Quantcast

POST: John M. Greer –“El Fin del Siglo Americano”

Previous Topic Next Topic
 
classic Clásica list Lista threaded En Árbol
3 mensajes Opciones
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

POST: John M. Greer –“El Fin del Siglo Americano”

Anselmo
MIÉRCOLES, 30 DE NOVIEMBRE DE 2016

http://thearchdruidreport.blogspot.com.es/2016/11/the-end-of-american-century.html

Tengo una espina clavada por culpa de el Washington Post. Hace unos días, como algunos de mis lectores pueden saber, publicó una lista de unos doscientos blogs que afirmaba estaban difundiendo propaganda rusa, y me decepcionó al encontrar que The Archdruid Report no hubiese hecho los meritos suficientes para estar en la mencionada lista.


Es verdad que no espero cada semana para órdenes secretas de Boris Badenov, el famoso espía ruso del Rocky and Bullwinkle Show de mi juventud, pero eso no debe descalificarme. tampoco he visto ninguna evidencia de que cualquiera de los blogs incluidos en la lista reciba órdenes de Moscú; Ciertamente el Wasington Post no mención ninguno digno detal inclusión. Más bien, lo que parece haber desencadenado la ira del "Pravda en el Potomac", como el periódico que nos ocupa es motejado  por muchos habitantes de DC, es que ninguno de estos blogs han estado dispuestos a seguir el fallido consenso neoconservador que guió la política exterior estadounidense durante los últimos dieciséis años. De esta última falta , a su vez, este bolg es igualmente culpable.
Hay al menos dos factores importantes detrás de la adopción del Washington Post de las tácticas del difunto senador Joe McCarthy, incluyendo la lista negra. La primera es que el fracaso de las ambiciones presidenciales de Hillary Clinton ha puesto de relieve una crisis existencial que atenaza a los medios de comunicación estadounidenses por su garganta. Los medios de comunicación venden sus servicios a sus patrocinadores bajo el supuesto de que luego pueden vender productos e ideas fabricadas por esos patrocinadores para el pueblo estadounidense. En consecuencia, el coste la campaña de Clinton superó a la de Trump por un factor de dos a uno, enterrando cantidades impresionantes del dinero que recaudó de donantes millonarios en publicidad televisiva y en otros medios de comunicación.

