Quantcast

POST: John M. Greer –“La Falacia del Libre Comercio”

Previous Topic Next Topic
 
classic Clásica list Lista threaded En Árbol
6 mensajes Opciones
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

POST: John M. Greer –“La Falacia del Libre Comercio”

Anselmo
MIÉRCOLES 23 DE NOVIEMBRE DE 2016


http://thearchdruidreport.blogspot.com.es/2016/11/the-free-trade-fallacy.html

Como saben los lectores veteranos de este blog, no es raro que los ensayos que publico aquí versen sobre implicaciones variadas de asuntos de actualidad, y el post de esta semana va a añadirse  a esa lista ya bien surtida. A finales de la semana pasada, cuando las consecuencias de las recientes elecciones seguían ocupando a todos los medios de comunicación, estaba reflexionando sobre una posible consecuencia de la presidencia de Trump : el final de al menos algunos de los acuerdos de libre comercio que han jugado tan importante y dudoso papel en la historia económica reciente.
De hecho, una de las principales corrientes que subyacen a la agitación política de 2016 en Europa y los Estados Unidos ha sido un fuerte desacuerdo sobre el valor del libre comercio. El establecimiento político de todo el mundo industrial moderno insiste en que las políticas de libre comercio, respaldadas por una creciente red de acuerdos comerciales, son inevitables e inevitables. Los movimientos que se han levantado contra el status quo -la campaña de Brexit en Gran Bretaña, la oleada populista que acaba de hacer de Donald Trump el próximo presidente de Estados Unidos y una variedad de movimientos similares en otros lugares- rechazan ambas afirmaciones y argumentan que el libre comercio es una desatinada política  que tiene una cascada de consecuencias negativas.

Es importante tener claro lo que se está discutiendo aquí, ya que las conversaciones sobre el libre comercio muy a menudo se envuelven en cálidas pero vagas generalizaciones sobre las fronteras abiertas y similares. Bajo un sistema de libre comercio, los bienes y el capital pueden pasar libremente a través de las fronteras nacionales; No hay aranceles a pagar, ni cuotas para satisfacer, ni restricciones de capital para mantener el dinero en un país o fuera de otro. La llamada economía global, en la que los bienes de consumo vendidos en una nación podrían ser fabricados en cualquier parte del planeta, con fondos que fluyen libremente para construir una fábrica aquí y canalizar los beneficios hacia atrás, depende del libre comercio y los promotores del libre comercio. La teoría quiere insistir en que esto siempre es una buena cosa: abolir las barreras comerciales de todo tipo y permitir la libre circulación de bienes y capitales a través de las fronteras nacionales se supone que crea prosperidad para todos.
Esa es la teoría, al menos. ¿En la práctica? Bueno, no tanto. No siempre se recuerda que ha habido dos grandes épocas de libre comercio en la historia moderna: la primera desde la década de 1860 hasta el comienzo de la Gran Depresión, en la que Estados Unidos nunca participó plenamente; La segunda , durante el periodo de los años ochenta hasta el presente, con los Estados Unidos en el punto muerto -y ninguno de ellos ha dado paso a un mundo de prosperidad universal. Todo lo contrario, ambos han dado resultados idénticos: ganancias asombrosas para los ricos, empobrecimiento y hundimiento en la miseria para las clases trabajadoras y crisis económicas en cascada. La primera de esas épocas terminó en la Gran Depresión; El segundo, justo en este momento, parece que podría terminar de la misma manera.
Los economistas -más precisamente, la minoría de economistas que comparan sus teorías con la evidencia proporcionada por el mundo real- quieren insistir en que estos resultados no deseados no son culpa del libre comercio. Como espero demostrar, están muy equivocados. Un factor importante se ha dejado fuera de su análisis, y una vez que se ha incluido ese factor, queda claro que el libre comercio es una mala política que inevitablemente produce pobreza e inestabilidad económica, no prosperidad.

