¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Previous Topic Next Topic
 
classic Clásica list Lista threaded En Árbol
45 mensajes Opciones
12
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Juan Carlos
Este mensaje fue actualizado el .
Foreros, quiero compartirles un artículo actual y completo de profesor de geopolítica Juan Arellanes Arellanes de la universidad de Anáhuac, México. En mi opinión todos los párrafos son importantes y contienen información muy valiosa para los peakoilers, información que respalda con fuertes evidencias lo que venimos pensando y defendiendo hace años.


¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?






El petróleo crudo convencional ha sido la sustancia más importante y decisiva en la evolución de la civilización humana. Ningún otro recurso posee tal densidad energética por unidad de masa y volumen; ningún otro es tan versátil y continuo ni tan fácilmente transportable y almacenable: un litro de diésel contiene suficiente energía para mover un camión de 40 toneladas a lo largo de tres kilómetros. Ninguna batería eléctrica podría hacerlo.

Mover buques-contenedores y aviones sin energías fósiles implica reconvertir la electricidad producida por fuentes renovables en combustibles líquidos, lo cual es energéticamente ineficiente. No sabemos cómo producir electricidad de fuentes renovables a escala industrial sin recurrir a las máquinas movidas por energías fósiles. Las redes eléctricas abastecidas por energía de fuentes renovables son intermitentes y no funcionan sin el respaldo de la electricidad producida de forma estable por fuentes fósiles. La idea de que estamos abandonando los combustibles fósiles y transitando a un mundo de energías renovables es una ilusión.

La energía es la economía: no hay producción de bienes o prestación de servicios que no implique consumo de energía fósil. El PIB es proporcional al consumo de petróleo. La globalización no hubiera sido posible sin la potencia energética del petróleo crudo convencional. La economía industrial moderna, de escala global, no puede funcionar sin el suministro de hidrocarburos que mantienen en movimiento a miles de millones de turbinas de combustión y motores diésel. Quien hable del fin de la era de los combustibles fósiles está hablando, lo sepa o no, del fin de la globalización. Sin petróleo no hay globalización.

Los derivados de petróleo son insultantemente baratos: un litro de diésel cuesta menos de un dólar (promedio mundial): ¡más barato que una taza de café! Si la potencia de un galón de diésel (que cuesta menos de 4 dólares) tuviera que ser generada por trabajo humano (pagado con el salario mínimo estadounidense) costaría hasta 835 dólares. ¿Cómo puede una riqueza energética tan gigantesca como la del petróleo y sus derivados costar tan poco? Mientras escribo este artículo, el West Texas Intermediate (WTI) se mantiene por debajo de los 40 dólares. Pese a ello, los analistas hablan, como si se tratara de cualquier cosa, del fin de la era de los combustibles fósiles. ¿Cómo puede la economía global abandonar la sustancia más importante y decisiva en la historia de la civilización si aquella es tan barata? ¡Por supuesto! “Nuestra conciencia sobre el cambio climático es tan grande que hemos decidido abandonarla voluntariamente”.

Si ha puesto atención a los cuatro párrafos anteriores, nada parece tener sentido. Pero lo tiene.

El precio de petróleo es cada vez más bajo


Pero su costo de producción es cada vez más alto. A medida que se agota el petróleo convencional accesible, la industria petrolera intenta extraer petróleo convencional inaccesible, debajo del Ártico o en zonas de conflicto; petróleos no convencionales (petróleo de esquisto, arenas bituminosas, petróleo extrapesado); otros combustibles líquidos (líquidos de gas natural, biocombustibles), o intenta contabilizar cambios de volumen en la refinación como aumentos de la producción (ganancias del proceso de refinación). Todo ello permite dar la apariencia de una producción creciente. Y lo es, en términos de volumen. Pero lo importante del petróleo no es cuántos barriles llene, sino cuánto trabajo o potencia genere. Esos líquidos, que no sirven para lo mismo que el petróleo convencional, saturan los mercados y generan la ilusión de una sobreabundancia.

Los petróleos no convencionales representan la producción de más rápido crecimiento en los últimos años, pero solo pueden venderse a precios reducidos por su baja calidad. Un barril (unidad de volumen) de petróleo saudita tiene un rendimiento energético neto, expresado en unidades de trabajo (julios) o de potencia (vatios), muy superior al de un barril de petróleo sintético obtenido de arenas petrolíferas de Alberta, Canadá, o al de un barril de petróleo de esquisto obtenido por medio de la fracturación hidráulica (fracking) en Eagle Ford, Texas. La diferencia es tan grande como la que hay entre una onza de café exprés y una onza de café americano. La diferencia de calidad es tan abrumadora que, en palabras de Andrew Leach: “Casi cualquier refinería puede procesar crudo de Arabia Saudita, pero solo una fraternidad de élite de las refinerías más complejas del mundo puede convertir el alquitrán de Alberta en gasolina”.

La industria petrolera ya estaba contra las cuerdas desde hace varios años


Durante los primeros años del siglo XXI, las grandes empresas petroleras invertían cada vez más dinero y producían menos petróleo. Esto pudo sostenerse durante algún tiempo porque la economía global podía pagar precios de casi 150 dólares por barril hasta el verano de 2008. Estos precios altos permitieron entrar al mercado a los costosos petróleos no convencionales. Incluso, después del colapso financiero del otoño de 2008, los precios se mantuvieron en una banda de 90 a 130 dólares por barril entre 2011 y 2014. Entonces, los precios empezaron a caer y comenzó la espiral: una volatilidad alternada de precios bajos (que destruyen oferta) y precios altos (que destruyen demanda).

Como al final han predominado los precios bajos, las petroleras han acumulado deuda y récords negativos de flujo de caja. Aún así, los “precios bajos” son “tan altos”, desde el punto de vista de los consumidores, que la demanda ha caído. Hay un límite al precio que la economía puede pagar por el petróleo antes de entrar en recesión. Si la economía paga una factura petrolera muy alta, entonces los consumidores tienden a reducir la compra de bienes discrecionales y la economía se estanca.

La industria del fracking ha estado endeudada de forma constante en la última década. La caída del precio redujo sus ingresos y las deudas debieron refinanciarse, lo cual no hubiera sido posible sin las tasas de interés que la Reserva Federal ha reducido sistemáticamente. El fracking es una burbuja financiera que funciona con la misma lógica que las hipotecas de alto riesgo.

Pero no solo el petróleo no convencional estaba en problemas. Con crecientes costos de producción y un entorno de precios bajos, la inversión de capital en exploración y producción de la industria petrolera global cayó en 2015 y 2016. Ante la gravedad de la situación, la Agencia Internacional de Energía (IEA) señaló que la oferta mundial de petróleo no podría satisfacer a la demanda en 2020 a menos que aumentaran las inversiones. Una ligera recuperación en los años siguientes no impidió que la inversión en 2019 fuera 36% menor que en 2014.

Entonces, llegó la pandemia de covid-19


La industria petrolera mundial está experimentando un impacto como ningún otro en su historia. La IEA estima que, a finales de 2020, la inversión será un tercio menor que en 2019. Sin inversión, la producción caerá y no habrá petróleo disponible cuando la economía empiece a demandarlo nuevamente. Si el petróleo convencional está sufriendo, el fracking está colapsando. Chesapeake Energy Corporation, considerada una pionera del sector, anunció que podría solicitar la protección por bancarrota. Y los despidos en la industria petrolera están a la orden del día.

En abril de 2020, la Organización de Países Exportadores de Petróleo llegó a un acuerdo con otros productores para reducir los niveles de producción en más de 20% durante mayo y junio. Muchos países exportadores de petróleo van a enfrentar un gran sufrimiento por la reducción de su gasto público. Los más débiles pueden enfrentar una “bancarrota petrolífera”: una situación de inestabilidad y violencia política derivada de una drástica reducción de su ingreso petrolero.

¿“Nueva normalidad”?


La pandemia de covid-19 está actuando como el mayor disruptor de la historia, golpeando a un sistema ya en crisis. El “coma inducido” de la economía global puede haber sido el “tiro de gracia” para la industria petrolera, y las consecuencias serán revolucionarias. La globalización, que tiene una dimensión metabólica ineludible, ha consistido, esencialmente, en el establecimiento de un patrón de flujos globales de materia y energía. Sin tal patrón de flujos, la globalización no es posible, sin importar intenciones políticas, deseos de consumidores, planes de inversión de empresas o geoestrategias de grandes potencias. Una interrupción prolongada del flujo puede derivar en una falla sincrónica a escala global.

Esto no es una apología del petróleo. Estoy convencido de que el cambio climático en curso (junto con los otros límites planetarios) puede hacernos cruzar, en pocas décadas, el umbral hacia un planeta invernadero, incompatible con la civilización humana. Debemos abandonar los combustibles fósiles y refugiarnos en las energías renovables pese a todas sus limitaciones. Pero conforme disminuya la oferta petrolera global, la economía se irá desglobalizando. Y si el proceso es caótico, puede ser violento. El vínculo energía-economía es tan estrecho que las consecuencias económicas de la pandemia ya están provocando un incremento en la violencia, que ya estaba en curso antes de que el elefante se metiera a la cristalería.

El problema no es la pandemia. El problema es que alcanzamos los límites de la producción de energía neta y de la biocapacidad del planeta. Nuestro problema se llama crisis civilizatoria. Para sobrevivir debemos reinventar todo: la forma de producir alimentos, de construir asentamientos, de abrigarnos, de desplazarnos, de relacionarnos con la naturaleza y, lo más importante, la forma de relacionarnos entre nosotros.

Fuente

Un saludo
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Juan Carlos
Este mensaje fue actualizado el .

¿Entonces usted cree que estamos reduciendo el uso de combustibles fósiles? Piénselo otra vez.


Si cree que hemos estado haciendo un trabajo razonable para frenar el uso de combustibles fósiles, lamentablemente está equivocado. La demanda mundial de energía volvió a crecer en 2018, un 2,3%, su ritmo más rápido en diez años. El 70% de eso fue proporcionado por combustibles fósiles y solo el 30% por las energías renovables y la energía nuclear.

Hasta que el crecimiento de las energías renovables supere al de los combustibles fósiles, y por mucho, no avanzaremos contra los problemas ambientales que debemos resolver en las próximas dos décadas.

Dejando a un lado las energías renovables y los vehículos totalmente eléctricos, los combustibles fósiles están aumentando en todo el mundo principalmente debido al crecimiento económico en el mundo en desarrollo. Incluso el carbón está aumentando su consumo en todo el mundo, produciendo más energía que la energía hidroeléctrica, nuclear y renovable juntas.

Mientras que el mundo desarrollado está cambiando del carbón al gas natural , el mundo en desarrollo ve al carbón como su salvador. Esto no se debe a que el carbón sea más barato, no lo es.

De todas las fuentes de energía, el carbón es simplemente el más fácil de instalar en un país pobre o en desarrollo que tiene poca infraestructura existente. Es más fácil de transportar: por barco, ferrocarril y camión. Es sencillo construir una central eléctrica de carbón. Y operarla.

China está tomando ventaja de esta situación con su proyecto "Un cinturón, un camino, es una versión del siglo XXI de la ruta de la seda". Son los planes para construir más de un billón de dólares en infraestructuras en los países en desarrollo, por lo que esos países serán los principales socios comerciales y en mayor medida dependientes de China.

Si bien es más fácil construir una central eléctrica de gas natural, no es nada fácil mantenerla. El gas natural requiere más infraestructura que cualquier otra fuente de energía: para transportar el gas en tuberías, instalaciones de licuefacción y terminales especiales; y para almacenarlo, a menudo bajo tierra en formaciones geológicas.