Clinton obtuvo la cobertura que pagó. Casi todos los periódicos de Estados Unidos la respaldaron; Los expertos de un extremo de los medios de comunicación al otr insistieron solemnemente en que todos debían votar por ella; Las encuestas equívocas fueron sistemáticamente giradas en su favor por una galaxia de bustos parlantes. Casi todos los que se pensaba que contaban estaban a bordo del carro. La única dificultad, en realidad, era que las personas que realmente contaban -en particular, los votantes en media docena de estados cruciales- respondieron a todo esto diciendo a sus parecidos: "Gracias, pero no me lo trago".
Resultó que Clinton estaba jugando de acuerdo con un libro de reglas que había pasado mucho tiempo su fecha de caducidad, mientras que Trump había calibrado el cambio en la opinión popular y dirigido sus recursos en consecuencia. Mientras que ella volcó su dinero en anuncios de televisión en horario estelar, él se concentró en los medios de comunicación social y en giras arrolladoras a través de las regiones que rara vez ven a un candidato presidencial. También descubrió desde el principio que los principales medios de comunicación eran una fuente ilimitada de publicidad gratuita, y la mejor manera de hacer uso de ella era indignar la tierna sensibilidad de los medios de comunicación y ser denunciada por los medios de comunicación.
Eso funcionó porque un gran número de personas aquí en los Estados Unidos ya no confían en los medios de comunicación para decirles algo remotamente parecido a la verdad. Es por eso que muchos de ellos han recurrido a los blogs para los servicios que los periódicos y medios de difusión utilizados para proporcionar: informes precisos y el análisis reflexivo de los acontecimientos que afectan a sus vidas. Tampoco es una elección irrazonable. La cuestión no es sólo que los principales medios de comunicación están sesgados; No es sólo que nunca llegan a mencionar muchos problemas que afectan la vida de las personas en los Estados Unidos de hoy; Ni siquiera es que sólo transmite una gama de puntos de vista sofocantemente estrechos, que corren la gama de opiniones de gris a gris claro -aunque por supuesto todos estos son verdaderos. También es que tanto de de lo que dicen  resulta tan presuntuoso, tan superficial, y tan aburrido.
La situación que enfrentan los principales medios de comunicación es tan simple como ineludible. Después de recibir miles de millones de dólares de sus patrocinadores, no han podido entregar la mercancía. Cada fuente de ingresos publicitarios en los Estados Unidos tiene que estar mirando el resultado de las elecciones, pensando, "las ventajas que todas esas compras de propaganda televisiva le han reportado, y luego reflexionar sobre hasta que punto sus presupuestos de publicidad han resultado adecuados.  
Es de suponer que los principales medios de comunicación pudieran volver a ganar la confianza del público al romper la cámara de eco que define la estrecha gama de opiniones aceptables sobre la gama igualmente estrecha de temas abiertos a discusión, pero esto ofendería a sus patrocinadores. Peor aún, ofendería a los estratos sociales que juegan un papel tan importante en la definición y aplicación de esa cámara de eco; La mayoría de los empleados de los medios de comunicación que tienen un papel en decidir lo que aparece y no aparece en la prensa o en el aire pertenecen a estos mismos estratos sociales y, por lo tanto, están fuertemente influenciados por la presión de sus compañeros de clase social. Hablar de supuestas tramas rusas para tratar de convencer a la gente de no dar crédito a las noticias de los blogs, aunque es poco probable que funcione, no se arriesga a problemas con cualquiera de las citadas fuentes.
¿Por qué, sin embargo, culpar a los rusos? Ahí es donde pasamos del primero al segundo de los factores que quiero discutir esta semana.

Un poco de historia puede ser útil aquí. Durante la década de 1990, la actitud de la clase política estadounidense hacia el resto del mundo raramente se apartó de las nociones expresadas por Francis Fukuyama en su famoso y fatuo ensayo proclamando el fin de la historia. La caída de la Unión Soviética, de acuerdo con esta línea de pensamiento, demostró que la democracia y el capitalismo eran los mejores sistemas políticos y económicos que la humanidad jamás alumbraría, y que el resto del mundo los abrazaría inevitablemente a su debido tiempo. Todo lo que les quedaba a los Estados Unidos y a sus aliados era hacer cumplir ciertas normas de orden mundial sobre las naciones todavía no democráticas y no capitalistas del mundo hasta que crecieron y se pusieron con el programa.
Esa misma década, sin embargo, vio el surgimiento del movimiento neoconservador. Los neoconservadores estaban tan convencidos del triunfo inminente del capitalismo y de la democracia como sus rivales, pero se opusieron a los absurdos de espíritu sosegado de la tesis de Fukuyama con un conjunto de absurdos más absurdos. Intoxicados por el colapso de la Unión Soviética y sus aliados, se convencieron de que en Irak, en Teherán, en Pekín y en el resto del mundo podrían verse escenas idénticas, con la condición de que los Estados Unidos aprovechasen el momento y explotasen su dominio mundial.