Para ver cómo funciona esto, imaginemos un continente con muchas naciones independientes, todas las cuales intercambian entre sí. Algunas de las naciones son más ricas que otras; Algunos tienen recursos naturales valiosos, mientras que otros no; Los niveles de vida y los salarios vigentes difieren de un país a otro. Bajo condiciones normales, las barreras comerciales de diversos tipos limitan el flujo de bienes y capital de una nación a otra. Cada nación ajusta su política comercial para promover sus propios intereses económicos. Una nación que está tratando de construir una industria siderúrgica nacional, por ejemplo, puede usar aranceles, cuotas y similares para proteger a esa industria de la competencia extranjera. Otra nación con un excedente agrícola puede encontrar la necesidad de bajar aranceles en otros productos para conseguir a países vecinos comprar su grano.
Fuera de las dos épocas de libre comercio antes mencionadas, este ha sido el estado normal de las cosas, y ha tenido dos resultados confiables. La primera es que el movimiento de bienes y capitales entre las naciones tiende hacia un equilibrio aproximado, porque cada nación utiliza sus barreras comerciales para contrarrestar la política comercial hostil por parte de sus vecinos. Imaginemos, por ejemplo, una nación que trata de monopolizar la producción de acero por "dumping", es decir, la venta de acero en el mercado internacional a precios bajísimos para intentar forzar todas las fábricas de acero de otros países a la quiebra. Las otras naciones responden imponiendo aranceles, cuotas, o prohibiciones absolutas sobre el acero importado del país que recurre al  dumping, haciendo que tal proyecto se detenga bruscamente. Por lo tanto, las barreras comerciales tienden a producir un equilibrio relativo entre las economías nacionales.

Note que esto es un equilibrio, no una igualdad. Cuando existen barreras comerciales, es usual que algunas naciones sean ricas y otras sean pobres, por una serie de razones que no tienen nada que ver con el comercio internacional. Al mismo tiempo, las dificultades que esto impone a las naciones pobres se equilibran con un equilibrio relativo, dentro de las naciones, entre los salarios y los precios.
Cuando se restrinja el movimiento de bienes y capitales a través de las fronteras nacionales, los precios de los productos de consumo en cada nación estarán vinculados por la ley de la oferta y la demanda al poder adquisitivo de los consumidores de esa nación y, lo mismo ocurrirá con los salarios pagados por los empleadores de la nación .Por supuesto, las precauciones habituales se aplican; Los salarios y los precios fluctúan por una serie de razones, muchas de las cuales no tienen nada que ver con el comercio internacional. Aun así, dado que los salarios pagados por los empleadores constituyen la corriente principal de ingresos que permite a los consumidores comprar los productos de los empleadores y los consumidores pueden recurrir a la esfera política si los intentos de los empleadores de bajar los salarios se pasan de la raya,  hay una presión significativa  hacia el equilibrio.

Dadas las barreras comerciales, como resultado, las personas que viven en países que pagan salarios bajos suelen pagar precios bajos por bienes y servicios, mientras que las personas que viven en países con altos salarios se enfrentan a precios altos cuando van de compras. Los precios bajos hacen la vida considerablemente más fácil para los trabajadores de los países pobres, así como la tendencia de los salarios a igualar los precios facilita la vida de los trabajadores de los países ricos. ¿Esto siempre funciona? Por supuesto que no, de nuevo, los salarios y los precios fluctúan por innumerables razones y las economías nacionales son cosas inherentemente inestables, pero los factores que acabamos de enumerar empujan a la economía hacia un equilibrio entre las necesidades y deseos de los consumidores, Y su capacidad de pago, por el otro.

Imaginemos ahora que todas las naciones que hemos imaginado han sido convencidas por un puñado de economistas neoliberales de la conveniencia de promulgar una zona de libre comercio en la que no hay barreras a la libre circulación de bienes y capital. ¿Qué sucede?

Cuando no hay barreras comerciales, la nación que puede producir un bien o servicio dado al precio más bajo terminará con la parte del león del mercado para ese bien o servicio. Dado que los costos de mano de obra representan una parte tan grande del costo de producción de bienes, las naciones con salarios bajos superarán a las que tienen altos salarios, lo que da lugar a un alto desempleo y salarios decrecientes en los países que inicialmente tenían salarios altos. El resultado es una carrera descendente hacia el fondo, en la cual los salarios en todas partes disminuyen para intentar converger con los de la mano de obra peor pagada en la zona de libre comercio.

Cuando esto ocurre en un solo país, como ya se ha señalado, la mano de obra puede responder a la corriente descendente económica recurriendo a la esfera política. En una zona de libre comercio, sin embargo, los empleadores que enfrentan un desafío político desencadenado por  la caída de los salarios en un país pueden simplemente trasladarse a otro lugar. Es el desajuste entre la unión económica y la división política lo que hace que el libre comercio sea desequilibrado, y conduce a problemas que discutiremos en breve.