En el mundo en desarrollo, las energías renovables a gran escala no son efectivas, ya que no hay carga de base que las respalde, no hay fuentes de respaldo para seguir la intermitencia de la carga y no hay un sistema extenso de distribución de alto voltaje. La energía hidroeléctrica es posible en los países en desarrollo pero de forma limitada.

El carbón es la fuente de energía obvia para traer a las personas hambrientas de un país al mundo moderno. Después de eso, pueden tener el lujo de preocuparse por el planeta. Y ese es el obstáculo aparentemente insuperable que enfrenta cualquier plan para mitigar el calentamiento global.

Pregúntale a China. Así que no espere que el carbón disminuya pronto en el escenario global.

Por otro lado, el gas natural representó casi la mitad del crecimiento mundial de la demanda de energía el año pasado, aumentando casi un 5%, y la mayor parte del mayor consumo provino de China y Estados Unidos, dice la Agencia Internacional de Energía.

La demanda de petróleo aumentó en casi 600 millones de barriles el año pasado.

Y Estados Unidos estuvo allí para proporcionarlo. Por primera vez en la historia, Estados Unidos está produciendo más de 12 millones de barriles de petróleo crudo por día. Los pozos en Texas, en alta mar en el Golfo de México y en Oklahoma alcanzaron niveles de producción récord.

Aunque la demanda de carbón continúa cayendo en Estados Unidos, el consumo de gas natural se elevó  a su nivel más alto desde que se inició el mantenimiento de registros en la década de 1970.

Las energías renovables han crecido rápidamente en relación con ellas mismas, pero aún son pequeñas con respecto al crecimiento de los combustibles fósiles. De hecho, solo el crecimiento de los combustibles fósiles el año pasado superó el crecimiento de las energías renovables durante el mismo período de tiempo. China implementó más de seis veces la cantidad de energía renovable que Estados Unidos, pero eso no hizo mella en sus emisiones, ya que quemaron mucho más carbón y gas y produjeron más petróleo.

La energía nuclear y la hidroeléctrica están niveladas en todo el mundo y se prevé que crezcan moderadamente en las próximas décadas.

Su respuesta a estos números dependerá de su visión del mundo. Si se preocupa por el cambio climático, debería alarmarse, especialmente porque el pasado mes de junio fue el más caluroso registrado desde que comenzamos a medir tales cosas en la década de 1880.

Si no le importa, puede estar extasiado por la enorme magnitud de energía que los humanos estamos consumiendo. Y esta energía es la más barata en la historia del homo sapiens. Con las nuevas tecnologías de perforación que incluyen equipos de perforación ambulantes que se levantan solos y caminan hasta el siguiente sitio, es demasiado fácil sacar los combustibles fósiles del suelo. ???

Por otro lado, más energía significa menos pobreza. En el mundo en desarrollo, todavía hay más de 1.000 millones de personas que no tienen acceso a la electricidad. 2.000 millones de personas todavía queman madera y estiércol como su principal fuente de energía. Y nacerán 3.000 millones de personas más en los próximos 30 años.

Se trata de mucha gente que requerirá mucha energía solo para sobrevivir. Para tener una vida razonable, necesitarán al menos 3000 kWh por persona al año. Junto con todos los demás, eso es aproximadamente 35 billones de kWh por año, un 40% más que toda la electricidad producida en el mundo hoy, y la cantidad mínima de energía necesaria para erradicar la pobreza global y sus malvados hijastros, la guerra y el terrorismo.

Podemos hacer la transición con o sin combustibles fósiles. Hacerlo con combustibles fósiles significa continuar con el BAU. Hacerlo sin combustibles fósiles significa realizar algunos cambios importantes, alcanzando como mínimo las siguientes cifras:

- dejar de construir nuevas plantas de combustibles fósiles lo antes posible.

- Producir 3.500.000 MW más de aerogeneradores o molinos de viento (12 billones de kWh / año)

- Producir 1.400.000 MW en nuevos reactores nucleares, en particular SMR que son especialmente ideales para energías renovables de seguimiento de carga (11 billones de kWh / año)

- Producir 2.100.000 MW más de energía solar (7 billones de kWh / año)

- producir 1.200.000 MW más de energía hidroeléctrica con los 80.000 MW existentes (7 billones de kWh / año)

- Extraer de la litosfera el suficiente Li, Co, Fe y otros metales necesarios para construir estas alternativas renovables, especialmente para construir las baterías de vehículos totalmente eléctricos prescindiendo del oro negro.    

- Construir una flota de 3.000 millones de vehículos totalmente eléctricos para el año 2050, menos de esta cifra no reducirá lo suficiente nuestro consumo de petróleo.

- Se necesitarán más de 12.000 millones de toneladas de acero para implementar este proyecto de energías renovables.

Resulta que el costo de esta nuevo plan de energías renovables es aproximadamente el mismo que el del BAU, $65 billones frente a $63 billones, durante unos 30 años. Es solo que implementar las renovables tendrá un mayor costo de capital inicial $28 billones frente al costo de las energías fósiles, $11 billones. 

Puede que no sea posible en nuestro actual clima político global lograr un mundo energético verdaderamente bajo en carbono, pero realmente deberíamos intentarlo.

Escrito por James Conca científico en el campo de las ciencias de la tierra y el medio ambiente durante 33 años, especializándome en eliminación geológica de desechos nucleares, investigación relacionada con la energía...

Fuente

Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Juan Carlos
En respuesta a este mensaje publicado por Juan Carlos
LO DICEN LOS RUSOS

El petróleo y el gas mantendrán su importancia durante mucho tiempo


Las energías renovables difícilmente sustituirán los hidrocarburos en las próximas tres o cuatro décadas, opina el director de la Agencia rusa de Recursos Minerales (Rosnedra), Evgueni Kiseliov.

"Pienso que el petróleo y el gas mantendrán su importancia durante mucho tiempo... No habrá manera de reemplazarlos durante 30 o 40 años", declaró Kiseliov en una entrevista con Rossiyskaya Gaceta.

El futuro de los hidrocarburos, a su juicio, dependerá de la batalla que va librando la activista sueca contra el cambio climático Greta Thunberg.

"Si ella gana, el principal recurso utilizado por la humanidad será el silicio", auguró Kiseliov.

Acto seguido, el titular de Rosnedra agregó que "las rocas sedimentarias, muy ricas en silicio, abundan en las llanuras de Rusia".

Una posible alternativa al petróleo y el gas, según el funcionario, ruso son los metales raros que pueden utilizarse para el desarrollo de sistemas de almacenamiento de energía.

"Por ejemplo, va en aumento la demanda de litio, que se usa en las baterías. En Rusia lo tenemos en grandes cantidades, aunque la producción es escasa", apuntó Kiseliov.

Fuente
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Juan Carlos
Este mensaje fue actualizado el .
En respuesta a este mensaje publicado por Juan Carlos

Peak oil. Fin de la globalización


El fin de la era de los combustibles fósiles tendrá consecuencias revolucionarias a escala civilizatoria.

Por Juan Arellanes

Las sociedades tradicionales dependen de ingresos solares instantáneos que se reponen constantemente, mientras que la civilización moderna está retirando el capital solar acumulado a tasas que lo agotarán en una pequeña fracción del tiempo que se necesitó para crearlo.

V. Smil, Energy: A Beginner's Guide



1. Aclaremos primero una cuestión básica. ¿De qué globalización hablamos?

La ocupación de todos los continentes por cazadores-recolectores fue la primera globalización: devastadora para ecosistemas, megafauna y otras especies homo. Las civilizaciones euroasiáticas estaban, a efectos prácticos, globalizadas desde hace unos dos milenios. En 1492 inició la invasión europea a América y, con ella, la globalización moderna-capitalista. Todas estas globalizaciones funcionaron con “ingresos solares instantáneos”. Los barcos de vela hicieron posible la primera globalización moderna entre 1500 y 1800. La vela convierte la energía cinética del viento en el movimiento hacia adelante de una embarcación. Dado que el viento fluye por las diferencias de presión atmosférica provocadas por las diferencias de temperatura, debe considerarse parte del ingreso solar instantáneo.

En los últimos 200 años se produjeron dos nuevas rondas de globalización, basadas en capital solar acumulado en forma de carbón y petróleo, que superaron en profundidad y extensión a todas las anteriores. Será a éstas a las que me referiré al hablar del fin de la globalización.


2. Alrededor de 1,200 a C, en un período de apenas cinco décadas, unas 300 ciudades entre Grecia y el río Indo fueron arrasadas por invasores nómadas a caballo. Durante los siguientes tres milenios, la cría de caballos se convirtió en la preocupación militar central de los imperios euroasiáticos. Incluso durante las guerras napoleónicas, el caballo de guerra siguió siendo la tecnología militar más importante al cumplir las funciones actuales del tanque, el camión, el avión y la artillería motorizada: arma de choque, persecución, reconocimiento, transporte y potencia de fuego móvil (Turchin, 2016).

¿Qué puso fin a 3 milenios de hegemonía militar del caballo? El motor de vapor, el motor de combustión interna y los motores a reacción.


3. A partir de 1830 comenzó el uso masivo de barcos propulsados por ruedas de paletas. Estas fueron desplazadas por hélices de tornillo que se instalaron en buques mercantes a partir de 1840. Siguió la revolución de los cascos de acero que abrió paso a la construcción de gigantes transatlánticos a finales del siglo XIX. Se construyeron flotas de barcos de carga y pasajeros que conectaban los cinco continentes transportando millones de toneladas de materias primas y productos terminados y a millones de personas, haciendo posible la migración masiva desde Europa hacia las Américas y Oceanía (Smil, 2010).

Buques a vapor armados con cañones y blindados con acero comenzaron a patrullar los ríos de la India y las costas de África y China, marcando la diferencia en las guerras coloniales. El “equilibrio de poder” se alteró drásticamente a favor de Europa y en contra del resto del mundo. Mover estas máquinas implicaba un enorme consumo de combustibles fósiles. Gran Bretaña generó el 80% de las emisiones humanas a escala global de gases de efecto invernadero en 1825 y el 62% en 1850 (Angus, 2016).

Los combustibles fósiles se convirtieron en el fundamento del capitalismo al volverse tanto un insumo material esencial como el combustible que mueve las máquinas que extraen, transportan y transforman dichos materiales. En los últimos dos siglos, el crecimiento de la economía capitalista global ha promediado 3% anual, lo que ha permitido duplicar su tamaño cada 23 años. La fase de crecimiento exponencial es la fase del capitalismo fósil. No hay capitalismo industrial sin combustibles fósiles y no hay combustión planetaria de combustibles fósiles sin capitalismo industrial (Malm, 2016).


4. Durante la última década del s. XIX y la primera del s. XX, Rudolf Diesel creó y mejoró los motores de combustión interna. En la década de 1910, Fritz Haber y Carl Bosch descubrieron la forma de sintetizar nitrógeno de la atmósfera y en la década de 1930, Frank Whittle y Hans von Ohain inventaron las turbinas de gas. Los barcos de vapor de clase Liberty, alimentados por carbón, se mantuvieron como la fuerza motriz de un capitalismo que se desglobalizaba en medio de la más destructiva competencia geopolítica y militar que haya conocido la humanidad durante el largo interregno entre la hegemonía británica y la estadounidense (1914-1945), un período que Hobsbawn llama “la era de las catástrofes” y que incluyó a la Primera Guerra Mundial, el crash de 1929, la gran depresión, el ascenso del fascismo y la Segunda Guerra Mundial.