Durante la presidencia de Clinton, los neoconservadores formaron un grupo de presión en los márgenes del Washington oficial, estableciendo grupos de cabildeo como el Proyecto para un Nuevo Siglo Americano y bombardeando a los medios de comunicación con documentos en los que daban a conocer su postura con respecto a determinados  temas. La presidencia de George W. Bush les dio su oportunidad, y corrieron con ella. Cuando la primera guerra de Irak terminó con Saddam Hussein apaleado pero todavía en el poder -la respuesta apropiada de acuerdo con la ideología más antigua- el segundo terminó con la ocupación estadounidense de Irak y un régimen "democrático" fabricado, instalado bajo su égida. En el resplandor de la victoria, los neoconservadores hablaron con entusiasmo sobre la conquista de Irán y la reconstrucción de Oriente Medio en la misma línea que la Europa oriental post-soviética. Desafortunadamente para estos agradables ensueños , lo que resultó fue un vórtice de guerra sectaria y de insurgencia antiestadounidense.
Podríamos pensar, querido lector, que los fracasos en cascada de la política estadounidense en Irak podrían haber suscitado una segunda reflexión en las élites políticas y militares de Estados Unidos, cuyo abrazo acrítico de la retórica neoconservadora dejó que eso sucediera. Podría perdonarse, en este caso, el pensar que los resultados de la intervención de Estados Unidos en Afganistán, donde los mismos supuestos habían dado lugar al mismo fracaso , deberían haber dado a esos segundos pensamientos aún más urgencia. Si es así, estarías bastante equivocado. Según la sabiduría convencional en los Estados Unidos de hoy, la única respuesta concebible al fracaso es insistir en la acción que te ha llevado al fracaso .

"Si al principio no triunfa, fracasa, vuelve a fracasar", ese parece ser el lema de la clase política estadounidense en estos días, y rara vez ha sido tan evidente como en la conducción de la política exterior estadounidense. El gobierno de Obama adoptó las mismas políticas que su precario predecesor, y el Departamento de Estado, la CIA y el Pentágono siguieron su camino alegremente, derribando a gobiernos extranjeros  de derecha e izquierda y lanzando gasolina a las llamas de las luchas étnicas y sectarias en varios rincones del mundo, con la serena convicción de que las consecuencias de estas acciones nunca podría molestar a los Estados Unidos.
Eso sería bastante malo. Mucho peor fue el efecto de las políticas neoconservadoras en algunas otras naciones: Rusia, China e Irán. A raíz del colapso de la Unión Soviética, Rusia era una potencia insignificante, Irán era una nación paria aislada del resto del mundo, y China aparentemente había hecho la paz con una era de dominación global americana, y se estaba concentrando en la construcción de su economía en lugar de en la de  sus fuerzas armadas. Habría sido un juego de niños para los Estados Unidos mantener ese estado de cosas indefinidamente. Rusia podría haber sido ayudada a recuperarse para  luego integrarse económicamente en Europa; A China se le podría haber concedido el mismo tipo de primacía regional que Estados Unidos permite por supuesto a sus antiguos enemigos Alemania y Japón; y sin la intervención estadounidense en el Medio Oriente para darle una abundante cosecha de áreas de expansión, Irán podría haber sido dejado para que se cocinase  en sus propios jugos hasta su implosión.

Eso no es lo que pasó, sin embargo. En cambio, dos administraciones estadounidenses hicieron todo lo posible para convencer a Rusia y China de que no tenían nada que ganar y todo que perder al aceptar sus lugares asignados en un orden internacional centrado en Estados Unidos. Rusia y China tienen pocos intereses en común y muchas razones para el conflicto; Han pasado gran parte de su historia moderna observándose mutuamente a través de una larga y contenciosa frontera mutua; No tenían ninguna razón para aliarse entre sí, hasta que Estados Unidos les dio uno. Tampoco ninguna de las naciones tuvo ninguna razón para crear vínculos con la teocracia chiita en Irán, sino todo lo contrario, hasta que comenzaron a buscar aliados adicionales para fortalecer su mano contra Estados Unidos.
Uno de los objetivos básicos de una política exterior eficaz es dividir a los enemigos potenciales unos contra otros, de modo que estén tan ocupados preocupándose unos de otros que no tengan el tiempo o los recursos para molestar. Una cosa es, sin embargo, violar esa regla cuando los enemigos que se maneja, juntos, carecen del poder para amenazar a los intereses propios , y otra muy distinta cuando la base de recursos, la población y la capacidad industrial de las naciones que está manejando ,caso de que se unan , superan a las propias . La frustrada búsqueda de políticas neoconservadoras por parte del gobierno de Estados Unidos ha cosechado el éxito, en contra de todas las probabilidades, de la creación de una alianza extensa de Eurasia con un potencial económico y militar significativamente mayor que el de los Estados Unidos. Probablemente haya habido peores errores en la política exterior en la historia del mundo, pero no acierto recordar ningún caso semejante.