Ahora, por supuesto, los defensores del libre comercio tienen el gusto de insistir que los trabajos perdidos por naciones más ricas a los más pobres serán substituidos inevitablemente  por nuevos trabajos. La historia no apoya esa afirmación, sino todo lo contrario, y hay buenas razones por las que los empleos que desaparecen nunca serán reemplazados. En un sistema de libre comercio, es más económico para las startup en cualquier industria de mano de obra intensiva ir directamente a uno de los países con salarios bajos; Sólo aquellas industrias que requieren capital intensivo y por lo tanto emplean relativamente pocas personas tienen alguna razón para emprender en los países de altos salarios. La industria de la computación es un ejemplo clásico -y te darás cuenta, confío, que tan pronto como esa industria empezó a ser intensiva en mano de obra, se trasladó al extranjero. Sin embargo, hay otro factor en el trabajo.

Dado que los salarios representan una fracción muy grande del costo de la producción de bienes, la disminución general de los salarios provoca un aumento de los beneficios. Así, un resultado del libre comercio es una transferencia de riqueza de la mayoría trabajadora, cuyos ingresos provienen de los salarios, a la minoría opulenta, cuyos ingresos provienen directa o indirectamente de los beneficios. Ese es el factor que los defensores del libre comercio han dejado fuera de la imagen: su efecto en la distribución del ingreso. El libre comercio hace que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres, al aumentar las ganancias mientras reducen los salarios. Esto, sin duda, explica por qué el libre comercio es tan popular entre los ricos en estos días, al igual lo fue en la era victoriana.

Hay un problema , sin embargo, porque una distribución sesgada del ingreso impone costes propios, y esos costes suben con el tiempo de maneras dolorosamente familiares. La dificultad para hacer que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres, como Henry Ford señaló hace mucho tiempo, es que los salarios que pagan a sus empleados también son la corriente de ingresos que utilizan para comprar sus productos. A medida que los salarios disminuyen, el poder adquisitivo declina y comienza a ejercer presión a la baja sobre los rendimientos de la inversión en todas las industrias que dependen de las compras de los consumidores para sus ingresos.

¿La creciente riqueza de los inversores no contrarresta la disminución de la riqueza de las masas asalariadas? No, porque los ricos gastan una proporción menor de sus ingresos en bienes de consumo que los pobres, y desvían el resto a inversiones. Divide un millón de dólares entre mil familias de clase obrera, y el dinero se gastará para mejorar el nivel de vida de las familias: mejor comida, un apartamento más grande, un juguete adicional o dos alrededor del árbol de Navidad, etc. Dar el mismo millón a una familia rica y es una apuesta segura que gran parte del mismo  va a ser invertido.

Esto, por cierto, es la razón por la que el derrame de riqueza tan amad por  los políticos republicanos de una era anterior simplemente no funciona, y por qué los masivos ayudas de la administración Obama a los bancos a raíz del pánico financiero de 2008-2009 hicieron tan poco para mejorar la situación financiera de la mayor parte del país. Cuando se trata de consumo, los ricos simplemente no son tan eficientes como los pobres. Si se desea iniciar una economía con gastos de consumo, por tanto, hay que asegurarse de que los pobres y la clase trabajadora tienen mucho dinero para gastar.

Hay un principio más amplio aquí también. Los gastos de los consumidores  y la inversión en capital   son para una economía lo que la luz del sol y el agua son para una planta: no se puede sustituir una por la otra. Se precisan ambos. Dado que las políticas de libre comercio absorben el dinero del gasto hacia la inversión distorsionando la distribución del ingreso, causan una escasez del uno y un excedente del otro. A medida que aumenta el desequilibrio, se vuelve más difícil para las empresas obtener beneficios porque los consumidores no tienen dinero para comprar sus productos; Mientras tanto la cantidad de dinero disponible para la inversión aumenta constantemente. El resultado es una erosión constante de la tasa de retornó de la inversión,  a medida que cada vez más dinero persigue un numero menguante vehículos de inversión que valgan la pena.

La historia de las épocas de libre comercio está así marcada por frenéticos intentos de propulsar los retornos de la inversión por cualquier medio necesario. El ímpetu pro la deslocalización  que despojó a los Estados Unidos de su economía industrial en la década de 1970, tuvo su equivalente exacto en la deslocalización de fábricas de telas de Gran Bretaña a la India a finales de la era victoriana; En ambos casos, la medida capitalizó las disparidades restantes en salarios y precios entre áreas ricas y pobres en una zona de libre comercio. En ambos casos, la deslocalización empeoró el problema que se pretendía corregir, aumentando la presión a la baja sobre los salarios en los países más ricos y disminuyendo aún más los retornos de la inversión en todo el espectro de las industrias de consumo que constituían   -al igual que ahora- la mayor parte de la economía .

