POST: John M. Greer –“Cuando los Lamentos Cesen”

Previous Topic Next Topic
 
classic Clásica list Lista threaded En Árbol
6 mensajes Opciones
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

POST: John M. Greer –“Cuando los Lamentos Cesen”

Anselmo

MIÉRCOLES 16 DE NOVIEMBRE DE 2016

http://thearchdruidreport.blogspot.com.es/2016/11/when-shouting-stops.html

Hace tiempo que intento comprender la reacción de los partidarios de Hillary Clinton ante su derrota en las elecciones de la semana pasada. Al principio, simplemente lo tuve por otra ronda del teatro amateur con que que ambos partidos se complacen en cada vez que pierden la Casa Blanca. En 2008, como recordarán la mayoría de mis lectores, la victoria de Barack Obama fue seguida por meses de lamentaciones de los republicanos, que insistieron -como muchos Demócratas insisten hoy- en que la elección del otro hombre significaba que la democracia había fallado, Los Estados Unidos y el mundo estaban condenados, y los partidarios de la parte perdedora serían detenidos en redadas y enviados a campos de concentración en cualquier momento.

Ese tipo de histriónismo absurdo ha estado dándose durante décadas. En el 2000, los demócratas masticaron el paisaje en el gran estilo cuando George W. Bush fue elegido presidente. En 1992, fue el turno del Partido Republicano-todavía tengo un panfleto que fue distribuido por los republicanos después de las elecciones, que contenía frases útiles en ruso, de modo que los ciudadanos estadounidenses tendrían al menos un poco de preparación cuando Bill Clinton destrozase el país y entregase los restos a la Unión Soviética. En la política estadounidense y en la cultura popular siendo lo que es, este tipo de ajuste mediante ataques de nervios colectivos es probablemente inevitable.

Los aficionados a la ironía tienen mucho que saborear. Ustedes conocen gente que estaba hablando con entusiasmo sobre las bondades del sistema electoral hace dos semanas, y que ahora están denunciándolo en todos sus entresijos; Usted tiene gente que insistió en que Trump, una vez que perdiera, debería  reconocer su derrota  y callarse. Y estos mismos están demostrando una clara falta de voluntad para seguir sus propios consejos. Ustedes tienen a la gente en las ciudades que votaron demócrata de la costa izquierda realizando marchas de  protesta como si eso pudiera cambiar una sola cosa decidida-como he señalado en posts anteriores aquí (vínculo), la marchas de protesta que no están respaldadas con políticas populares de base, con políticas de una organización, son simplemente una forma algo ruidosa de ejercicio aeróbico.

Aún así, hay más cosas aquí que eso. Conozco a gente bastante reflexiva cuya reacción al resultado de la elección no ha sido histriónica en absoluto, consistía en varios grados de conmoción  por la sorpresa , desorientación y miedo. Ellos sentían, si los que conozco son típicos, que la gente que votó por Trump los estaba rechazando y amenazándolos deliberadamente. Eso es algo de lo que deberíamos hablar.

Hasta cierto punto, sin duda, esto fue un reflejo de la cultura política de la demonización personal que se discutió en el post de la semana pasada. Muchos de los partidarios de Clinton, con la ayuda de una gran cantidad de propaganda del Partido Demócrata y sus compañeros de cama en los principales medios de comunicación, se convencieron de que Donald Trump era un monstruo depravado, que deseaba fervientemente su destrucción,  y de que cualquier persona que lo apoye debe odiar todo lo bueno . Ahora se están encogiendo ante el monstruo que imaginaron, con la certeza de que va a representar el papel que le asignaron y engullirlos.