Después de 1950, los motores diésel (que mueven buques de carga oceánicos y camiones de carga) y los motores a reacción (que impulsan las decenas de miles de aviones que surcan los cielos cada día) se convirtieron en la fuerza física fundamental de la globalización actual que alcanzó su apogeo a partir de una innovación logística relativamente reciente: el contenedor multimodal (Levinson, 2006). Si a ello se suman los fertilizantes nitrogenados sintéticos, no es exagerado decir que tres innovaciones (motores diésel, turbinas de gas y proceso Haber-Bosch) dieron forma al siglo XX y continúan siendo los pilares tecnológicos de la civilización capitalista. Las tres tecnologías son mortalmente dependientes de los combustibles fósiles. Por lo tanto, la globalización tiene límites energéticos obvios.

Los combustibles fósiles también subyacen al orden geopolítico global. El petróleo ha sido el pilar energético-material de la hegemonía estadounidense. Painter (2012) lo sintetiza de forma magistral: “El control del petróleo ayudó a los Estados Unidos a contener a la Unión Soviética, a poner fin a la destructiva competencia económica y militar entre los estados capitalistas centrales, a mitigar el conflicto de clases dentro del núcleo capitalista mediante la promoción del crecimiento económico, y a conservar el acceso a las materias primas, los mercados y la mano de obra de las naciones periféricas en una era de descolonización y liberación nacional”. Estados Unidos no podría mantener un vasto archipiélago de 1.000 bases militares fuera de su territorio, ni movilizar su poder de fuego aéreo, marítimo y terrestre, sin petróleo. La fuerza militar que le permite mantener el control del flujo global de esta materia prima esencial también depende del petróleo para su operación. Incluso si pensamos en el dominio financiero del dólar, regresamos al petróleo como fundamento de la hegemonía: después del fin de la paridad oro-dólar tras el abandono de los acuerdos de Bretton Woods, la moneda estadounidense encontró respaldo en el oro negro (Spiro, 1999).


5. Si, como señala Luca Ferrari, hemos pasado el Peak Oil, las consecuencias para la globalización, tal como la conocemos, serán profundas y perturbadoras. No soy el primero en señalarlo. Desde hace varios pensadores, como Jeff Rubin en Oil and the End of Globalization, de 2009; Tim Morgan en Perfect Storm: Energy, Finance and the End of Growth, de 2013, y muchos otros, ya habían alertado sobre la desglobalización por falta de petróleo. La diferencia ahora es que el Peak Oil está ocurriendo ante nuestros ojos.

El Peak Oil iniciará la reversión de tendencias del último siglo. Mucho de lo que se da por sentado en la civilización moderna-capitalista se mostrará como una explosión efímera en una perspectiva de larga duración. A falta de petróleo, ¿volveremos a los buques de vapor movidos por carbón? Suponiendo que hubiera carbón suficiente para ello, sería una forma de garantizar nuestra extinción. Si piensa que la alternativa serán las energías renovables, debe leer el artículo de Edgar Ocampo.

El capitalismo en su forma globalizada no hubiera sido posible sin la potencia energética del carbón y del petróleo crudo convencional. Si hablamos del fin de la era de los combustibles fósiles estamos hablando del fin de la globalización, lo cual, sin duda, tendrá consecuencias revolucionarias a escala civilizatoria. Con cada vez menos “capital solar” acumulado durante millones de años, la humanidad emprenderá el camino de regreso a vivir del ingreso solar instantáneo.

La globalización de las finanzas, el transporte y las comunicaciones ha exponenciado las características destructivas del capitalismo: el impulso al crecimiento incesante, la aceleración de su velocidad de rotación y su tendencia a romper los procesos y ciclos esenciales de la naturaleza. ¿No deberíamos, entonces, ver el fin de la era de los combustibles fósiles como una oportunidad para construir una civilización menos desigual, más democrática y, en definitiva, sostenible?

Fuente

Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Juan Carlos
Este mensaje fue actualizado el .
En respuesta a este mensaje publicado por Juan Carlos
Otro gran post de JMG. Reflexiones muy inteligentes sobre el Peak Oil y sobre como se repite la misma historia. A los peakoilers nos llaman chiflados pero algún día esos chiflados nos llevaremos el gato al agua.


La sensación de Déjà Vu





Por John Michael Greer, publicado originalmente por Ecosophia 9 de abril de 2021


Déjà vu es un sentimiento repentino e insistente, sientes que ya has vivido este momento presente antes, puede ser una de las experiencias humanas más extrañas. A veces, sin embargo, sucede por razones perfectamente prosaicas. En este momento, mientras miro los titulares y algunos otros indicadores, estoy teniendo un caso muy fuerte de  Déjà vu  por razones que solo requieren la explicación más simple. He estado allí antes.

Hace veinte años, por ejemplo, podía mirar hacia atrás las crisis energéticas de la década de 1970 y ver un cierto patrón desarrollándose con gran claridad. Resumiré el patrón para aquellos de mis lectores que aún no habían nacido en ese momento. A lo largo de las décadas de 1950 y 1960, un puñado de personas había estado advirtiendo que el petróleo era un recurso finito y que la extracción vertiginosa de petróleo tarde o temprano iba a chocar primero con límites físicos. Por supuesto, todas las personas que pensaban en código BAU descalificaron a ese puñado de hombres como una panda de chiflados. También tenían razón.

En 1973, la disminución de la producción de los campos petrolíferos estadounidenses combinada con la inestabilidad política en el Medio Oriente golpea a los Estados Unidos con una repentina escasez de petróleo. El gobierno y la Fed respondieron con torpeza, expandiendo la oferta monetaria, lo que elevó los precios, no solo de los productos derivados del petróleo, sino de todo lo que se fabricaba y transportaba con petróleo, es decir, prácticamente todo lo que se compraba y vendía en el país. El resultado fue la estanflación. Mientras tanto, los defensores de la energía renovable se convencieron a sí mismos de que había llegado su momento y lanzaron al mercado una gran cantidad de productos mal concebidos, mientras que el apocalipsis tomaba fuerza, personas que buscaban razones para insistir en que todo estaba a punto de irse al carajo.

Sin embargo, lo que sucedió no fue ni el apocalipsis ni la eco-utopía, sino el regreso a la estabilidad con un alto precio. El precio más caro del petróleo cubrió la financiación de proyectos que antes de 1970 no se podían llevar a cabo. Los campos petroleros del norte de Alaska, el golfo de México y el mar del Norte se activaron y redujeron el precio del petróleo, aunque nunca bajó al precio que tenía antes de la crisis, la situación era tan estable que la gente asumió que el problema había terminado. La mayoría de los productos de energía renovable lanzados durante la crisis desaparecieron del mercado, aunque algunos lograron aguantar y el lobby del apocalipsis encontró otras cosas por las que preocuparse.

En el año del 2001, el mercado de la energía fue otro Déjà Vu de las condiciones de la década de 1960. La economía del petróleo parecía estar avanzando, y solo un puñado de personas advirtieron que el petróleo era un recurso finito y que la crisis solamente se estaba posponiendo. Una vez más, todas las personas adscritas al BAU descalificaron a ese puñado de personas como chiflados y, una vez más, los locos tenían razón. La primera década del siglo XXI fue testigo de una repetición de la década de 1970, excepto que el gobierno y la Fed respondieron torpemente con políticas diferentes, provocando una amarga recesión en lugar de estanflación. Una vez más, salieron al mercado una gran cantidad de productos de energía renovable mal diseñados. El lobby del apocalipsis abrazó el pico del petróleo como la antesala del colapso.

Una vez más, lo que sucedió fue otro regreso a la estabilidad con un precio más oneroso. El alto precio del petróleo hizo que fuera viable gastar en proyectos de prospección y extracción que no habían sido rentables antes. Las administraciones de Obama y Trump duplicaron las ruinosas inversiones en la industria del fracking con dólares federales bajo una variedad de trucos. Eso hizo bajar el precio del petróleo, la mayoría de los proyectos de energía renovable colapsaron o permanecieron como zombis apoyados con subsidios gubernamentales, mientras que el lobby del apocalipsis encontró otra razón para advertir que la situación era dramática.

¿Y ahora? Una vez más, un puñado de personas (peakoilers) avisa que el petróleo es un recurso finito y que la fracturación hidráulica fue una solución temporal en el mejor de los casos, y todas las personas pro BAU nuevamente los tildan como locos. Mientras tanto, en los últimos años, el precio del petróleo se ha movido irregularmente hacia arriba, e incluso la caída de precios causada por los cierres del coronavirus no detuvieron ese movimiento ascendente por mucho tiempo.¿Déjà vu? 

La industria del fracking merece un examen detenido, sobre todo porque, como ya he comentado en estos ensayos más de una vez, es uno de los temas donde mis predicciones, como las de la mayoría de los escritores del Peak Oil, resultaron estar equivocadas. Lo que nos confundió es fácil de explicar. Hay muy buenas razones por las que la extracción de combustibles líquidos de las lutitas mediante el fracking no es una solución viable para compensar el agotamiento de las reservas de petróleo convencionales; eso sigue siendo tan cierto como siempre. Lo que todos peakoilers omitimos fue que esta circunstancia no importaba porque la política triunfa sobre la economía.

Debería haberme dado cuenta de esto, estaba ocupado con el mismo argumento en un contexto diferente. Los lectores veteranos recordarán la avalancha de predicciones que surgieron durante la crisis del petróleo de 2008-2009, insistiendo en que la economía mundial estaba a punto colapsar, dejando a 7.000 millones de personas en peligro de fenecer. Entonces señalé que todas esas predicciones asumían que la única respuesta que tendrían los gobiernos ante una crisis catastrófica del mercado sería decir en tono quejumbroso: "¿Qué haremos?". Si la economía global se hubiera detenido, como por supuesto nunca sucedió, las autoridades políticas podrían haber intervenido de muchas formas efectivas, como lo habían hecho en otras crisis económicas durante el siglo anterior.

Y, por supuesto, esa es exactamente la lógica que impulsó el boom del fracking. Es bastante obvio que la extracción de combustibles líquidos de las lutitas mediante el fracking es una opción miserablemente pobre en términos económicos y también en términos de energía neta. Desde el punto de vista de la política a corto plazo, que es el único tipo de política que importa en Estados Unidos hoy, esos argumentos eran completamente irrelevantes. Todo lo que importaba era que el fracking podía impulsar la producción de combustibles líquidos durante unos años más y evitar una crisis financiera y política, por lo que los trucos financieros proporcionaban crédito ilimitado a la industria del fracking. Si usted puede pedir prestado tanto dinero como desee y seguir refinanciando sus deudas, todo es posible.

Una vez más, cualquiera que advierta este evento es calificado de chiflado por le BAU. Se ha convertido en un elemento de la sabiduría popular BAU que lo que enfrentamos no es el pico de oferta de petróleo, sino el pico de la demanda. A medida que se ponen en funcionamiento más y más fuentes de energías renovables, afirma la teoría, la demanda de petróleo se reducirá hasta que finalmente se cierre la producción porque nadie querrá más petróleo crudo. Esa sería una teoría plausible, excepto por tres cosas. Entonces, ¿eso significa que el problema está resuelto y que ninguna crisis del petróleo volverá a surgir como la Sombra en las fantasías de Tolkien? Por supuesto que no. Así como los campos petrolíferos de North Slope y North Sea se agotaron una vez que la extracción comenzó en serio, las reservas de esquisto bituminoso de EE. UU. se agotarán también. El petróleo es un recurso finito y cuanto más rápido se bombea, antes se agota. Gandalf tenía razón: "Siempre, después de una derrota y un respiro, la Sombra toma otra forma y vuelve a crecer ” los irregulares movimientos ascendentes del precio del petróleo en los últimos años son una señal de advertencia de que el desahogo actual está llegando a su fin.