Una jugada que por lo que sé no fue probado en la primera era del libre comercio, fue el intento de convertir el capital en un sucedáneo de ingresos mediante el procedimiento de  convencer a los consumidores a hacer compras con dinero prestado. Ésa ha sido la piedra angular de la política económica en los Estados Unidos durante casi dos décadas. La burbuja de la vivienda fue sólo la manifestación más exorbitante de un intento frenético de conseguir que la gente gastara el dinero que no tienen, y de que luego encontrasen alguna manera de pagar todo de vuelta con interés. No ha funcionado bien, sobre todo porque todos esos pagos de intereses suponen una presión adicional a la baja sobre los gastos de consumo.

Una variedad de otros trucos, en su mayoría autodestructivos, se han puesto en juego en ambas épocas de libre comercio moderno para intentar mantener altos los gastos de consumo mientras los salarios disminuyen. Ninguno de ellos funciona, porque no aborda el problema real -el hecho de que, bajo el libre comercio, la presión a la baja sobre los salarios significa que los consumidores no pueden permitirse el gasto suficiente para mantener la economía funcionando a un nivel que absorba el capital de inversión disponible-y así la solución final al problema de la caída de los retornos de la inversión es adoptada a su debido tiempo: la desviación de capital de la inversión productiva a la especulación.

Cualquiera de mis lectores que no sepa cómo termina esta historia debería levantarse ahora mismo y buscar una copia del clásico de John Kenneth Galbraith, The Great Crash 1929. Las burbujas especulativas, mientras duran, producen retornos abundantes; Cuando el libre comercio ha reducido los salarios, ha obligado a la economía del consumidor a estancarse o contraerse y ha disminuido los retornos de la inversión en las industrias productivas hasta el punto de "para qué molestarse", una burbuja especulativa es muy a menudo el único juego rentable en la ciudad. Es más, dado que hay tan pocas inversiones con retornos decentes en las últimas etapas de un esquema de libre comercio, hay una gran cantidad de dinero listo para fluir en cualquier vehículo de inversión que puede mostrar un retorno decente, y es exactamente el entorno en el que las burbujas especulativas se reproducen con mayor facilidad.

Así que la gran era del libre comercio que comenzó tentativamente con la derogación de las Leyes del Maíz en 1846, y entró en plena floración con la abolición de Gladstone de los aranceles en 1869, terminó en la debacle bursátil de 1929 y la Gran Depresión. El camino estaba lleno de muchas otras crisis. La historia económica de finales del siglo XIX y principios del XX es un paisaje lunar lleno de cráteres de hundimientos especulativos y sacudidas del mercado de valores, culminando en el Big One en 1929. Se parece, de hecho, sobre todo a la historia económica de finales del siglo XX y comienzo del siglo XXI, que ha tenido su propia secuencia de hundimientos y accidentes: la caída del mercado bursátil de 1987, la caída de los mercados emergentes de 1994, la debacle de las acciones tecnológicas de 2000, el estancamiento de la vivienda de 2008 y la cosa sigue.
Así, el libre comercio provoca el empobrecimiento y la miserización de la fuerza de trabajo, y una serie en cascada de hundimientos económicos impulsados por el desajuste entre el consumo insuficiente y el exceso de inversión. Esos problemas no son accidentales: están conectados al sistema de libre comercio y la única manera de detenerlos es abandonar el libre comercio como la mala política que es  y sustituirlo por barreras comerciales sensatas que garanticen que la mayoría de los productos consumidos en cada nación se hacen allí.

Probablemente sea necesario detenerse aquí y señalar un par de cosas. En primer lugar, el hecho de que el libre comercio sea una mala política no significa que todo tipo de barreras comerciales sea una buena política. El hábito de insistir en que los únicos puntos posibles a lo largo de un espectro son sus dos extremos , tan comunes como son, es una manera eficaz de tomar decisiones realmente malas; Como en la mayoría de las cosas, hay un terreno intermedio que produce mejores resultados que cualquiera de los dos extremos. Encontrar el terreno intermedio no es necesariamente fácil, pero lo mismo es cierto para la mayoría de las cuestiones económicas y políticas.