Otro factor en juego aquí es la tendencia muy fuerte de las personas en el extremo izquierdo de la política estadounidense a creer en lo que he llamado la religión del progreso, la fe de que la historia tiene una inclinación inherente hacia la mejora y más tratándose de  los tipos particulares de mejoramiento que ellas prefieren. Hillary Clinton, en una respuesta improvisada a una pregunta que se le formuló  en una de sus apariciones de la campaña, formuló el principio central de esa religión concisa: "No vamos a volver. Vamos a seguir adelante ". Al igual que Clinton, muchos de sus seguidores vieron su causa como un paso más en la dirección del progreso, y encontrarse" volviendo "es profundamente desorientador -aunque esas etiquetas" adelante "Y" atrás"son totalmente arbitrarios cuando no son el tipo de propaganda más grosero y manipulador.
Dicho esto, hay otro factor que impulsa la reacción de los partidarios de Clinton, y la mejor manera de abordarla es considerar una de las respuestas más reflexivas desde ese lado del panorama político, un ensayo incisivo publicado en Livejournal la semana pasada por alguien bajo el pseudonimo de "Ferrett Steinmetz". El ensayo titulado “La cruda estadística que necesitaremos para sobrevivir los próximos veinte años”(vinculo), y llega tan cerca de entender lo que pasó el martes pasado que el vacío restante ofrece una visión intachable Directamente al corazón del fracaso de la izquierda para presentar una alternativa al el resto del pueblo estadounidense.
En el centro del ensayo hay dos puntos indiscutibles. La primera es que los distritos mas importantes del Partido Demócrata no son suficientemente grandes para decidir quién llega a ser presidente. Eso es igual de cierto en el partido republicano, por cierto, y con pocas excepciones es cierto en toda sociedad democrática. Cada partido lo suficientemente grande como para importar tiene un conjunto de circunscripciones importantes en las que se puede contar que lo vayan votar en la mayoría de las circunstancias, y luego tiene que averiguar cómo atraer a suficientes personas fuera de su propia base para ganar elecciones. Eso es algo que ambas partes en los Estados Unidos tienden a olvidar de vez en cuando, y cuando lo hacen, pierden.
El segundo punto indiscutible es que si los demócratas quieren ganar una elección en los  Estados Unidos de hoy, tienen que encontrar maneras de llegar a las personas que no comparten los valores e intereses de la izquierda. Es la forma en que Ferrett Steinmetz enmarca ese segundo punto, sin embargo, que muestra por qué el Partido Demócrata no logró esta tarea necesaria esta vez. "Tenemos que llegar a personas que nos odian", dice Steinmetz, y admite que no tiene idea de cómo hacer eso.
Tomemos esas dos afirmaciones una a la vez. En primer lugar, ¿las personas que votaron por Donald Trump en estas elecciones de hecho odian a Ferrett Steinmetz y a sus lectores-es decir , a las mujeres, a las personas de color, a las minorías sexuales, etc.? Segundo, ¿cómo puede Steinmetz y sus lectores llegar a estas personas supuestamente odiosas y hacer que voten por los candidatos demócratas?
No tengo ni idea si Ferrett Steinmetz conoce a alguien que votó por Donald Trump. Sospecho que no lo hace -o por lo menos, dado el número de personas que he oído decir que han admitido en privado que votaron a favor de Trump pero que nunca dejarían que sus amigos lo supieran, sospecho que no conoce a nadie que él sabe que votado por Trump. Aquí tengo una cierta ventaja. Viviendo en una ciudad en el norte del centro de los Apalaches cuya base económica es la molienda de trigo   , conozco bastantes personas que apoyaron Trump; También he escuchado de un gran número de partidarios de Trump a través de este blog, y a través de una variedad de otras fuentes.
¿Hay gente entre la multitud pro-Trump que es de hecho racista, sexista, homófoba, y demás? Por supuesto. Conozco a un par de racistas profundamente intolerantes que le han votado, por ejemplo, incluyendo por lo menos un ferviente miembro del Ku Klux Klan. El punto que creo que la Izquierda tiende a perder es que no todos en el interior del país son así. Unos años atrás, de hecho, un grupo de hombres del Klan vino a la ciudad donde vivo para llevar a cabo una concentración de reclutamiento, y las iglesias blancas de la ciudad, así como las negras-celebraron una contra-concentración, el otro lado de la Calle, y ahogaron las proclamas de los hombres del Klan, cantando himnos a pleno pulmón hasta que los individuos de las túnicas blancas se subieron  en sus coches y abandonaron la ciudad . ¿Sorprendente? De ningún modo; En una gran cantidad de la  América interior, esto es cosa cotidiana en estos tiempos.
Para entender por qué una ciudad que rechazó al Klan fue un bosque de carteles de Trump en las elecciones recientes, es necesario superar los estereotipos y hacer una pregunta sencilla: ¿por qué la gente vota por Trump? No afirmo haber hecho una encuesta científica, pero éstas son las cosas de las que oí que los votantes de Trump decían durante los meses y semanas que precedieron a la elección:
1. El riesgo de la guerra. Este fue el punto más común, especialmente entre las mujeres -casi todas las mujeres que conozco que votaron por Trump, de hecho, lo citaron como la razón decisiva de su voto o uno de las dos o tres primeras. Escucharon a Hillary Clinton hablar sobre la imposición de una zona de exclusión aérea sobre Siria frente a una presencia militar rusa fuertemente armada y determinada, y miró el entusiasmo temerario por derrocar a los gobiernos que había mostrado durante su tiempo como Secretario de Estado. Compararon esto con la defensa de Donald Trump de una relación menos conflictiva con Rusia, y decidieron que Trump tendría menos probabilidades de llevar a Estados Unidos a una guerra declarada.
La guerra no es una abstracción aquí en el interior del país . Unirse al ejército es casi la única opción que tienen los jóvenes si quieren un ingreso decente, capacitación laboral y la perspectiva de una educación universitaria, por lo que la mayoría de las familias tienen al menos un familiar o un amigo cercano en servicio activo. La gente aquí respeta a los militares, pero las dos últimas décadas de guerras de elección en el Medio Oriente han hecho un trabajo notablemente bueno para curar a América media de cualquier afición por el aventurerismo militar que pudiera haber tenido. Mientras que las feministas afluentes aplaudieron la perspectiva de que una mujer asumiera otro papel tradicionalmente masculino, y no parecía importarles en absoluto que el papel en cuestión fuera el "belicista", Para una gran cantidad de personas en el interior del país la perspectiva de tener que ver a un miembro de la familia venir a casa en una bolsa de cadáveres no les resultaba atractiva. Como la campaña de Clinton no hizo precisamente nada para tranquilizarlos sobre este punto, votaron por Trump.
2. El desastre de Obamacare. Esto ha tenido tanta influencia casi como el belicismo imprudente de Clinton. La mayoría de las personas que conozco que votaron a favor de Trump tienen unos ingresos anuales lo bastante grandes como para no ser merecedores de recibir ayudas de la administración federal de un monto apreciable, y y muy inferiores a lo necesario para poder cubrir el costo cada vez mayor del seguro sanitario de acuerdo con la  absurdamente mal llamada "Ley del Cuidado de Salud a Precio Asequible ". Ellos se acordaron muy bien de la promesa electoral de los demócratas y de que Obama les aseguró que el precio del seguro médico bajaría, que sería capaz de mantener sus planes existentes y médicos, y así sucesivamente a través de todas las otras promesas rotas que rodearon Obamacare antes de que se hiciera realidad
 Ya era bastante malo que tan pocas de esas promesas fueran cumplidas. Sin embargo, la  reducción real de la oferta de asistencia sanitaria fue la última ronda de aumento anual de dos o tres dígitos de las primas anunciadas en noviembre, añadida a los aumentos casi igual de drásticos del año anterior. Incluso entre aquellos que todavía podían pagar las nuevas primas, el texto escrito con letras flamígeras lucia en la pared: tarde o temprano, a menos que algo cambiara, mucha gente tendría que elegir entre perder su seguro de salud o ser llevada a la miseria; ¡Fueron los expertos quienes  insistieron en que todo estaría bien, si sólo las sanciones por no tener seguro se elevasen para igualar el costo del seguro! Frente a eso, no es de extrañar que mucha gente saliera y votase por el candidato que dijo que se desharía del Obamacare.
3. Recuperar los  trabajos deslocalizados . Esta es la más difícil de entender para muchos de los que están a la izquierda, pero eso es una medida de la brecha entre los enclaves de ambas costas , donde se forman las políticas de la izquierda, y las duras realidades del interior del pais. La globalización y las fronteras abiertas parecen magnificas cuando no tienes que lidiar con las consecuencias económicas del envío de decenas de millones de empleos fabriles al extranjero, por un lado, y las políticas federales que inundan el mercado de trabajo con inmigrantes ilegales para bajar los salarios, por el otro. Esas dos políticas, respaldadas por las dos partes y rodeadas por una cortina de humo de retórica vacía sobre nuevos empleos que de alguna manera nunca lograron presentarse, provocaron el colapso económico de las ciudades rurales y pequeñas de América, llevando a un gran número de estadounidenses a la miseria y a la indigencia.