Nada de esto se menciona en los medios de comunicación convencionales en los Estados Unidos. A lo sumo, se encontrarán diatribas enlatadas sobre cómo el presidente ruso Vladimir Putin es un "tirano brutal" que está bombardeando niños en Alepo y cosas por el estilo. "Tirano brutal", por cierto, es una frase de código del tipo que se obtiene normalmente en los medios administrados. En las noticias estadounidenses, simplemente significa "un jefe de Estado que no es sumamente sumiso de los Estados Unidos". Putin ciertamente califica como este último; Primero en el Cáucaso, luego en Ucrania y ahora en Siria, desplegó una fuerza militar para defender los intereses de su país contra los de Estados Unidos y sus aliados. Yo entiendo que la clase política estadounidense no está satisfecha con esto, pero podría ser útil para ellos reflexionar sobre su propio papel en hacer que tales cosas sucedan.
Sin embargo, la iniciativa rusa no se limita a Siria. Aquellos de mis lectores que sólo prestan atención a los medios de comunicación estadounidenses probablemente aún no saben que Egipto se ha unido ahora a Rusia. Las tropas egipcias y rusas están llevando a cabo ejercicios militares conjuntos, y los informes en los medios de comunicación de Oriente Medio sostienen que las tropas egipcias pronto se unirán a la guerra en Siria de parte del gobierno sirio. Si es así, se trata de una maniobra que cambiará el juego, y probablemente significa el fianl de partida para los manejos oscuros que los Estados Unidos y sus aliados han estado realizando en ese extremo de Oriente Medio.

China y Rusia tienen estilos culturales muy diferentes cuando se trata de ejercer poder. La cultura rusa celebra el golpe atrevido; La cultura china encuentra  a la presión sutil más admirable. Así, los chinos han estado promoviendo los intereses de su país contra los de Estados Unidos y sus aliados de una manera menos espectacular pero igualmente eficaz. Mientras distraen la atención de Washington con un juego de "el gallina" precisamente medido en el Mar de China Meridional, los chinos han establecido una línea de bases navales a lo largo de las costas norteñas del Océano Índico desde Myanmar a Djibouti y concertaron alianzas en África Oriental y Asia Meridional . Los de entre mis lectores que han leído Alfred Thayer Mahan y así conocen su forma de desenvolverse en  la estrategia marítima clásica reconocerán exactamente lo que está pasando aquí.
Más recientemente, China ha anotado dos cambios espectaculares en el equilibrio de poder en el Pacífico occidental. Mis lectores americanos pueden haber oído hablar del Presidente Rodrigo Duterte de Filipinas; Él es el que consiguió hacer realidad sus sueños de fama en los medios convencionales cuando llamó a Barack Obama “hijo de ….. “ El contexto más amplio, por supuesto, quedó excluido. Duterte, al igual que los jefes de Estado de muchos aliados nominales de EE.UU., se resiente de la injerencia de EE.UU. En los asuntos de su país, y en este momento tiene otras opciones. Su estallido fue seguido en breve por un viaje a Beijing, donde Duterte y el presidente chino firmaron acuerdos multimillonarios de ayuda y hablaron abiertamente sobre el fin de un orden mundial dominado por Estados Unidos.

