupante.





Una gráfica compleja. La línea superior es la tasa de crecimiento asumida con la energía requerida para el crecimiento económico que el mundo espera / desea / quiere y que el sistema financiero necesita. Sin ese crecimiento nuestro sistema financiero entero se tornará inestable y probablemente colapsará. No es el sistema más inteligente pero es el que hay, expandiéndose o colapsando (o amenazando con hacerlo).

Con una economía que funcione correctamente todos nuestros sueños de alta tecnología pueden llegar ser realidad. Sin una economía sana los sueños se quedarán en sueños. Sólo vaya a visitar a Grecia y eche un vistazo a sus industrias de alta tecnología, el desarrollo de nuevos productos, la inversión pública y el despliegue de nueva tecnología e infraestructura o la falta de ella, como es el caso.

Por lo tanto, nos interesa que la línea superior siga creciendo sin problemas, pero como he señalado reiteradamente, las relaciones más lineales y duraderas de todas es la que existe entre el crecimiento económico y el crecimiento en el consumo de energía. Si desea más crecimiento económico pida más consumo de energía. Eso es lo que significa la línea negra superior.

La línea azul inferior es la cantidad total de energía primaria que los combustibles fósiles pueden ser capaces de ofrecer. Como se aprecia, algún día, como señaló el almirante Rickover, esos combustibles fósiles finitos no podrán entregar más energía, se estabilizarán durante una década y luego desaparecerán lentamente de la civilización humana.

No tengo dudas de que el margen entre la línea negra superior y la línea azul inferior puede ser ocupada razonablemente por fuentes de energía alternativas hasta el año 2030. Energía solar, eólica y similares, casi con toda seguridad podrían llenar el vacío. Pero tengo serias dudas que en los próximos 25 años se pueda sustituir el 100% de la energía de los combustibles fósiles por otra clase de energías.

En primer lugar, la humanidad nunca ha pasado de una fuente de energía a otra  en menos de 50 años. Y eso siempre fue en el contexto de pasar de una fuente de energía de densidad más baja (peor) a una densidad de energía más alta (mejor). La energía solar y el viento son mucho menos densos que el petróleo. Pasar de la madera al carbón era fácil y tenía sentido porque el carbón es una fuente de energía superior a la madera.

He aquí un fascinante mapa del tráfico marítimo mundial. Los puntos significan barcos que surcan los mares.

https://www.shipmap.org/


¿Sabe usted lo importante que es el comercio marítimo para la economía mundial?. ¿Sabe cuántos de esos barcos representados por puntos funcionan con electricidad? Cero patatero.

Avance rápido hasta el año 2030 cuando la humanidad tendrá que saber cómo sustituir el combustible de por lo menos la mitad de esos barcos, de repente la escala del problema comienza a tomar forma.

Ahora las mismas observaciones pero para el transporte aéreo:




Una vez más, ninguno de los numerosos aviones que sobrevuelan el cielo europeo funciona con electricidad, a menos que el vídeo accidentalmente registrará el único avión solar experimental que voló lentamente con una sola persona a bordo.

La probabilidad de tener una economía y un sistema financiero que funcionen sin problemas durante los próximos 25 años en que el 100% de los combustibles fósiles de alto valor energético neto tendrán que ser reemplazados por otras energías prácticamente es nula. Es muy irresponsable estar alegremente navegando hacia ese futuro sin ninguna planificación seria. Algún día las personas del futuro recordarán a la gente de hoy y se preguntarán qué drogas habían consumido para alucinar tanto.

Peor aún, los bancos centrales están haciendo todo lo posible por fingir que no sucede nada grave, solamente se fijan en el crecimiento de los activos financieros.

Traducción libre con la ayuda de Google-Traductor

Fuente
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Fleischman
"los próximos 25 años en que el 100% de los combustibles fósiles de alto valor energético neto tendrán que ser reemplazados por otras energías"

Me apuesto el bocadillo del recreo a que en 25 años hay menos consumo de combustibles fósiles que hoy, pero también a que no será cero patatero...
"Anyone who believes exponential growth can go on forever in a finite world is either a madman or an economist." Kenneth Boulding
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Juan Carlos
Fleischman escribió
"los próximos 25 años en que el 100% de los combustibles fósiles de alto valor energético neto tendrán que ser reemplazados por otras energías"

Me apuesto el bocadillo del recreo a que en 25 años hay menos consumo de combustibles fósiles que hoy, pero también a que no será cero patatero...
Fleischman, convendras conmigo que otra vez Chris Martenson, un peso pesado del Peak Oil, ha estado brillante con este análisis sobre la dependencia extrema que tenemos de los combustibles fósiles en el transporte aéreo, marítimo y terrestre.