En primer lugar, como muestra el gráfico anterior, el consumo de petróleo ha aumentado mucho más rápidamente de lo que las fuentes de energía renovables pueden crecer. Esta es una de las razones por las que sospecho de las afirmaciones que están haciendo los defensores de la energía verde. Afirman que la energía solar y eólica se han convertido en la fuente más barata de electricidad de la red. Si realmente fuera así  las empresas de servicios públicos, que después de todo están en el negocio para obtener ganancias, reemplazarían las costosas plantas de gas natural por las plantas solares y eólicas. Al contrario, las empresas de servicios públicos están invirtiendo de forma más cautelosa en sus plantas solares y eólicas, en general, parecen estar haciéndolo solo en la medida en que los gobiernos y los subsidios las impulsan a hacerlo por lo que está bastante claro que las cifras rosas que presumen los defensores de la energía verde tienen tanto en común con la realidad como cualquier otro tipo de publicidad engañosa.

En segundo lugar, si la demanda de petróleo se acercara a un pico, dada la oferta cada vez mayor de petróleo que se muestra en el gráfico anterior, el precio del petróleo estaría cayendo como resultado de la ley de la oferta y la demanda. Eso no ha sucedido. Muy por el contrario, a pesar de que la producción mundial de combustibles líquidos alcanzó un máximo histórico en 2019, los precios del petróleo se movieron ligeramente hacia arriba con muchas fluctuaciones repentinas a la baja, pero aún así la tendencia era al alza a pesar del impacto de los cierres por el coronavirus. Eso muestra que la demanda no está disminuyendo y ni siquiera se está estabilizando. Sigue aumentando y eso, a su vez, refuta la teoría de la demanda máxima.

Hay otro factor en juego y es el más importante de todos: la paradoja de Jevons. William Stanley Jevons fue un economista británico del siglo XIX, uno de los fundadores del campo de la economía energética. En su libro de 1866  The Coal Question , se propuso dar sentido a la forma en que el precio y la producción de los combustibles fósiles están determinados por las fuerzas económicas. Una de las cosas que abordó fue la afirmación aparentemente plausible, muy extendida en su tiempo, de que la mejor manera de hacer que las enormes pero finitas reservas de carbón de Gran Bretaña duraran el mayor tiempo posible era encontrar formas de usarlo de manera más eficiente.

No es así, dijo Jevons. ¿Qué sucede si los consumidores de carbón lo utilizan de manera más eficiente? Usan menos. ¿Qué pasa cuando esto afecta al mercado? El precio del carbón baja. ¿Qué pasa entonces? Las personas que no podían comprar el carbón por el precio lo adquirirían, se encuentran nuevos usos para el suministro de carbón barato, por lo que aumenta el consumo de carbón. Demostró que usar un combustible de manera más eficiente simplemente garantiza que se usará más. Eso es lo que sucede en el mundo real y lo que está sucediendo a nuestro alrededor en este momento.

Lo que hace que la paradoja de Jevons sea tan letal en la situación actual es que agregar nuevas fuentes de suministro al mix energético tiene el mismo efecto que hacer que la demanda sea más eficiente. Por eso es inexacto afirmar que el petróleo reemplazó al carbón. Ahora se quema más carbón cada año que el que se quemaba en la supuesta época del apogeo del carbón; el petróleo, al absorber parte de la demanda que de otro modo haría subir el precio del carbón, mantuvo el carbón barato y volvió económico su uso.

De forma análoga, agregar más eólica y solar al mix de la producción de energía no reemplaza a los combustibles fósiles. Como se muestra en el gráfico, el uso de las energías renovables, toma parte de la demanda que de otro modo haría subir el precio de los combustibles fósiles y, por lo tanto, mantiene el precio de los hidrocarburos más bajos. Conclusión: se queman más combustibles fósiles.(reflexión brillante de JMG)

“¡Pero eso no es  justo!“ No, no es justo, pero es la verdad. El universo nunca ha oído hablar del concepto humano de justicia. Si por alguna extraña casualidad se enterara de esa acepción, simplemente se encogería de hombros y seguiría haciendo las cosas como le gusta, ya que el universo no se preocupa por los deseos de una especie de primate social en la tercera roca de una estrella anodina en los suburbios de una galaxia ordinaria. Le preocupará tanto como los deseos de las bacterias en las suelas de sus zapatos.

¿Eso le molesta mucho? Aquí de nuevo, el universo no se dará cuenta, y mucho menos se preocupará. Puede gritar si eso le hace sentir mejor, pero le importará un pimiento.

Por lo tanto, la teoría del pico de la demanda de petróleo se puede tirar al cubo de basura lo mismo que la teoría del flogisto y la genética de Lysenkoist. En cambio, lo que enfrentamos, en algún momento de los próximos años, es otro acercamiento al pico de la oferta y por lo tanto, otro repunte en el precio del petróleo. Si sucede mientras la administración de Biden está en el cargo, probablemente habrá una repetición de la estrategia de la década de 1970, expandir la oferta monetaria y, por lo tanto, nos espera otro periodo de estanflación por los tipos de interés altos. Ciertamente nos aguardan serios problemas económicos y políticos. Tal vez los defensores de las renovables nos traigan al mercado otra oleada de proyectos de energía mal proyectados y que el lobby de los apocalípticos vuelvan con sus presagios catastróficos.

Dentro de unos años, tal vez, alguna nueva fuente de combustibles líquidos la pondrán en funcionamiento en respuesta a los precios más altos disponibles ese momento, la mayoría de los productos de energía renovable desaparecerán del mercado porque no tendrán sentido económico y el lobby del apocalipsis hará apología del desastre; no, en serio, ¡esta vez de verdad! A partir de entonces, solo un puñado de personas recordará que el petróleo es un recurso finito y una vez más serán calificados como chiflados por el BAU, hasta que llegue la próxima subida de precios.

¿Significa esto que el agotamiento del petróleo no importa? No, eso no es en absoluto lo que significa, el agotamiento del petróleo importa de una manera que no encaja con las narrativas que a nuestra cultura le gusta cuando habla o piensa en el futuro. Cada ciclo que hemos discutido en este post ha provocado una fuerte disminución en los niveles de vida de la mayoría de los estadounidenses, y a pesar de una gran cantidad de agitación y manipulación estadística, esas degradaciones no se han compensado en los intervalos de estabilidad relativa que ha seguido a cada crisis. La mayoría de los estadounidenses somos mucho más pobres hoy, en términos de la calidad y cantidad de bienes y servicios que pueden comprar con los ingresos que reciben que con sus equivalentes antes de 1973, y notablemente más pobres en los mismos términos que sus equivalentes antes de 2008.Serán aún más pobres cuando termine la próxima crisis.

Además, la infraestructura pública de los EE. UU ha sufrido desgastes igualmente pronunciados. Es seguro asumir que las secuelas de la próxima crisis bajarán otro escalón del mismo tipo y magnitud. Sin duda, habrá manipulación estadística para insistir en que los descensos no ocurrieron, no importaron, y son culpa de las personas que los padecen; esa ha sido la respuesta habitual a la contracción económica de las clases manipuladoras durante muchas décadas. Sin embargo, el declive en curso de la economía estadounidense y la desintegración en curso de nuestra infraestructura no pueden ser eliminados por arte de magia.

La lección no aprendida del agotamiento del petróleo se puede resumir muy claramente: Se podría encontrar otra fuente de combustibles líquidos para reemplazar los campos de extracción secos, pero va a costar, y el costo aumentará y aumentará, se chocará contra la naturaleza finita de los recursos de combustibles fósiles. Hasta ahora, el precio ha incluido llevar a gran parte de la clase trabajadora estadounidense a niveles de empobrecimiento y de empobrecimiento del tercer mundo, la aceleración de los despidos, la caída de los ingresos en muchas carreras que antes eran de clase media sugieren que el próximo paso hacia abajo verá el extremo inferior de las clases gerenciales hundirse al mismo nivel.

Por lo tanto, espero que la próxima década de política y cultura en los Estados Unidos se tuerza en formas extrañas por los esfuerzos frenéticos descendentes para abrirse camino de regreso a posiciones de privilegio que ya no existirán. Sin duda, los políticos y los expertos encontrarán diversas formas de explotar esos esfuerzos. Sin embargo, al final, todo será un desperdicio porque el proceso de declive no se puede revertir.

La extravagante prosperidad que tuvimos en Estados Unidos en el pasado reciente, después de todo, existió por dos razones. La primera fue el accidente de la geología que bendijo a Estados Unidos con gigantescas reservas de petróleo, muchas de ellas muy cercanas a la superficie y fáciles de extraer. Eso hizo posible que Estados Unidos a mediados del siglo XX extrajera más petróleo del suelo que el resto del mundo. La extraordinaria bonanza de la riqueza que brindó ese torrente de oro negro. La segunda razón fue que junto con la política internacional durante y después de la Segunda Guerra Mundial crearon una situación temporal en la que Estados Unidos tenía el 50% del PIB mundial y el 5% de la población que habitaba en este país tenía a su disposición un tercio de los productos manufacturados del planeta y una cuarta parte de su energía.

Eso nunca fue sostenible en primer lugar, y los intentos que se hicieron para prolongarlo después de que dejó de tener algún tipo de sentido económico simplemente generaron  problemas más adelante sin hacer nada para resolverlos. Ahora las consecuencias de esas decisiones a corto plazo se están acumulando, el agotamiento de las reservas de combustibles fósiles continúa y las consecuencias de todo ese consumo de combustibles fósiles están impulsando cambios disruptivos en la biosfera global que están imponiendo sus propios costos. Es una situación complicada. 

También es algo que todas las demás civilizaciones han experimentado a su manera una vez que terminó su era de expansión, agotaron las bases de sus recursos que fueron fundamentales para su surgimiento y comenzaron a caer por la pendiente larga y desigual de su futuro. Las experiencias de personas que vivieron el mismo proceso en edades más tempranas muestran que hay opciones constructivas disponibles, para aquellos que están dispuestos a ser calificados como chiflados por el BAU. Ya he hablado de algunas de esas opciones, aquí y en mi blog anterior. Hablaremos más de esas opciones en el futuro, y si esas discusiones le dan una sensación de Déjà vu querido lector, entonces está prestando atención porque hemos vivido esta historia antes.


Traducción libre al español con ayuda de Google Traductor


Fuente
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

alb.
Es cierta la sensacion de "deja vu".
Es que los pocos picoilers que quedan utilizan los mismos trucos para autoengañarse.
Sueltan un par de datos falseados, y luego sueltan un larguisimo rollo, en el que se repiten sus mantras como si tuviera alguno fundamento.
Esto la hace EOT, lo hace PPP, y lo hace este JMG.


Toda su retorica hueca, me aburre. Asi que me centro solo en los pocos datos que da.

Pone la grafica  "Primary Energy consuption by Source: 1965-2018." Medida en TWh y atribuida a BP.

Algo aqui falla. Ya que BP nunca ha dado los datos de la energia primaria en TWh. Solo utiliza esa unidades para las fuentes electricas.   Los datos de energia primaria los daba en MTep hasta el 2019.

Como las fuentes no fosiles estan ganando terreno e importancia y para facilitar la comparacion entre diferentes fuentes de energia, desde el año pasado utiliza el EJ.