La campaña de Clinton hizo un trabajo realmente inspirado en reiterar todos los detalles de la retórica vacía que acabamos de mencionar, y así le dio a la gente aquí en el Interior ninguna razón para esperar nada más que la misma presión a la baja sobre sus ingresos,  y las posibilidades de subsistencia de sus comunidades. Trump, en cambio, prometió desechar o renegociar los acuerdos comerciales que desempeñaron un papel tan importante en el fomento de la deslocalización de puestos de trabajo, y también prometió poner fin al tácito fomento federal de la inmigración masiva que ha reducido los salarios. Eso fue suficiente para conseguir un buen número de votantes cuya supervivencia económica estaba en la línea de emitir sus votos para Trump.
4. Sancionar al Partido Demócrata. Esto es un poco atípico, porque la gente que conozco quién emitió los votos de Trump por esta razón en su mayoría representó un sector  demográfico diferente de la norma aquí tratada: joven, políticamente liberal, e indignada por la forma en que el Comité Nacional Demócrata arregló el Proceso de nominación para favorecer a Clinton y cerrar a Bernie Sanders. Ellos creían que si la campaña para la nominación demócrata se hubiera llevado a cabo de manera justa, Sanders habría sido el nominado, y también creen que Sanders habría ganado a Trump en las elecciones generales. Por lo que vale, creo que tienen razón en ambos aspectos.