Chris nos deja unas interrogantes muy grandes para el futuro. El almirante Hyman Rickover ya había planteado en 1957 los grandes retos que suponía una población que crecía a un ritmo exponencial basada en esa fuente primaria densa y versátil que representa el petróleo. Él ya preveía lo que nosotros no sabíamos hasta hace unos años. Sin duda era un visionario.

No se puede crecer indefinidamente sobre un recurso finito, no renovable. Eso practicamente todos los políticos y economistas actuales lo ignoran o lo saben y lo ignoran a propósito porque arruina el final de la historia con un final feliz. Un modelo cultural tan asumido por occidente a causa de Walt Disney.

Fleischman, vamos contra de la lógica viviendo en el sueño de la abundancia de la civilización de los combustibles fósiles, un sueño que para la mayoría nunca va a acabar. Se asume que seguiremos creciendo de forma exponencial para siempre, los inmensos retos a  los que se enfrenta la humanidad no se toman en serio o sencillamente se crea un embrollo mental soslayando las previsiones de los eminentes peakoilers.

En este mundo cornucopiano, neoliberal y globalizado nadie con algo de poder toma en serio a Richard Heinberg, Chris Martenson, David Hughes, Laherrere, Gail Tverberg, Antonio Turiel, Pedro Prieto, James Howard Kunstler etc. Lo que ellos digan, estudien, investiguen y publiquen se queda dentro de la esfera de la literatura de ficción, queda encerrado en un mundo distópico considerado como algo remotamente posible y por consiguiente nada por lo que debamos preocuparnos.

Un cordial saludo y que siga la fiesta.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Fleischman
Sí, sí, si estoy de acuerdo con esto que dices, simplemente apuntaba un dato que no se va a dar (yo me fío más de las previsiones del propio Laherrere, que no son cero combustiles fósiles en 25 años).
"Anyone who believes exponential growth can go on forever in a finite world is either a madman or an economist." Kenneth Boulding
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Julio
Fleischman escribió
Sí, sí, si estoy de acuerdo con esto que dices, simplemente apuntaba un dato que no se va a dar (yo me fío más de las previsiones del propio Laherrere, que no son cero combustiles fósiles en 25 años).
Evidentemente, extrapolando curvas de consumo con reservas estimadas, dentro de 25 años no habrá cero combustibles fósiles. Pero no hará falta llegar a esto. El problema empezará mucho antes. De hecho el día que no haya suficiente petróleo para cubrir las necesidades y el precio alto no logre apartar a la demanda excedente. Quiero con esto decir que si el mundo necesita 95 Mb/d y sólo hay 94 Mb/d en el mercado, eso se arregla (momentaneamente), con una fuerte subida de precio que mande fuera 1Mb/d (ahorro, cambio de costumbres ect.) La industria extractiva sigue más o menos a la suyo y ya está. El problema es necesitar 95Mb/d y que sólo haya 80Mb/d. Por supuesto no va a pasar de un día a otro, pero sí puede suceder en un plazo de 5-10 años con tasas de declinación no demasiado grandes. Y ahí ya tienes que cambiar medio mundo desde el punto de vista de la industria de la oferta (mucho menos pastel para todos lo que son) y por supuesto el gran cambio en la demanda, donde tienes que meter la pasta de dientes en el tubo, y hacer lo que hacías (para no tener paro, pérdidas, quiebras etc.) con muchos menos combustibles fósiles en un periodo de transición que a todas luces será corto. No hace falta quedarse sin combustibles fósiles para estar en líos.
Viene a ser como si tú comes 3000 calorías diarias y corres maratones. Si un día te dejan con 2000 calorías supongo que podrás vivir. Pero sin correr maratones.
"Maybe all the oil we can afford is already behind pipe"
Rune Likvern
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Fleischman
De acuerdo también...