De esta manera ya no es necesario hacer farragosas y cuestionables conversiones. La  base de datos ya muestra todas las fuentes de energia en las mismas unidades,  el Julio( que es la unidad de energia en sistema internacional). Asi que ya las podemos comparar o graficar directamente.

Haciendo esto, he obtenido la siguiente grafica.


Utilizando los datos correctos y no cocinados, sus siguiente  afirmacion no parece tan rotunda:
"En primer lugar, como muestra el gráfico anterior, el consumo de petróleo ha aumentado mucho más rápidamente de lo que las fuentes de energía renovables pueden crecer. "

¿En serio el petroleo ha aumentado mucho mas rapido de lo que las renovables pueden crecer?

Veamoslo ya que tenemos datos. En la grafica se puede ver que el petroleo, gas, carbón e hidraulica han crecido de manera lineal( eso de que crecen exponencialmente es un mito, pero eso es otro tema)

Podemos  ajustarlo a una red  y sacar su pendientes.


Como podemos ver cada fosil ha crecido a un promedio a 2EJ/año o todos los fosiles juntos 6EJ/año.
La hidraulica ha crecido de manera continuada a 0,5EJ/año.
Y la nuclear llego a crecer 1E/año entre 1975-1995 pero luego dejo de crecer.

La renovables crecieron entre en el 2019 3,2EJ. Asi que SI pueden crecer mas rápido que el petroleo... porque ya lo están haciendo.

Pero no han tocado techo. Siguen creciendo. En el 2020 todavia no tenemos el dato de BP, pero viendo como crecio la potencia instalada,  podemos estimas a ojo de buen cubero que  crecerá mas de 4EJ respecto al 2019.

En el Outlook de BP, se prevee que las renovables crezcan 12EJ/año, en promedio hasta el 2050. Esto es el doble de lo que han crecido los fosiles hasta la fecha.

Como ves hace lo mismo. Se inventa o falsea datos, para afirmar que algo es imposible, cuando ese algo ya ha ocurrido.

El resto son mentiras sin fundamento.  Soolo comentare una,  porque me sorprende que aplaudas una mentira tan evidente:

"De forma análoga, agregar más eólica y solar al mix de la producción de energía no reemplaza a los combustibles fósiles. Como se muestra en el gráfico, el uso de las energías renovables, toma parte de la demanda que de otro modo haría subir el precio de los combustibles fósiles y, por lo tanto, mantiene el precio de los hidrocarburos más bajos. Conclusión: se queman más combustibles fósiles.(reflexión brillante de JMG) "

No es una brillante reflexion. Es una estupidez como un piano. Y no solo es que no tenga el menor fundamento teorico. Es que el gráfico que ha puesto muestra justo lo contrario de lo que afirma.
Se ve como después de décadas subiendo,  el consumo de carbón alcanzo su máximo en el 2013 y  desde entonces esta decayendo ligeramente. Esta caida se debe a que las renovables estan remplazando al carbon en la generacion electrica.  

Esto lo vemos muy claro en España. En el 2005 generabamos 80Twh electricos con carbon y otros 80Twh  con gas natural. Ahora que las renovables generan mas de 80TWh.  El carbon ha caido por debajo de los 4Twh.

El caso de España no es la excepción. En todo la UE  ha disminuido el consumo de carbón y en los EEUU y en prácticamente todos los países de la OCDE.

Pero este elemento afirma gratuitamente  que el consumo de carbón a subido, apelando absurdamente a Jevons( cuando no tienen nada que ver en este asunto). Y tu te lo crees acriticamente.

Aunque remita a un grafico donde se ve que el consumo de carbón ha bajado. Aunque deberías conocer como las renovables ha reducido el consumo de carbón. Aunque el coste de generación con combustibles fosiles no hay bajado, sino que ha subido en los últimos años.

Da igual todo, como dice que las renovables son contraproducentes y eso  se ajusta bien con tus convicciones. Entonces te  lo crees, se convierte en una "brillante reflexion" y aplaudes con la orejas.















Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Juan Carlos
Este mensaje fue actualizado el .
Alb, debo reconocer que le interesa mucho el tema, es  uno de los foristas más activos. Es indudable que es un defensor acérrimo de las energías renovables, ojalá que sea por convicción y no por intereses crematísticos del oligopolio.

Otra vez dice medias verdades que confunden al personal. Puede ser que en España y los países de la OCDE haya bajado el consumo de carbón pero en el mundo ha subido su consumo estos últimos 20 años.

El consumo mundial de carbón ha aumentado un 60% desde el 2000

Un reciente estudio de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) confirma que el consumo de carbón en el mundo es un 60% más alto hoy respecto al que se alcanzaba hace veinte años. Sigue siendo en la actualidad la segunda mayor fuente de energía primaria, después del petróleo y todavía la mayor parte de la energía eléctrica producida en el mundo se basa en este mineral.

Los datos reflejan al auge económico de Asia y en particular de China de los últimos veinte años. Esta región del planeta consume cerca del 70% del carbón mundial y Pekín casi la mitad. De hecho, el siglo XXI se puede decir que ha sido, a escala global, el siglo del carbón: porque nunca a lo largo de la historia su demanda se había incrementado tanto, sostiene la AIE.


Gráfico del consumo mundial del carbón desde 1970. La teoría de JMG queda confirmada.




-----------------------------------------------------------------------------------------------------




"De forma análoga, agregar más eólica y solar al mix de la producción de energía no reemplaza a los combustibles fósiles. Como se muestra en el gráfico, el uso de las energías renovables, toma parte de la demanda que de otro modo haría subir el precio de los combustibles fósiles y, por lo tanto, mantiene el precio de los hidrocarburos más bajos. Conclusión: se queman más combustibles fósiles".(reflexión brillante de JMG)


"No es una brillante reflexion. Es una estupidez como un piano. Y no solo es que no tenga el menor fundamento teorico. Es que el gráfico que ha puesto muestra justo lo contrario de lo que afirma.
Se ve como después de décadas subiendo,  el consumo de carbón alcanzo su máximo en el 2013 y  desde entonces esta decayendo ligeramente. Esta caida se debe a que las renovables estan remplazando al carbon en la generacion electrica."
 Alb

Alb, no sé donde ve la estupidez a la brillante reflexión de JMG. El crecimiento de producción de las energías renovables toma una fracción de la demanda mundial de energía que de otra forma sería cubierta por los combustibles fósiles por ese motivo, y es fácil entenderlo, es un factor para que no se disparen los precios de los hidrocarburos. Obviamente si los precios son de 60 dólares por barril, se consumirá más petróleo que si el barril sube a los 90 dólares por poner un ejemplo.

El petróleo absorbió parte de la demanda del carbón por eso este combustible fósil es más barato. De igual forma las renovables absorbieron parte de la demanda del petróleo, esta es una de las causas que explican porque no se ha disparado el precio del barril de crudo.

"...si la demanda de petróleo se acercara a un pico, dada la oferta cada vez mayor de petróleo que se muestra en el gráfico anterior, el precio del petróleo estaría cayendo como resultado de la ley de la oferta y la demanda. Eso no ha sucedido. Muy por el contrario, a pesar de que la producción mundial de combustibles líquidos alcanzó un máximo histórico en 2019, los precios del petróleo se movieron ligeramente hacia arriba con muchas fluctuaciones repentinas a la baja, pero aún así la tendencia era al alza a pesar del impacto de los cierres por el coronavirus. Eso muestra que la demanda no está disminuyendo y ni siquiera se está estabilizando. Sigue aumentando y eso, a su vez, refuta la teoría de la demanda máxima." JMG

Otra reflexión profunda de JMG, cómo se explica que pese a la mayor oferta de petróleo estos últimos años, excepto el 2020 por la pandemia, los precios tendían a subir. La demanda mundial de los hidrocarburos no estaba disminuyendo, estaba aumentando y ahora en el 2021 pese a la pandemia vuelve a repuntar la demanda. La teoría BAU de la demanda máxima queda bajo sospecha. No se cumple.

Un saludo.

Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Juan Carlos
En respuesta a este mensaje publicado por Juan Carlos

Comparecencia de Antonio Turiel en el senado, crisis climática y agotamiento de recursos 2021


Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

alb.
Es una vergüenza. No tengo nada más que decir.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Karlo
Ya lo puse en algun otro tema. Los terminios que se dan son cortoplacistas, tanto como en la brevedad de un año o máximo cuatro años, si tiene razón lo veremos pronto y entrando a toda velocidad en esa realidad. A mi por la cara y preguntas de los senadores no me parece que se vaya a tener muy en cuenta sus advertencias.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Juan Carlos
En respuesta a este mensaje publicado por Juan Carlos
Acabo de ver la comparecencia completa de AMT en el senado. Para mi ha quedado claro que hay una asincronía  entre los tiempos y las emergencias de Antonio y la percepción del problema por parte de los senadores. Los senadores más o menos creen, como la mayoría de los ciudadanos, que los planteamientos de AMT son demasiado virulentos con plazos de agotamiento de los combustibles fósiles muy rápidos. Aquí Antonio delega toda la responsabilidad de las previsiones a la AIE.

¿Estamos preparados para tener una reducción notable en la oferta de petróleo para el 2025? ¿Realmente nos creemos este dato aunque venga avalado por esta agencia internacional?

Hay como una sensación falsa de que el cambio climático o una reducción importante en la oferta de los combustibles fósiles siempre será dentro de 10 años o más. Existe una falsa sensación de que nunca nos pillará el toro así se desgañite Antonio para advertirnos que NO estamos tan lejos en el margen temporal para que suceda una crisis gorda.

A veces me da la impresión, y la  comparto con los senadores, que no nos terminamos de creer el cuento de que viene el lobo. Sí, la situación pinta grave pero a mi no me pillará, es algo lejano en el tiempo y ya se irá solucionando a medida que vayan surgiendo los problemas. (mentalidad reactiva)

La pregunta sobre la emisión de vapor de agua me ha parecido superflua pero me ha sorprendido la respuesta de AMT. El vapor de agua produce más efecto invernadero que el CO2. No hay un estudio serio medioambiental que estudie la cantidad de vapor de agua que se emite a la atmósfera  

La exposición de Antonio ha ido totalmente en línea con su blog. Todo lo que dijo lo tiene escrito en el mismo, no se ha salido de su argumentación ni un milímetro, cosa que me agrada y agradezco.

Esta visión global de la situación energética y del medio ambiente deja más incertidumbres que soluciones porque  los retos son muy complejos y conexos unos con otros. Ni siquiera AMT tiene claro como abordar el reto y plantear un plan claro ya que chocan entre sí múltiples intereses económicos, sociales, políticos y técnicos.

La exposición de los problemas son fáciles de comprender, la solución o las soluciones no. La gente quiere seguridades, planes que dibujen un escenario 2030 lleno de luces y de tecno-optimismo. De alguna forma hay que ignorar u omitir las negativas proyecciones así vengan de fuentes fiables como la AIE. Los senadores quieren escuchar lo que ellos pueden realizar como políticos porque cuando les hablan de termodinámica, límites geológicos o entropía es como si les hablaran en chino.

Las peores previsiones de AMT para la segunda década de este siglo no se cumplieron. Solamente son errores de fechas pero su planteamiento del Oil Crash sigue tan vivo y vigente como cuando abrió el blog. Dar fechas es como jugar a los dados. La AIE da una fecha pero dentro de un par de años la puede cambiar. Tampoco sus informes se pueden considerar como una verdad absoluta. En mi opinión, las previsiones de la crisis energética causado por la imposibilidad de incrementar la explotación de forma exponencial de los hidrocarburos, son una tendencia que va cogiendo forma con el tiempo pero que no se les puede colocar una fecha exacta por el hecho de que no estamos observando un cuadro estático sino un cuadro dinámico, en movimiento, donde interactúan muchas fuerzas. Podemos hacernos una idea de lo que tiene pintado el cuadro pero de forma borrosa y difusa. Mañana puede surgir algo o alguien que retrase o adelante las previsiones de la AIE.  