En segundo lugar, el libre comercio no es la única causa de la disfunción económica, ni es lo único que puede causar distorsión de la distribución del ingreso y los problemas que esto conlleva. Muchos factores pueden hacer que una economía nacional o global se escape de los rieles. Lo que la historia muestra con dolorosa claridad es que el libre comercio inevitablemente hace que esto suceda. Deshacerse del libre comercio y regresar a un estado normal de cosas, en el que las naciones proporcionan la mayor parte de sus propias necesidades desde sus propias fronteras y comercien con otras naciones para intercambiar excedentes u obtener productos que no están disponibles en casa fácilmente, o que no se producen de ningún modo en nuestro país , se deshace de una causa casi segura de grave disfunción económica. Eso es todo, pero sin duda es suficiente para hacer un movimiento lejos del libre comercio una buena idea.

Por último, las afirmaciones que acabo de hacer sugieren que puede haber beneficios inesperados, incluso hoy en día, para una nación que se extrae de los acuerdos de libre comercio y pone en práctica un conjunto bien planificado de restricciones comerciales. Hay muchos factores que ponen presión a la baja sobre la prosperidad en este momento, pero el razonamiento que acabo de esbozar sugiere que la desposesión y la depauperación tan comunes en el mundo en este momento pueden haberse hecho considerablemente peor de lo que serían por la manía de Libre comercio que ha sido tan penetrante en las últimas décadas. Un país que se retire de los acuerdos de libre comercio y reoriente su economía para la producción de bienes para el consumo interno podría esperar así alguna mejora, no sólo en la prosperidad de sus trabajadores, sino en las tasas de retorno de la inversión.

Esa es la teoría que propongo. Dadas las políticas establecidas por la nueva administración estadounidense, está a punto de ser puesta a prueba, y los resultados deberían ser evidentes en los próximos años
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: POST: John M. Greer –“La Falacia del Libre Comercio”

Parroquiano
Excelente articulo. Felicitaciones
Y Jesús les dijo: y el que no tenga espada, venda su manto y compre una. ( Lucas 22.36)
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: POST: John M. Greer –“La Falacia del Libre Comercio”

Fleischman
En respuesta a este mensaje publicado por Anselmo
Pero si el libre comercio es malo entre los países, ¿también es malo entre los estados de Estados Unidos, o entre las comunidades autónomas en España? Porque también hay diferencias salariales entre las regiones dentro de un mismo país. ¿Y entre las provincias de cada comunidad? ¿Dónde está el límite?
"Anyone who believes exponential growth can go on forever in a finite world is either a madman or an economist." Kenneth Boulding
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: POST: John M. Greer –“La Falacia del Libre Comercio”

Beamspot
Je. Fácil. En la puerta de la república monárquica de mi casa...

Gran traducción!!
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: POST: John M. Greer –“La Falacia del Libre Comercio”

Dario Ruarte
En respuesta a este mensaje publicado por Anselmo
Este debate nos acompaña desde el S XVII y no terminamos de resolverlo.

En parte el impacto del libre comercio "interno" se ve compensado por tres vías que no están presentes a nivel internacional:

1) La libre circulación de personas. Si hay trabajo en Barcelona y no en Andalucía, la gente se irá de uno a otro lado.
Esto no es igual cuando hay trabajo en EE.UU. y no en México. Menos que menos si construimos un muro.

2) La libre circulación de capitales. Esto es sencillo dentro de un país pero, no siempre tan sencillo a nivel internacional.
Es claro que el capital resulta "más sencillo" de mover que las personas pero, así y todo las políticas nacionales alteran por completo este circuito.

3) Las compensaciones "políticas". Dentro de un mismo país suele ocurrir que el excedente de impuestos que produce una zona rica, se destine al desarrollo o subsidio de una zona pobre.
A nivel internacional esto directamente NO existe. Lo que gana Suecia no se lo manda a Nigeria (salvo como ayudas humanitarias o cosas similares).

===

Todos estos puntos fueron tenidos en cuenta -por ejemplo- en el proyecto de la Unión Europea. Se buscó que la fronteras de Europa fueran equivalentes a las "nacionales" permitiendo que personas y capital pudieran circular libremente mientras Bruselas trataba de "redistribuir políticamente" el dinero entre ricos y pobres.

Sabrán que ha funcionado bien en cierto modo y mal en otro.

===

El problema es EXTREMADAMENTE complejo.