Es más, incluso mantener esas 3000 kcal ya es un problema, porque el sistema requiere (necesita) cada vez más y más. Incluso creciendo hay problemas, si el porcentaje de crecimiento es pequeño.
"Anyone who believes exponential growth can go on forever in a finite world is either a madman or an economist." Kenneth Boulding
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Juan Carlos
En respuesta a este mensaje publicado por Fleischman
Fleischman escribió
Sí, sí, si estoy de acuerdo con esto que dices, simplemente apuntaba un dato que no se va a dar (yo me fío más de las previsiones del propio Laherrere, que no son cero combustiles fósiles en 25 años).
Fleischman, creo que lo que Chris ha querido decir es que no es el 100% de los combustibles fósiles, es el 100% de los combustibles fósiles con alto valor energético, es decir, el mejor petróleo convencional que aún se extrae con una TRE muy alta. Serán unos 40 o 50 mbd, digo una cifra tentativa.

"La probabilidad de tener una economía y un sistema financiero que funcionen sin problemas durante los próximos 25 años en que el 100% de los combustibles fósiles de alto valor energético neto tendrán que ser reemplazados por otras energías prácticamente es nula. Es muy irresponsable estar alegremente navegando hacia ese futuro sin ninguna planificación seria. Algún día las personas del futuro recordarán a la gente de hoy y se preguntarán qué drogas habían consumido para alucinar tanto."

Un saludo
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Fleischman
Ah vale, tampoco creo que sea el caso (seguro que aún queda algo de petróleo y gas barato de extraer, no creo que Arabia o el golfo se hayan secado totalmente para entonces), pero tiene más sentido.

En cualquier caso, nótese, como comentaba Dario hace poco, que un barril, haya costado lo que haya costado sacarlo (incluso a pérdidas), sigue siendo un barril, por lo que, si hay demanda capaz de pagarlo, puede seguir usándose para aviación, barcos o lo que sea.

Es decir, seguiría habiendo aviones y barcos "100% fósiles" (aunque bastantes menos), aunque siga sin haber una alternativa eléctrica para ellos.

Por otra parte, aunque desaparecieran... ¿perdería algo la Humanidad por, digamos, la desaparición del turismo de masas?

Claramente habrá países afectados:

España recibió 75,3 millones de turistas en 2016 | Economia Home ...
www.elmundo.es › Economía
12 ene. 2017 - Las previsiones se han quedado cortas. Ni los 74 millones esperados por la patronal Exceltur ni tan siquiera el alcance de los 75 millones ...

Pero, como planeta, nos quedaríamos igual.

Quiero decir con esto que, efectivamente lo que plantea CM es imposible de cumplir (sustituir al 100% esa energía para esos usos como la aviación) pero, ni probablemente haga falta, ni probablemente sea el fin del mundo.

No niego que la cosa será chunga de cojones, ojo, es una cuestión de matiz de que no todo es "todo o nada" (igual que lo del "100% renovable" que se ha discutido en otros hilos).
"Anyone who believes exponential growth can go on forever in a finite world is either a madman or an economist." Kenneth Boulding
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Parroquiano
En respuesta a este mensaje publicado por Juan Carlos
Oculto , por las noticias de la asunción de D. Trump, el hecho mas importante, no por lo que "es" sino por lo que "significa" pasó, literalmente,  sin pena ni gloria esa semana...

http://www.elmundo.es/ciencia/2017/01/17/587d731bca474114628b45d5.html

Muere Eugene Cernan, el último astronauta que pisó la Luna

El astronauta Eugene Cernan, el último hombre en poner los pies en la Luna, murió este lunes a los 82 años, informó la NASA.Cernan fue el comandante de la nave Apolo 17 en el que fue su tercer vuelo espacial y la última misión tripulada de Estados Unidos a la Luna en diciembre de 1972."Estamos apenados por la pérdida del astronauta retirado de la NASA Gene Cernan, el último hombre en caminar sobre la Luna", dijo la agencia espacial estadounidense en Twitter.De acuerdo con un comunicado de la familia divulgado por la NASA, Cernan, un oficial de la Marina retirado, murió por complicaciones de salud."Es con enorme tristeza que compartimos la partida de nuestro querido esposo y padre", escribió la familia."Nuestra familia está desconsolada, por supuesto, y realmente apreciamos los pensamientos y las oraciones de todos. Gene, como era conocido por muchos, era un marido, padre, abuelo, hermano y amigo amoroso", agregó el comunicado."Incluso con 82 años, Gene seguía compartiendo con pasión su deseo de ver la continua exploración humana del espacio y animando a los líderes de nuestra nación y a los jóvenes a no permitir que él siguiera siendo el último hombre en caminar sobre la Luna".Cernan dejó a su esposa Jan, una hija, dos hijastros y nueve nietos.