Pienso que es conveniente fijarnos más en la evolución de la producción y explotación de los hidrocarburos durante décadas y no tanto en sus altibajos anuales tanto de extracción como de precios. Fijarnos más la forma borrosa y temporal del lienzo que intentar descifrar los detalles.

Un saludo.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Juan Carlos
En respuesta a este mensaje publicado por alb.
alb. escribió
Es una vergüenza. No tengo nada más que decir.
Alb, no esperaba que aplaudiera la presentación de AMT en el senado. Para gustos los colores.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Juan Carlos
En respuesta a este mensaje publicado por Karlo
Karlo escribió
Ya lo puse en algun otro tema. Los terminios que se dan son cortoplacistas, tanto como en la brevedad de un año o máximo cuatro años, si tiene razón lo veremos pronto y entrando a toda velocidad en esa realidad. A mi por la cara y preguntas de los senadores no me parece que se vaya a tener muy en cuenta sus advertencias.
Estoy de acuerdo con tus impresiones. Parece que AMT iba muy por delante de los senadores. Su mente de científico imagina con cierta nitidez un escenario que los senadores ni contemplan. Parecía como si a alguno de ellos le estuvieran contando otra película de Mad Max, no se lo terminaba de creer.

Es evidente que la mente de un científico y de un político funcionan de forma diferente.

Un saludo
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Rafael Romero
Este mensaje fue actualizado el .
En respuesta a este mensaje publicado por Juan Carlos
Juan Carlos escribió
Acabo de ver la comparecencia completa de AMT en el senado. Para mi ha quedado claro que hay una asincronía  entre los tiempos y las emergencias de Antonio y la percepción del problema por parte de los senadores. Los senadores más o menos creen, como la mayoría de los ciudadanos, que los planteamientos de AMT son demasiado virulentos con plazos de agotamiento de los combustibles fósiles muy rápidos. Aquí Antonio delega toda la responsabilidad de las previsiones a la AIE.

¿Estamos preparados para tener una reducción notable en la oferta de petróleo para el 2025? ¿Realmente nos creemos este dato aunque venga avalado por esta agencia internacional?

Hay como una sensación falsa de que el cambio climático o una reducción importante en la oferta de los combustibles fósiles siempre será dentro de 10 años o más. Existe una falsa sensación de que nunca nos pillará el toro así se desgañite Antonio para advertirnos que NO estamos tan lejos en el margen temporal para que suceda una crisis gorda.

A veces me da la impresión, y la  comparto con los senadores, que no nos terminamos de creer el cuento de que viene el lobo. Sí, la situación pinta grave pero a mi no me pillará, es algo lejano en el tiempo y ya se irá solucionando a medida que vayan surgiendo los problemas. (mentalidad reactiva)
Porque nadie se quiere hacer responsable de ponerle el cascabel al gato.

Sí, con dificultades, han logrado convencer a una mayoria de la población de que hay una pandemía, como van a conseguir convencer a la gente de que hay problemas energéticos, si cualquiera pueden consumir toda la energía que desee con el único límite de lo que puedan pagar, simplemente encendiendo un interrumptor o yendo a una gasolinera a comprar combustible.

Y como van a convencer a las empresas que dejen de subministrar energía a la población mientras puedan hacerlo y sea un negocio lucrativo.

Y si además es una de las principales fuentes de financiación del estado, como van a limitar el consumo?

No way brother....

Juan Carlos escribió
....

La pregunta sobre la emisión de vapor de agua me ha parecido superflua pero me ha sorprendido la respuesta de AMT. El vapor de agua produce más efecto invernadero que el CO2. No hay un estudio serio medioambiental que estudie la cantidad de vapor de agua que se emite a la atmósfera  
....
Juan Carlos, es un tema que ya se habia comentardo en el foro y creo que en algún post de Beamspot.


Juan Carlos escribió
.....
La exposición de Antonio ha ido totalmente en línea con su blog. Todo lo que dijo lo tiene escrito en el mismo, no se ha salido de su argumentación ni un milímetro, cosa que me agrada y agradezco.

Esta visión global de la situación energética y del medio ambiente deja más incertidumbres que soluciones porque  los retos son muy complejos y conexos unos con otros. Ni siquiera AMT tiene claro como abordar el reto y plantear un plan claro ya que chocan entre sí múltiples intereses económicos, sociales, políticos y técnicos.

La exposición de los problemas son fáciles de comprender, la solución o las soluciones no. La gente quiere seguridades, planes que dibujen un escenario 2030 lleno de luces y de tecno-optimismo. De alguna forma hay que ignorar u omitir las negativas proyecciones así vengan de fuentes fiables como la AIE. Los senadores quieren escuchar lo que ellos pueden realizar como políticos porque cuando les hablan de termodinámica, límites geológicos o entropía es como si les hablaran en chino.
.....
Los senadores saben perfectamente lo que hay. Sus preguntas, incluso las del PP, no fueron en la línea de negar las evidencias, sino de intentar buscar soluciones fáciles al problema.

El problema es que no las hay.

Juan Carlos escribió
...
Las peores previsiones de AMT para la segunda década de este siglo no se cumplieron. Solamente son errores de fechas pero su planteamiento del Oil Crash sigue tan vivo y vigente como cuando abrió el blog. Dar fechas es como jugar a los dados. La AIE da una fecha pero dentro de un par de años la puede cambiar. Tampoco sus informes se pueden considerar como una verdad absoluta. En mi opinión, las previsiones de la crisis energética causado por la imposibilidad de incrementar la explotación de forma exponencial de los hidrocarburos, son una tendencia que va cogiendo forma con el tiempo pero que no se les puede colocar una fecha exacta por el hecho de que no estamos observando un cuadro estático sino un cuadro dinámico, en movimiento, donde interactúan muchas fuerzas. Podemos hacernos una idea de lo que tiene pintado el cuadro pero de forma borrosa y difusa. Mañana puede surgir algo o alguien que retrase o adelante las previsiones de la AIE.  

Pienso que es conveniente fijarnos más en la evolución de la producción y explotación de los hidrocarburos durante décadas y no tanto en sus altibajos anuales tanto de extracción como de precios. Fijarnos más la forma borrosa y temporal del lienzo que intentar descifrar los detalles.

Un saludo.
No sé si te fijaste en algunos comentarios sobre el cambio climático y las emisiones CO2, siendo como es un convencido del cambio climático, creo que fue en la línea de:
·  "cumplir los objetivos de 0 emisiones tal vez no sea un problema, pero como lleguemos a ello tal vez si sea un problema".
· "Sí, en algunos lugares va a ser necesario realizar explotaciones de combustibles fósiles e incrementar las emisiones para poder instalar lo que necesitamos para un futuro mínimamente sostenible".

Solo le faltó comentar que sí, que el futuro es 100% de energía renovables... basicamente porque seran las únicas que queden, no porque sean capaces de cubrir los actuales niveles de consumo y menos aun incrementos de demanda ilimitados.

También fue clave la respuesta sobre si es mejor que las decisiones sobre necesidades energéticas se tomen de forma lo más descentralizadas posibles. Como él pienso desde hace tiempo que es conveniente prepararse a nivel local. No va a haber soluciones globales.

Y finalmente, comentarte que estamos demasiado cerca del cuadro para verlo en su conjunto.

La situación empieza a ser más grave de lo que vemos en realidad, incluso aquí, aunque entreveamos tambalearse algunos colosos (algunos los apuntaba AMT y otros nos los ha apuntado Beamspot en alguno de sus post) ni siquiera aquí tenemos una visión global de la inestabilidad del sistema.

Fijarnos solamente en la producción y explotación de hidrocaburos seria de necios, Juan Carlos, porque al final no comemos hidrocarburos, aunque lo parezca a veces.

Saluuuud
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Julio
En respuesta a este mensaje publicado por alb.
alb. escribió
Es una vergüenza. No tengo nada más que decir.
Tú sí que das vergüenza, vende motos.
"Maybe all the oil we can afford is already behind pipe"
Rune Likvern
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Juan Carlos
Este mensaje fue actualizado el .
En respuesta a este mensaje publicado por Rafael Romero
"Porque nadie se quiere hacer responsable de ponerle el cascabel al gato.

Sí, con dificultades, han logrado convencer a una mayoria de la población de que hay una pandemía, como van a conseguir convencer a la gente de que hay problemas energéticos, si cualquiera pueden consumir toda la energía que desee con el único límite de lo que puedan pagar, simplemente encendiendo un interrumptor o yendo a una gasolinera a comprar combustible.

Y como van a convencer a las empresas que dejen de subministrar energía a la población mientras puedan hacerlo y sea un negocio lucrativo.

Y si además es una de las principales fuentes de financiación del estado, como van a limitar el consumo?

No way brother...."
 Rafael Romero

Rafael, coincido con tu opinión, las personas se preocuparán del petróleo cuando falte combustible en las estaciones de servicio para llenar el depósito. La labor de AMT y los que le seguimos es pensar que sucederá más allá del día siguiente. Las personas corrientes piensan en el día a día, no les pidamos análisis energéticos sesudos. Ya con sus preocupaciones cotidianas tienen suficiente.

Asumo que todos los foreros que participamos activamente en este foro tenemos algo de investigadores, nos gusta comernos el coco con la labor de científicos como AMT. A él le gusta y le pagan por pensar escenarios futuros mientras nosotros gastamos nuestro tiempo en estas cuestiones solamente porque nos gusta. Aunque si nos pagaran por esta labor pues sería doblemente placentero.

AMT decía en su intervención que todos los noticieros deberían comenzar con el tema del cambio climático y luego seguir con la crisis energética. Imaginé a algún senador con la cara de angustia por la posibilidad de que este deseo de Antonio se hiciera realidad.

La gente piensa de forma reactiva cuando surgen los problemas. La labor de los investigadores es pensar de forma proactiva, pensar en los problemas antes de que se manifiesten y encontrar posibles soluciones. Eso es lo que hace Antonio Turiel.

Personalmente le he dedicado bastantes horas al Peak Oil y en absoluto me aburre. Me puedo leer fácilmente varios post de Richard Heinberg o de JM Greer sin encontrarlo tedioso o largo. Prácticamente me he leído casi todos los post del blog de Antonio. Seguro todos los que él ha escrito y son muchos después de 10 años. Modestamente creo que tengo bastante conocimiento sobre el tema y en este foro comparto esos conocimientos y mis propias conclusiones. También es enriquecedor escuchar las opiniones de otras personas así no se compartan. Lo importante es acumular conocimientos y asumir el mensaje del Peak Oil sin enfados y negaciones pueriles.

Al igual que los investigadores y en contra de la gente corriente, me gusta tener una idea global de la crisis energética. Pienso que todos los foreros pretendemos tener esa visión global así nos cueste horas entenderla y no nos paguen un duro por ello. El premio es la gratificación de poseer conocimientos acumulados de la crisis energética y poder imaginar el cuadro completo.

Dejo unos gráficos muy significativos para los entusiastas. El post de JMG me dejo cavilando.