Estos votantes me señalaron, a menudo con cierto ardor, que las políticas que Hillary Clinton apoyaba en su tiempo como senadora y secretaria de Estado eran casi indistinguibles de las de George W. Bush, ya sabes, las políticas demócratas denunciaron con tanta fuerza un poco Hace más de ocho años. Argumentaron que votar por Clinton en las elecciones generales cuando ella había sido aupada por la oligarquía del partido-a pesar de las protestas de  la jerarquía demócrata - habría señalado el colapso final en la irrelevancia del ala progresista del partido. Ellos estaban dispuestos a aceptar cuatro años de un republicano en la Casa Blanca para hacer brutalmente claro a la jerarquía del partido que las travesuras que entregaron la nominación a Clinton eran más de lo que estaban dispuestos a tolerar.
Esas fueron las razones que escuché a la gente mencionar cuando hablaron en mi audiencia acerca de por qué estaban votando por Donald Trump. No hablaron de los asuntos que los medios de comunicación consideraban importantes -el asunto de los servidores de correo electrónico, la investigación del FBI de nuevo y de nuevo, y así sucesivamente. Una vez más, esto no es una encuesta científica, pero me pareció interesante que ninguno de los votantes de Trump que yo conocía mencionara esos.
Lo que es más, el odio hacia las mujeres, las personas de color, las minorías sexuales y cosas por el estilo no estaban entre las razones por las cuales la gente también citó como motivos para votar por Trump. ¿Un buen número de personas de las que estoy hablando tienen actitudes que la izquierda considera racistas, sexistas, homófobas, o qué tienen? Sin duda, pero el mero hecho de que existan tales actitudes no prueba que esas actitudes, más que las cuestiones que acabamos de enumerar, guiaran sus votos.
Cuando he señalado esto a la gente del lado más a la izquierda del espectro político, la respuesta habitual ha sido insistir en que, bueno, sí, tal vez Trump abordó los asuntos que importan a las personas en el Interior, pero aún así, ¡ resultaba totalmente equivocado por parte de ellos el votar por un homófobo racista y sexista! Dejaremos de lado por el momento la pregunta de hasta qué punto estas etiquetas realmente se aplican a Trump y en que medida  son el producto de la retórica demonizadora por parte de sus enemigos políticos en ambos lados de la división partidista. Incluso aceptando la verdad de estas acusaciones, lo que la línea de argumento acaba de citar las reclamaciones es que la gente en los estados de sobrevuelo debe haber ignorado los problemas que afectan a sus propias vidas, y debería haber votado en lugar de las cuestiones que los liberales creen que son importantes.
En algún mundo utópico idílico, tal vez. En el mundo real, eso no va a suceder. La gente no va a abrazar la agenda actual de la izquierda americana si hacerlo significa que pueden esperar que su seguro médico duplique su precio cada dos años, sus salarios sigan bajando, sus comunidades se hundan aún más en una espiral mortal de colapso económico, y sus hijos vayan a  volver a casa en bolsas de cadáveres, caídos en otra guerra sin sentido en el Oriente Medio.
En cuanto a lo que el bando político de Ferrett Steinmetz puede ofrecer a la gente que votó por Trump, eso es al menos igual de simple de responder: escucha a esos votantes y ellos te lo dirán. A juzgar por lo que he oído decir, quieren una política exterior menos monomaniacamente  intervencionista y un fin a la espiral sin fin de las guerras provocadas en el Oriente Medio; Quieren un seguro de salud que proporcione beneficios razonables a un precio que puedan pagar; quieren poner fin a los acuerdos comerciales que envían trabajos en el extranjero y cambios en la política de inmigración que detengan la importación sistemática de inmigrantes ilegales por parte de los grandes intereses corporativos para reducir los salarios y los beneficios; Y quieren un medio de elegir candidatos que refleje realmente la voluntad del pueblo.
Lo fascinante es, por supuesto, que estas son cosas que el Partido Demócrata solía ofrecer. No hace mucho tiempo, de hecho, el Partido Demócrata hizo exactamente de estas cuestiones -la oposición al imprudente aventurismo militar, los programas gubernamentales que mejoraban el nivel de vida de los estadounidenses de clase trabajadora y una política de transparencia e integridad- no sólo centrales en sus programas  electorales, sino a la legislación que sus congresistas lucharon para ser aprobados y sus presidentes firmaron en ley. En ese entonces, el Partido Demócrata era el partido mayoritario en este país, no sólo en el Congreso sino también en términos de gobernaciones estatales y legislaturas. A medida que el partido dejó  de ofrecer esas cosas, perdió su posición mayoritaria. Si bien la correlación no prueba la causalidad, creo que en este caso se puede hacer un caso definitivo.
En términos más generales, si la izquierda quiere que las personas que votaron a favor de Trump voten por ellos, tendrán que abordar las cuestiones que convencieron a esos votantes de votar de la misma manera que los del equipo de Trump lo hicieron. ¡Ah!, y por cierto, escuchar lo que los votantes en cuestión tienen que decir, en lugar de insistir a voces en que sólo pueden estar motivados por el odio, también ayudaría un poco. Eso puede ser mucho  pedir, pero una vez que los lamentos se detengan, espero que exista esta posibilidad.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: POST: John M. Greer –“Cuando los Lamentos Cesen”