...las distancias vuelven a ser lo siempre han sido ..."distantes"
Y Jesús les dijo: y el que no tenga espada, venda su manto y compre una. ( Lucas 22.36)
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Dario Ruarte
Vaya. Hacía años que no llevaba esta cuenta y pensé que había más.

Que en 2017 (Siglo XXI, autos que volaban y tal y tal) no haya NINGUN SER HUMANO VIVO que haya pisado otro cuerpo celeste (la Luna es un satélite, no un planeta) la verdad es que resulta poco honorable.

Además, me recuerda la gráfica de "La Garganta de Olduvai" que usa en su cénit, justamente, la imagen de un astronauta en la Luna como indicador del "punto máximo" de subida al que llegamos.

Supongo que ahora contabilizaremos los usuarios de Facebook y Twitter. De esos hay un montón.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Jon Entrefuen
Dario, Eugene Cernan fue el último hombre que pisó la Luna, no la última persona viva que la holló... De los 12 astronautas que dejaron su huella sobre nuestro satélite sabemos que el primero y el último en hacerlo han fallecido; entre ambos quedan, vivitos y coleando, otros cuantos astronautas que pisaron el frío polvo lunar.
Un saludo.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Parroquiano
Nobleza obliga...

Los 12 astronautas que pisaron la Luna
1. Neil Armstrong (11) Muerto
2. Buzz Aldrin (11) Vivo
3. Pete Conrad (12) Muerto
4. Alan Bean (12) Vivo
5. Alan Shephard (14)muerto
6. Edgar Mitchell (14) Muerto
7. David Scott (15)Vivo
8. Jim Irwin (15)muerto
9. John Young (16) vivo
10. Charlie Duke (16) vivo
11. Eugene Cernan (17)muerto
12. Harrison Schmitt (17) vivo

Los 6 comandantes del módulo de pilotos:
1. Michael Collins (11) Vivo
2. Richard Gordon (12) vivo
3. Stuart Roosa (14) muerto
4. Alfred Worden (15)vivo
5. Thomas Mattingly (16) vivo
6. Ronald Evans (17)muerto

Los 6 astronautas que circundaron la Luna pero no aterrizaron:
1. Frank Borman (8)vivo
2. Jim Lovell (8)vivo
3. William Anders (8)vivo
4. Tom Stafford (10)vivo
5. John Young (10) vivo
6. Eugene Cernan (10)muerto

...en el ultimo listado se me repite John Young y Eugene Cernan???
Y Jesús les dijo: y el que no tenga espada, venda su manto y compre una. ( Lucas 22.36)
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Juan Carlos
En respuesta a este mensaje publicado por Parroquiano
Parroquiano escribió
Oculto , por las noticias de la asunción de D. Trump, el hecho mas importante, no por lo que "es" sino por lo que "significa" pasó, literalmente,  sin pena ni gloria esa semana...Muere Eugene Cernan, el último astronauta que pisó la Luna
Parroquiano, este tema es interesante pero es un off-topic, no tiene nada que ver con el Peak Oil. Podrías abrir otro tema y comentar sobre este asunto.

Un saludo
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Dario Ruarte
En respuesta a este mensaje publicado por Jon Entrefuen
Ya me parecía. La última vez que había visto el dato quedaban 8 vivos. De todos modos luego Parroquiano pone la lista y, queda claro el dato.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: ¿El presidente del Peak Oil? de Richard Heinberg

Hertz
En respuesta a este mensaje publicado por Parroquiano
Parroquiano escribió
...en el ultimo listado se me repite John Young y Eugene Cernan???
Porque participaron en dos misiones. Una en el Apollo 10 que sólo circunvaló la Luna y luego en el Apollo 16 y 17 respectivamente.
Leido en Wikipedia
Cargando...