Muchos americanos parecen pensar en Filipinas como un pequeño país olvidado en algún lugar sin importancia en el Tercer Mundo. Ese es un error de bulto, aunque típico. Es una nación de 100 millones de personas en un extenso archipiélago de 7.000 islas, que domina todo el extremo sobre el Mar de China Meridional y una vasta franja del Pacífico occidental, entre las rutas cruciales del comercio marítimo. Como un aliado estadounidense , era un componente central del anillo de cerco que mantenía las fuerzas marítimas chinas dentro del anillo de la isla de las paredes de las aguas costeras de China del resto de la cuenca del Pacífico. Como un aliado chino, mantiene abierta esa puerta meridional a las en rápida expansión marina de guerra y  fuerza aérea chinas.
Duterte no fue el único jefe de Estado asiático que se dirigió a Beijing en los últimos meses. El primer ministro de Malasia estuvo allí unas semanas más tarde, para firmar otro paquete de ayuda de varios miles de millones de dólares, comprar barcos chinos para la marina de guerra de Malasia y hacer comentarios sobre la forma en que los antiguos poderes coloniales siguen tratando de interferir en los asuntos de Malasia . Malasia es una nación más pequeña que las Filipinas, pero aún más estratégicamente colocada. Su territorio se extiende a lo largo de la costa norte del estrecho de Malaca: el carril marítimo más importante del mundo, la puerta de enlace entre el Océano Índico y el Pacífico, a través de la cual pasa gran parte del transporte marítimo de petróleo crudo del mundo.

Todos estos son movimientos de apertura. Aquellos que están familiarizados con el ascenso y la caída de las potencias mundiales saben cuáles son los próximos movimientos; Aquellos que no quieren considerar leer mi libro Decline and Fall, o mi novela Twilight's Last Gleaming, que hace los mismos puntos en forma narrativa. Si Hillary Clinton hubiera ganado las elecciones de este mes, podríamos haber entrado en el juego final mucho antes. Su entusiasmo por derrocar a los gobiernos durante su paso como secretaria de Estado y su insistencia en que Estados Unidos imponga una zona de exclusión aérea sobre Siria ante los combatientes rusos y las defensas antiaéreas de vanguardia, sugiere que podría haber desempeñado el papel de mi presidente ficticio Jameson Weed y enviar a las fuerzas militares estadounidenses a una guerra declarada que no estaban preparadas para ganar.
Parece que hemos esquivado esa bala. Aun así, los Estados Unidos siguen estando demasiado  extendidos, con bases militares en más de un centenar de países alrededor del mundo y un presupuesto militar casi igual al de todos los restantes países del mundo  reunidos. Mientras tanto, aquí en casa, nuestro país se está desmoronando. Saliendo  la burbuja bicostera donde la clase política y los grupos que dependen de la misma pasan su tiempo, se comprueba  los Estados Unidos no se asemejan más que a la Unión Soviética en sus últimos días: un paisaje sombrío y atestado de disfunciones económicas y sociales, donde la alegría forzada de la corriente principal de los medios de comunicación contrasta de manera intolerable con la desintegración acelerada visibles en todo.

Eso podría haberse evitado. Si los Estados Unidos hubieran respondido al final de la Guerra Fría redirigiendo el llamado "dividendo de la paz" hacia la reconstrucción de nuestra infraestructura nacional y nuestra economía doméstica, no estaríamos ante las difíciles decisiones que tenemos ante nosotros ahora , por cierto, Donald Trump no tendría porqué haber sido elegido presidente. En su lugar, la clase política de Estados Unidos se dejó atrapar por las fantasías neoconservadoras de dominio global y desperdició esa oportunidad. El punto positivo de este triste panorama es que  aún tenemos otra oportunidad.
La historia demuestra que hay dos maneras en que los imperios terminan. Su destino más común consiste en aferrarse en un abrazo necrofílico  a su estado imperial hasta ser arrastrados hacia abajo. La gran era del imperio ultramarinos español terminó así, con España sumida en una larga era de desorden económico y guerras civiles. Por lo menos mantuvo su unidad nacional; Los imperios otomano y austro-húngaro ambos terminaron sus trayectorias imperiales siendo divididos , como por supuesto hizo la Unión Soviética. Hay ejemplos peores; Pienso aquí en el Imperio Asirio del antiguo Oriente Medio, que dejó de existir completamente -su nacionalidad, etnicidad y lengua se disolvieron en las de sus vecinos- una vez que cayó.

Luego está la otra opción, la elegida por los chinos en el siglo XV y Gran Bretaña en el siglo XX. Ambas naciones tenían imperios de ultramar extensos, y ambos continuaron su camino sin  ellos, realizando una reducción gradual de la extensión imperial. Ambas naciones no sólo sobrevivieron al proceso, sino que mantuvieron sus instituciones políticas y culturales notablemente intactas. Esta última opción, con todos sus beneficios, sigue estando a disposición de los Estados Unidos.