Kanbei
Un lujo de traducción Anselmo,
muchas gracias.

El Druida ha estado políticamente correcto, como siempre en política usana, y ha evitado el análisis en profundidad.

El Trumpeta no ha ganado ni de coña en los USA.
Lo han colocado ahí, otra cosa es averiguar quiénes y para qué,
pero me parece que lo han elegido para un magno sacrificio.

Las elecciones están amañadas por un grupo que quiere colocar dos pepinos nucleares en Teherán.
Así lo han dicho.

Nos van a joder pero bien.
 "Lo supremo en el arte de la guerra consiste en someter al enemigo sin darle batalla" Tsun Zu
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: POST: John M. Greer –“Cuando los Lamentos Cesen”

Anselmo
Espero que te equivoques, Kanbei
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: POST: John M. Greer –“Cuando los Lamentos Cesen”

Dario Ruarte
Disiento largamente con kanbei.

Por empezar al análisis del Druida es de las mejores explicaciones que he leído sobre las causas de la victoria de Trump. Los puntos que señala son claves.

Incluso su mención al hecho de que los famosos emails no hayan tenido ni arte ni parte en la toma de decisiones nos permite apreciar cómo a veces, los temas que los políticos o los asesores de campaña consideran importantes en realidad no lo son para la gente.

Y, en relación a Trump decir que le podrá ir bien o mal (espero que bien) pero, no es parte de ninguna 'conspiración'. Más bien, si la había, es el FRACASO de la conspiración destinada a llevar a Hillary a la Presidencia a toda costa.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: POST: John M. Greer –“Cuando los Lamentos Cesen”

Mr Mindundi
En respuesta a este mensaje publicado por Anselmo
Gracias Anselmo.

Saludos
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: POST: John M. Greer –“Cuando los Lamentos Cesen”

Beamspot
En respuesta a este mensaje publicado por Dario Ruarte
Ante todo, gran traducción, mala costumbre nos está dando Maestro Anselmo.

Respecto de asunto tratado, estoy totalmente con Maese Darío. Eso es el fracaso de todas las conspiraciones.

Lo cual en realidad, viene a decir, como si uno ha observado finamente, que hay un grupo de disidencia dentro de los conspiradores que les ha hecho la zancadilla. Básicamente, por lo que puedo entrever, hay grupos de presión que están sublevándose dentro de los que conspiran.

Por ejemplo, una parte del FBI y, parece ser, algunas agencias más de los mismos USA.