CONSUMO MUNDIAL DE ENERGÍA 1990-2019




CONSUMO MUNDIAL DE ENERGÍAS FÓSILES 1965-2019




PRECIOS GLOBALES DEL PETRÓLEO 1993-2019




CONSUMO Y PRODUCCIÓN GLOBAL DE PETRÓLEO




Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Juan Carlos
Este mensaje fue actualizado el .
En respuesta a este mensaje publicado por Juan Carlos

GRÁFICO DE LA PRODUCCIÓN MUNDIAL DE LAS ENERGÍAS FÓSILES Y SU TENDENCIA MÁS ALLÁ DEL 2020


Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Juan Carlos
En respuesta a este mensaje publicado por Juan Carlos
GRÁFICO PARADOJA DE JEVONS

Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Juan Carlos
En respuesta a este mensaje publicado por Juan Carlos

Pico de petróleo y una posible escasez drástica: IEA

 


Es evidente que el pico del petróleo llegó antes del 2020, mientras que la demanda seguirá aumentando, a menos que las grandes petroleras y las empresas petroleras estatales inviertan masivamente en nuevas exploraciones, según la AIE. (no lo han hecho)

Sin embargo, las grandes petroleras invirtieron mucho en nuevas exploraciones de petróleo después del año 2000, si bien el precio del petróleo alcanzó 150 dólares el barril en el 2008 resultó insostenible y precipitó una caída de la economía mundial. Este auge de la exploración petrolera debida al petróleo caro condujo a muy pocos hallazgos antes y después del 2008.

¿Entonces que significa eso?

Significa que puede haber un colapso del suministro de petróleo en poco tiempo, simplemente no puede compensarse con nuevos hallazgos de petróleo y, ciertamente, no con fuentes de petróleo no convencionales como las arenas petrolíferas y el fracking. El hecho de que las grandes petroleras no se recuperaran con nuevas exploraciones petroleras después de que el precio del petróleo subiera nuevamente a $ 100 por barril en los años posteriores a 2008 es otra señal de que el mundo ya está “sobreexplorado”, como lo expresan los geólogos. Por ese motivo las petroleras se concentraron en recomprar acciones.

En resumen, las grandes petroleras y las compañías petroleras estatales están esperando que ocurra una bonanza en el precio del petróleo (2020 caída precio del petróleo por la pandemia) mientras que la IEA está muy preocupada por el suministro futuro de petróleo.

Si bien a la IEA no le queda credibilidad en lo que respecta a las energías renovables, debido a que históricamente sus pronósticos han sido todos absurdamente erróneos, la IEA debería poseer algún conocimiento en el negocio del petróleo y especialmente en lo que respecta a las tasas de declive de los campos convencionales existentes ya que los han estudiado en profundidad durante décadas.

Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Juan Carlos

GRÁFICO MÁS OPTIMISTA DEL PEAK OIL


Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Juan Carlos

Por lo tanto, la teoría del pico de la demanda de petróleo se puede tirar al cubo de basura lo mismo que la teoría del flogisto y la genética de Lysenkoist.

 
JMG

Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Juan Carlos
Este mensaje fue actualizado el .
En respuesta a este mensaje publicado por Juan Carlos
Me atrae el Peak Oil por su relación directa con la crisis civilizatoria y por la eventual crisis del sistema socio-económico imperante. Esa parte del cuadro de la crisis energética es, en mi opinión, la que mejor describe la forma por donde discurre nuestra civilización de los combustibles fósiles y su cacareado colapso.

JMG, AMT y Richard Heinberg son algunos de mis autores favoritos porque le dan la necesaria perspectiva sociológica y ecológica al cenit de la producción de estos hidrocarburos que nos ha permitido cumplir muchos sueños tecnológicos, otros, más ambiciosos, necesariamente se quedarán en el tintero.

También esta civilización de los combustibles fósiles ha sacado a la luz lo peor del ser humano como es la codicia, el individualismo, la super-explotación de la naturaleza que ha provocado la interminable tala de bosques, la desaparición de numerosos ecosistemas, la extinción paulatina pero constante de vida salvaje, fauna y flora. Contaminación de mares y ríos, cambio climático producido directamente por la actividad humana. El actual sistema neoliberal ha ahondado las diferencias de las clases sociales regresando a pesar de nuestros pesares hacia una feudalización de la sociedad moderna.

Esta civilización dejara también varios aspectos positivos como un periodo de educación y salud universales, una reducción de las diferencias económicas, una oportunidad para viajar y disfrutar, tal vez como ninguna otra civilización humana. Eso ha provocado que vivamos en una sociedad capitalista-materialista donde se juzga a la gente por sus posesiones materiales desdeñando otros criterios.

Ahora voy a publicar otro interesante post titulado "Crisis civilizatoria: antesala al colapso" que incide en la idea que yo sostengo, los combustibles fósiles son la clave de esta civilización, una afirmación que tiene muchos detractores que alegan que esta energía densa, versátil y constante es otro elemento más del sistema pero sin achacarle el protagonismo que los peakoilers le damos.

La supuesta sustitución exitosa de los combustibles fósiles por otra clase de energía que reemplace a los hidrocarburos sería, en mi opinión, la salvación del modelo energético-civilizatorio actual pero a la vez sería la continuación de un paradigma económico ecocida, crecería la disipación de energía al incrementarse la actividad, se terminarían de extinguir las especies y subiría la contaminación del planeta. Salvar el capitalismo con otra fuente densa y barata de energía es condenar al planeta a un rebasamiento muy superior a su biocapacidad.  

La humanidad tendrá que adaptarse a los límites biofísicos de la Tierra y no al revés, que el planeta se adapte a la codicia exponencial del ser humano capitalista neo-liberal.

Crisis civilizatoria: antesala al colapso


Por Pedro A. Reyes Flores 04/11/2020

Sin petróleo no habría globalización.  Y sin globalización, el superorganismo en el que la humanidad se ha convertido no podría sobrevivir.

Energía y civilización

La energía ha sido el hilo conductor de nuestro asombroso viaje a través de los milenios.  Los mayores cambios civilizatorios que hemos experimentado han estado asociados a la mayor disponibilidad y al mejor manejo de la energía que nos permitieron acceder a nuevas y sorprendentes posibilidades.

Durante el 98% de nuestra historia, los seres humanos vivimos en sociedades simples donde los requerimientos de energía y materia eran bajos.  En la medida en que las ideas, la cultura, la tecnología y la organización sociopolítica se fueron complejizando, las exigencias energético-materiales aumentaron paralelamente.  Ese 2% restante de la historia humana corresponde a sociedades complejas cuya máxima expresión es la “civilización”.

El proceso civilizatorio se ha manifestado siempre como expansión.  Expansión del consumo energético, del territorio, del conocimiento, de la economía, de las redes de conectividad, de la explotación socio-ecológica.  Hoy vivimos en la primera y quizá la última civilización global —capitalista y termo-industrial— en donde expansión es sinónimo de crecimiento.

Este comportamiento de expansión-crecimiento de la civilización se puede leer en clave de metabolismo social.  Se trata de un proceso de anabolismo, es decir, de síntesis de flujos energético-materiales provenientes del entorno que proveen a la civilización de los “nutrientes” que le permiten seguir creciendo.  Pero llega un punto en que esta dinámica expansiva empuja al rebasamiento de la biocapacidad —se consumen más recursos y se producen más desechos de los que se pueden regenerar y procesar— originando un déficit energético en la civilización por la escasez de recursos.  Si esto no se soluciona, el metabolismo entra en una fase de catabolismo: un proceso de autodegradación y autoconsumo como única manera de sobrevivir ante la falta de energía.

Así como el metabolismo de un animal pierde el equilibrio interno y colapsa cuando el aporte energético y el consumo de nutrientes se perturban permanentemente, lo mismo ocurre con los metabolismos sociales.


Estamos presenciando una vertiginosa crisis civilizatoria

Las perturbaciones permanentes a la dinámica de expansión-crecimiento de la civilización terminan por generar una “crisis civilizatoria”: una serie de fallas sistémicas y desajustes sincrónicos que compromete los procesos estructurales del metabolismo social.

Nuestro mundo ha sido testigo de muchas crisis civilizatorias que desembocaron en el colapso catabólico de estructuras sociopolíticas altamente complejas y avanzadas, que en un momento fueron tan poderosas que parecían eternas.  Al no poder seguir creciendo y expandiéndose, la civilización capitalista enfrenta esta misma amenaza.  ¿Por qué?  Porque las bases biofísicas necesarias para su reproducción han sido gravemente perturbadas.

No sólo se ha superado la biocapacidad del planeta para abastecer a la civilización de recursos y procesar sus desechos. Varios procesos ecosistémicos esenciales para la estabilidad del planeta han sido también alterados. Esto ha desembocado en el rebasamiento de al menos cuatro “límites planetarios” —a saber, la integridad de la biósfera, los flujos biogeoquímicos, el cambio en el sistema terrestre y el cambio climático— que delimitan el único “espacio operativo seguro” para la humanidad.

Podemos señalar que esta traslimitación biofísica se manifiesta como un proceso exponencial de Desestabilización del Sistema-Tierra [DST] que cataliza otro proceso disruptivo: la Desestabilización del Sistema Humano [DSH]

Ambos procesos se retroalimentan de manera en que:

1. La DST genera fallas sistémicas [económico-financieras, geopolíticas, geoculturales, alimentarias y energéticas] que aceleran la DSH manifestada en forma de una crisis civilizatoria;

2. La DSH compromete la capacidad de los Estados e instituciones para abordar adecuadamente el proceso de DST, lo que permite que este último se siga amplificando;

3. La profundización de la DST incrementa la DSH empujando a la civilización hacia puntos de bifurcación: umbrales a partir de los cuales es altamente probable que el complejo engranaje de subsistemas humanos esenciales colapse.





Fallas sistémicas retroalimentadas

Los subsistemas humanos, que en conjunto tejen las redes críticas del sistema humano globalizado [la civilización capitalista termo-industrial], son mortalmente dependientes del petróleo. Y es que la potencia, versatilidad y densidad energética de esta sustancia se acopló perfectamente a la naturaleza expansiva del capitalismo.

El petróleo es la “sangre” de la civilización capitalista. Sin petróleo no habría globalización y sin globalización, el superorganismo en el que la humanidad se ha convertido, con sus insaciables requerimientos metabólicos, no podría sobrevivir.

Tras décadas de capitalismo salvaje, el crudo de mejor calidad ha sido succionado. Desde el llamado Peak Oil [pico del petróleo] en 2006, la producción de petróleo convencional no crece. Peor aún, todo indica que el pico del petróleo en todas sus formas se habría alcanzado en noviembre de 2018 (AMT). La industria petrolera ha entrado en una espiral de rendimientos marginales decrecientes. Hemos dejado atrás la era del petróleo barato y, con ello, el crecimiento.

Esta “falla energética” es determinante porque se están activando feedbacks positivos [i.e. retroalimentaciones que aceleran/agravan ciertos procesos existentes] en otros subsistemas críticos del sistema humano globalizado, ya de por sí tambaleantes. Sin petróleo barato, los subsistemas alimentario y económico-financiero presentan grietas cada día más evidentes.

La economía capitalista es un proceso que metaboliza, a ritmos acelerados, la energía y la materia disponibles en los entornos naturales, transformándola en bienes y servicios.  Al ser la sustancia más importante de los procesos metabólicos de la economía globalizada, el petróleo debe estar disponible en las mejores condiciones posibles.

Pero como dijimos, la producción de petróleo convencional no aumenta desde 2006. Esto, aunado a los bajos rendimientos de los líquidos no convencionales y de las energías renovables, se ha traducido en el estancamiento del crecimiento de las economías. No es ningún secreto que el PIB es proporcional al consumo de petróleo. Grave noticia: es muy probable que el consumo global de petróleo jamás vuelva a los niveles pre-pandemia lo cual significa que nos veremos forzados a acelerar la tan necesaria transición energética, dándole la bienvenida a la paulatina desconexión y desintegración caótica del sistema humano globalizado.