Un repliegue escalonado del tipo que acabamos de describir sería, por supuesto, hecho paso a paso, dando a nuestros aliados tiempo suficiente para subir al escenario y asumir los costos de su propia defensa. Las regiones que tienen poca relevancia para los intereses nacionales de Estados Unidos, como la cuenca del Océano Índico, verían la primera ronda de retiros, mientras que regiones más importantes como Europa y el noroeste del Pacífico estarían más al final de la lista. La retirada no debería llegar hasta  nuestras fronteras bajo ningún concepto; Se necesitaría una fuerte presencia en las cuencas del Atlántico y del Pacífico oriental y un pivote para nuestro propio "cercano al exterior", pero eso también sería más que suficiente para mantener nuestra seguridad nacional.
Mientras tanto, los billones y miles de millones de dólares al año que se ahorrarían podrían ser puestos a trabajar para reconstruir nuestra infraestructura y economía nacional, sobrando lo suficiente para un Plan Marshall para México -la manera más efectiva de reducir la inmigración ilegal a los Estados Unidos, Después de todo, es ayudar a asegurar que los ciudadanos de los países cercanos tengan abundancia de  trabajos a buen salario donde ya viven. Finalmente, puesto que el único pegamento que sostiene la alianza ruso-china es su oposición mutua a la hegemonía de los EEUU, el abandono de nuestro papel de  policía global dejaría a  Rusia, China e Irán volver a luchar el uno contra el otro en lugar de contra nosotros.

Tales proyectos, en las raras ocasiones en que son propuestod, son criticados por la clase política estadounidense como "aislacionistas". Sin embargo, hay un enorme terreno intermedio entre el aislamiento y el imperio, y ese punto medio es donde la mayoría de las naciones del mundo están cuando tratan con sus vecinos. De una manera u otra, el llamado "siglo americano" está terminando; Puede terminar de la manera más difícil, como han terminado otras épocas de hegemonía global, o puede terminar con que los Estados Unidos reconozcan que es una nación entre las naciones, no un soberano entre los vasallos y que actúan en consecuencia.
Los principales medios de comunicación aquí en los Estados Unidos, si realmente proporcionan el servicio público que ellos reclaman, razonablemente se podría esperar el que discutiesen los pros y los contras de tal propuesta, y de las muchas otras opciones a que se enfrenta esta nación al final de su era de hegemonía global. No puedo decir que espero que eso suceda, sin embargo. Tiene que ser mucho más cómodo para ellos culpar a las consecuencias de su propio fracaso a los supuestos agitadores prorrusos de la blogosfera, y aferrarse a los harapos de su desfalleciente papel  como proveedores de una sabiduría convencional fracasada, hasta que el último individuo de su público se aleje de ellos definitivamente.


Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: POST: John M. Greer –“El Fin del Siglo Americano”

Abadín
Bravo, Anselmo.
¡Que rapidez y qué lujo de traducción!
Salud.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: POST: John M. Greer –“El Fin del Siglo Americano”

Dario Ruarte
Que gran pensador es Greer !.

El problema es que los políticos carecen de esta visión "de largo plazo" o, si se prefiere, del llamado "big picture".

Además, las decisiones que debe tomar un Imperio en retroceso son duras porque a nadie le cae bien perder las viejas glorias.

Sorprende la flema británica para desprenderse de su Imperio en menos de 20 años sin caer en la depresión (anímica) profunda. Es difícil que EE.UU. pueda seguir ese camino y, menos aún con un Presidente discutido como Trump.

Cualquier decisión "histórica" que éste tomase serviría de carne de cañón para los opositores que no han podido deglutir su derrota.

Quizás Obama llegó a la Presidencia con un prestigio, aval y esperanza que le hubieren habilitado para tomar ese tipo de decisiones. No lo hizo.
Cargando...