Además, es casi imposible encontrar un punto de equilibrio correcto en esta ecuación y, por si fuera poco, durante las épocas de proteccionismo y aranceles es donde más fácilmente hemos ido a la guerra -y viceversa-.

Durante las épocas "proteccionistas" durante algún tiempo (y bajo ciertas circunstancias) los salarios son mayores a cambio de que los productos son una mierda -en general- y la corrupción campea a sus anchas. Los fenómenos de alta inflación -e hiperinflaciones- son más frecuentes.

Durante las épocas "librecambistas", los productos tienden a ser mejores (o más baratos) pero los salarios tienden a bajar y se produce el fenómeno de excesos de capital disponible que da lugar a las burbujas que describe Greer en su artículo.

Y, encontrar un "fine tuning" que balancee adecuadamente este sistema es casi imposible. La producción, el comercio y el consumo son tan fluidos y dinámicos que están permanentemente desestabilizando casi cualquier solución que le demos. No hay "puntos de equilibrio" duraderos, eficientes y justos en este juego.

===

Paradójicamente una fórmula bastante beneficiosa -y relativamente estable- tuvo lugar durante la época colonial.

Muchas colonias si bien jugaban con la "mesa inclinada" en su relación económica con la metrópoli, por otro lado recibían inversiones directas vinculadas su desarrollo que, de otro modo, jamás hubieran podido encarar.

Piensen por ejemplo si el sistema ferroviario de la India, pagado íntegramente por los británicos y casi sin cambios desde entonces, lo hubieran podido hacer de otro modo.

El problema del modelo "colonial" es que, llegado a cierto punto TAMBIEN sufre desbalances y, para peor, estos desbalances son "políticamente incorrectos" y por lo tanto, suelen conducir a duros enfrentamientos.

===

Pensando en voz alta diría que el modelo de integración de la Unión Europea ha sido el más cuidadoso en diseñar un esquema lo más justo posible y, así y todo, sabrán que no es perfecto y se presta a miles de críticas.

Aunque, ahora que lo pienso, creo que si hubieran respetado más el diseño original, les hubiera ido mejor PERO, no hubiera "crecido" tan rápido en ocupación territorial y, para los políticos europeos "rellenar" el espacio de Europa, los hizo dar pasos que luego le costaron muchas ineficiencias.

El caso de Grecia puede ser paradigmático. Con tal de incluir a Grecia hicieron la vista gorda respecto al cumplimiento de las condiciones que se consideraban óptimas y ahora TODOS -Europa y griegos- pagan las consecuencias de ese apuro inicial.

Me suena que todas las incorporaciones posteriores al "acuerdo de los 7 originales" se hicieron con "apuros políticos" y echaron por la borda los resguardos de tipo económico que hacían viable el modelo de un modo óptimo.

Quizás Europa tendría que haberse planteado de entrada un modelo de dos o tres niveles y ello hubiera facilitado ir incorporando países al núcleo de modo más pausado y, una vez ajustado con más detalle las cuestiones económicas de cada uno de ellos (conste que ASI ES EL MODELO ORIGINAL pero, lo "apuraron" demasiado que es a lo que hago referencia).
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|  
Denunciar Contenido inapropiado

Re: POST: John M. Greer –“La Falacia del Libre Comercio”

--------------------
Dario Ruarte escribió
Quizás Europa tendría que haberse planteado de entrada un modelo de dos o tres niveles y ello hubiera facilitado ir incorporando países al núcleo de modo más pausado y, una vez ajustado con más detalle las cuestiones económicas de cada uno de ellos (conste que ASI ES EL MODELO ORIGINAL pero, lo "apuraron" demasiado que es a lo que hago referencia).
Se planteó. El término que se usó originalmente fue la "Europa de dos velocidades", con un significado distinto del que se le da ahora. Fue cuando se planteó la necesidad de la integración monetaria (alrededor de la creación del entonces ECU vs. el futuro Euro), y se echaron al cuello de la comisión presidida por Jacques Delors -si no recuerdo mal, hablo de memoria- hasta que la posibilidad fue retirada de la mesa, y en su lugar se flexibilizó la pertenencia al Euro, razón por la cual sólo 19 países están hoy en día en el Euro (originalmente 11 de los 12 fundadores). Yo entonces era todavía un adolescente y no entendía el enardecimiento de mis mayores al hablar de la ofensa que suponía ser considerados europeos de segunda, cuando cada verano veía llegar a los alemanes a España y era evidente que no teníamos el mismo nivel económico. Al final el tiempo da y quita razones...
Cargando...