La industria agroalimentaria es también petro-dependiente. De la maquinaría, pasando por los pesticidas, herbicidas y fertilizantes, hasta los medios de distribución y empaque, dependen de la petroquímica. El abastecimiento de alimentos de miles de millones de personas obliga a que las cadenas transnacionales de mercancías estén en constante movimiento, demandando extracción y refinación de petróleo crudo, insumo cada vez más caro y difícil de extraer.  Pongamos un ejemplo para dar perspectiva a esta problemática: en el mundo, producir una caloría alimentaria implica ¡invertir entre 4 y 5 calorías de petróleo! Haga usted los cálculos.

El orden geocultural muestra asimismo signos de fragilidad. El liberalismo centrista, que por siglos dotó al sistema-mundo moderno de estabilidad político-ideológica, pierde cada día legitimidad.  Ante el pobre crecimiento de la economía-mundo capitalista por falta de energía y ante la acumulación de promesas incumplidas por las propias contradicciones estructurales del modelo económico dominante, estamos presenciando el gradual abandono del multilateralismo de la ONU (globalización) y el menosprecio de la democracia liberal.  Al tiempo que el fascismo, el supremacismo blanco, los fundamentalismos religiosos y los populismos nacionalistas —por cierto, movimientos de masas edificados sobre sólidos pilares patriarcales— están regresando al primer plano de la política internacional.

La decadente hegemonía estadounidense es impotente frente al cada vez más inestable orden geopolítico.  Y los problemas asociados al petróleo tienen mucho que ver.  Existe hoy una abierta competencia geoestratégica entre las grandes potencias occidentales y nuevos polos capitalistas de poder [China, Rusia, India, Turquía] por el acceso a las cada vez más exprimidas reservas de petróleo convencional en zonas puntuales del mundo: Medio Oriente, África, Asia Central.

La escasez es el mayor catalizador de la tensión geopolítica que el mundo experimenta.  A medida que el petróleo convencional se siga agotando, las potencias capitalistas recurrirán a geoestrategias más violentas, extractivistas e imperialistas para garantizar su flujo.

¿Antesala al colapso?

Durante dos siglos, la humanidad, de la mano del capitalismo, ha experimentado la mayor expansión civilizatoria de su historia gracias a innovaciones tecnológicas que le permitieron manipular y controlar a su antojo la energía fósil para alcanzar logros antaño inimaginables.  Pero ¿esto significa progreso?

Bajo el capitalismo, el progreso ha sido, para la mayoría, una promesa y nunca algo del “ahora”. Ninguna civilización fue tan destructiva, tecnocéntrica, individualista, materialista, superficial, egoísta, ecocida y cínica frente a la desigualdad y a la injusticia sistémicas como la nuestra.  Ese es, precisamente, el estado actual de un proceso civilizatorio sobrepasado por sus propias contradicciones y aspiraciones de progreso infinito.  Aspiraciones que podrían inscribirse en lo que Hegel llamó la “infinitud mala” o en “el viaje sin fin” según Bloch: la concepción errónea de la vida como un bucle mecánico en eterno autodesarrollo.  La búsqueda del progreso infinito es, siempre, un proyecto de imposibilidad infinita.

La convulsión eco-social que atestiguamos no sólo revela la crisis de la tóxica relación del Hombre industrial con la naturaleza —el Antropoceno—, destapa también la crisis del capitalismo como Hecho Social Total frente a las férreas imposiciones biofísicas al crecimiento civilizatorio: el Capitaloceno.

La civilización capitalista termo-industrial se expandió y creció tan monstruosamente porque durante mucho tiempo existieron condiciones energético-materiales adecuadas que le permitieron asegurar sus requerimientos socio-metabólicos. Por medio de la energía fósil y del desarrollo tecnológico pudimos “esquivar”, temporalmente, muchos límites al crecimiento-expansión. Y digo “temporalmente” porque la crisis civilizatoria evidencia que, de no reaccionar contundentemente, nos dirigimos desbocados al peor y más dramático de los escenarios: el colapso.

Fuente
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

guia del desfiladero
El ingeniero Edgar Ocampo en una entrevista imprescindible

https://www.youtube.com/watch?v=14s_M_rLBoE
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Rafael Romero
Gracias, Guia.

Muy aclaratorio el video, remarcar  algunos conceptos que considero relevantes:
- Concepto de procesos de subministros energético: Hablar de energías "renovables" (yo siempre las he entrecomillado porque ese mismo motivo) es un engaño comercial. Hemos tenido diferentes procesos de subministro energético, unos estan en declive (ex. basados en carbón y petróleo), maduros (ex. Hidráulicos) y noveles (solares, eólicos,...) con diferente evolución dependiendo del país.
- Todas las energías estan limitadas, no hay energía ilimitadas que garanticen un crecimiento económico ilimitado.
- Canibalismo energético de las "renovables": Aclarado porque pagamos, y pagaremos, más en la factura eléctrica cada ciudadano cuanta más renovable instalamos.
- Sumidero energético: es lo que es una bateria eléctrica o el "hidrógeno verde".
- "renovables sucias": Aclarado porque las renovables no son "verdes" sino que son procesos industriales complejos que requieren de más territorio, más recursos y más industrialización. Las "renovables" són sucias.

Saluuuud
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Vicent_Alboraia
Este vídeo y el de Antonio en el Senado, dos buenos vídeos para retratar la situación actual.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Juan Carlos
Este mensaje fue actualizado el .
En respuesta a este mensaje publicado por guia del desfiladero
guia del desfiladero escribió
El ingeniero Edgar Ocampo en una entrevista imprescindible
guia del desfiladero, el vídeo no tiene desperdicio, lo dejo publicado en este tema para quien lo quiera ver desde aquí. Edgar Ocampo dice verdades como templos. Gracias por abrirnos los ojos y las mentes.

Si deseas saber toda la verdad sobre el negocio de las renovables y no las milongas que nos cuenta Alb tienes que ver todo el vídeo. Gracias una vez más profesor Ocampo.


Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Juan Carlos

A propósito del indispensable vídeo de Edgar Ocampo, dejo un enlace de un muy buen artículo suyo que publiqué en otro tema titulado "La cara oculta de las energías renovables"

El artículo del profesor mexicano se llama "Energías renovables, ¿solución o ilusión?", invito a todos los foreros a que lo lean.

Un cordial saludo
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

guia del desfiladero
Pues aquí deja un artículo según el cual Arabia Saudí está buscando petróleo en el mar, offshore, lo que Edgar entiende que supone un declive mundial al tratarse del país con más reservas. La explicación tiene su lógica, si los saudíes ya se ven obligados a recurrir al mar, es que los pozos en tierra firme van para abajo en todo el mundo.

https://www.argusmedia.com/en/news/2206075-aramco-resumes-work-on-offshore-oil-capacity-expansion?fbclid=IwAR3XM2kxQxLa5lo6F1gGfq6MYvq7s-n1HFyeTGynFAjZm1pMTkAEdcwl4-k


Todo ello a las puertas de tasas de declive anunciadas por la AIE y del aumento de consumo de China.

https://oilprice.com/Latest-Energy-News/World-News/Chinese-Refineries-Processed-20-More-Crude-In-March.html

Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Karlo
En respuesta a este mensaje publicado por guia del desfiladero
guia del desfiladero escribió
El ingeniero Edgar Ocampo en una entrevista imprescindible

https://www.youtube.com/watch?v=14s_M_rLBoE
Es una entrevista fantastica, Edgar Ocampo se explica muy bien, no le habia oído nunca. En esta entrevista se tiene un a visión global del problema que tenemos explicado de forma totalmente comprensible y argumentada.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: ¿Fin de los combustibles fósiles, fin de la globalización?

Samanense
En respuesta a este mensaje publicado por Juan Carlos
Mientras somos espectadores y partícipes de esta nueva fase de nuestra civilización, el inicio del ocaso, en la que el crecimiento se detiene y revierte, nos conviene a los ciudadanos prepararnos para los subiguientes estadios, en los que, el descenso por la pendiente de la menguante energía disponible se acelera, y no nos van quedando cada vez menos elecciones.

Un ejemplo : yo desaconsejo a mis jovenes compañeros de trabajo que se compren coche nuevo o un piso en la ciudad, y que no hagan planes como si viviesemos en los felices años 90. Muchas personas necesitamos cambiar de visión y ser conscientes del proceso que estamos viviendo

No vamos a escapar a un rosario de recesiones cada vez más profundas y duraderas, hasta que lleguemos a un punto en el que la civilización industrial haya desaparecido y en su lugar surjan sociedades muy diferentes.

Esto no es elegible, nos lo está imponiendo la escasez creciente de petróleo.
Podemos malgastar tiempo e ingenio argumentando en contra de ello, aferrándonos a una forma de vida cómoda, fácil, segura, que no queremos perder.
Luchar a contracorriente, intentando rescatar de algún modo, o prolongar el estilo de vida del siglo XX, es un esfuerzo inútil que agotará nuestras fuerzas, desperdiciaremos el tiempo.

Más bien deberiamos centrarnos en imaginar cómo esta continua redución energética afectará a nuestro barrio, nuestra familia, nuestro trabajo, nuestras vidas.

Y de que manera vamos a conseguir obtener lo esencial para seguir adelante.
Y que vamos a tener que dejar de lado, que nos va a faltar, de que podremos prescindir.
Y seguir mirando hacia adelante, sin que la añoranza nos empañe la vista.

Hay muchas cosas que aprender, no debemos esperar a que nos las enseñen, no nos podemos permitir aguardar a que nos ayuden.
Los que vamos a quedar relegados fuera del sistema productivo, tendremos que reactivar nuestras fuerzas, no dejarnos vencer por la apatía ni el desánimo, y reinventarnos en un mundo que se está transformando no hacia el 5G, digitalización y demás tecno-flipaduras, sino que deriva hacia la escasez, pobreza y exclusión de la mayoría.

El tiempo apremia, no os duarmais y soñeis con los paraisos de ALB. Estad bien despiertos y abrid bien los ojos para poder observar, pensar y analizar sin dejarse guiar por relatos que pretenden llevarnos por donde más les interesa a unos cuantos.

No va a haber para todos, el mundo se achica y el pastel se encoge.
No creais en un reparto justo e igualitario, nunca lo ha habido, y ahora menos lo va a haber, cuando haya mucho menos que repartir.

Discutir si las renovables serán o no una solución, debatir sobre la cantidad que queda de petróleo y otros recursos , su ritmo de agotamiento, es un ejercicio interesante y estimulante para la mente, que nos hace ser conscientes de lo que está sucediendo.

Y todos esto nos debería hacer proseguir y dar un paso más, avanzar y llegar al lado práctico del proceso.

Llegar a conocer y entender las implicaciones y consecuencias que van a impactarnos a cada uno de nosotros de modo particular.
Y contando con nuestros recursos propios y circunstancias personales, ver que estamos haciendo ya y de que modo vamos a seguir preparándonos.
Tener una hoja de ruta a seguir y dedicar mucho más ingenio a esta tarea que a la mera especulación, interpretación y seguimiento de las noticias puntuales que vayan surgiendo.

Una vez tengamos el camino a seguir claramente trazado, transitar por él y no enzarzarnos con distracciones vanas y futiles que no nos van a aportar nada práctico ni productivo.
12