Siria y la nueva guerra energética global

Previous Topic Next Topic
 
classic Clásica list Lista threaded En Árbol
4 mensajes Opciones
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Siria y la nueva guerra energética global

Juan Carlos
Este mensaje fue actualizado el .

Siria y la nueva guerra energética global




A nadie se le escapa que detrás de la guerra en Siria, teoricamente un guerra contra el terrorismo islámico, se esconde un nuevo conflicto por la apropiación y por la distribución de recursos energéticos de origen fósil. La contienda de Siria no surgió por casualidad. Los terroristas no decidieron de forma caprichosa destruir  este país árabe sin más razón que la destrucción y el saqueo.

Es necesario que los foreros y todos los lectores sepan el origen del conflicto sirio. Esta guerra se viene cocinando desde el año 2011 precisamente por unas decisiones políticas del presidente sirio relacionadas con la industria energética y con el cambio geoestratégico económico y político a nivel global.

En esta situación de ofensivas por el control de mercados energéticos, especialmente el apetitoso mercado energético europeo, Rusia como EE.UU. movieron ficha rapidamente en el tablero de ajedrez mundial para defenderse de su contrincante o atacar a su oponente.

Si bien ahora no somos testigos de guerras por la escasez de recursos energéticos de origen fósil, como las que los peakoilers esperamos con el Peak Oil y el Crash Oil, si somos testigos de guerras por el control de los yacimientos, la logística y la comercialización de los hidrocarburos. Posiblemente esta lucha por el control de rutas de suministros como la ruta siria sean el preludio dentro de unas décadas de conflictos de mayor envergadura con el fin de apropiarse y expoliar los últimos yacimientos energéticos rentables del planeta.

Quien crea que el petróleo, el gas o el carbón todavía sobran en la litosfera creo que esta muy equivocado, quien crea que el petróleo sigue siendo barato y abundante creo que esta muy equivocado. Quien crea que podremos prescindir de los hidrocarburos sin ninguna consecuencia negativa para nuestra civilización en las dos siguientes décadas creo que esta muy equivocado.

Ahora foreros les dejo fragmentos de artículos que espero les abran los ojos sobre el transfondo del sangriento y dramático conflicto sirio que se ha llevado por delante casi medio millón de almas. Nada es casual.

---------------------------------------------------------------------------------

El imperialismo energético y la guerra de Siria


Nos levantamos por la mañana y abrimos el grifo para darnos una ducha, en ese momento el gas empieza a fluir hasta nuestra caldera. Tratando de realizar un ejercicio de imaginación pensamos que la red de tuberías capilares han de provenir de algún lado… la indagación resulta inabarcable. De fondo suenan las noticias en la radio, nos hablan de la guerra de Siria, la crisis de los refugiados, los cortes de suministro de gas a Ucrania, las consecuencias del golpe de estado en Turquía o las nuevas relaciones entre Erdogan y Putin… Nuevamente, todos estos hechos aparecen como sucesos difíciles de interpretar y, mucho más de interrelacionar.

Precisamente, una de las cualidades del capitalismo consiste en que las relaciones sociales que hacen posible el intercambio de productos o servicios (entre las que se encuentran la explotación o la guerra) se nos presente objetivada, como una maraña compleja e informe, inasible. Ahora bien, ¿Y si todos estos conflictos pudieran ser interpretados siguiendo las rutas de los gasoductos que alimentan el insaciable y colonial mercado europeo?.

La guerra de Siria: el gasoducto Persa vs el gasoducto Catarí

La distribución de petróleo y gas en forma de recursos está asimétricamente distribuido en el mundo. Cuando las reservas internacionales se agoten, Oriente Medio será la región que podrá seguir bombeando ambas materias primas a los mercados de Europa Occidental, que cada año aumentan su consumo y su dependencia de recursos externos a su territorio. De esta dependencia deriva la necesidad de construir toda una serie de gasoductos y oleoductos que conectan los principales países productores con Europa. Los países exportadores de petróleo y gas pueden llegar a acuerdos para imponer un precio de mercado, sin embargo cuando las potencias compiten por situarse como proveedor de un gigante como la UE los acuerdos puede saltar por los aires y comenzar una guerra de precios, antesala de los conflictos armados.

El precio del gas ha presentado una importante volatilidad a lo largo de este siglo. Al igual que el precio del petróleo, cayó en 2008 y sin haber recuperado los umbrales previos volvió a caer durante el año 2015. Por otro lado, el mercado del gas cuenta con un número bajo de países exportadores. La producción mundial la lidera EEUU con un 21%, aunque su alto consumo le hace dependiente del exterior. Por otro lado, Rusia produce el 18% y tiene uno de sus principales mercados en Europa, al igual que le sucede a Irán (4,7%) y a Qatar (4,6%). Como veremos, la rivalidad entre estas potencias se expresa en la actualidad como un conflicto armado: la guerra de Siria.

Mientras el precio del gas caía aceleradamente en el año 2009 la Unión Europea pactó el gasoducto Catar-Turquía con el presidente sirio Bashar al Assad. Esta canalización uniría el Emirato de Qatar con la UE pasando por Arabia Saudí, Jordania, Siria y Turquía. Este proyecto era una apuesta geoestratégica de EEUU, quien quería priorizar la entrada de gas a Europa vía Catar y Arabia Saudí, para bloquear la entrada desde Irán y reducir el negocio de Rusia.

Sin embargo, Bashar al Assad se negó debido a que este proyecto representaba una amenaza a los intereses de uno de sus principales aliados, Irán así como a los intereses geopolíticos de su socio ruso. Al Assaad junto con esta última potencia diseñó una canalización alternativa, el gasoducto Persa, que tomaría como punto de origen los yacimientos de Irán hasta Turquía, pasando por Siria, para finalmente bifurcarse en dos ramales hacia Europa. Tanto el gasoducto Catar-Turquía como el Persa debían pasar necesariamente por Siria. Hasta el 2011 todo parecía jugar en favor del gasoducto Persa ideado entre Siria y Rusia, sin embargo, surgió la primavera Árabe, y EEUU, Arabia Saudí e Israel comenzaron a financiar los grupos disidentes contra Al Assad, confiando en que la caída del régimen sirio permitiría ahora sí, desarrollar el ansiado proyecto Catar-Turquía.

Pero lejos de resolverse el conflicto en su favor, éste derivó en una guerra que está poniendo patas arriba la geopolítica que resultó tras el final de la Guerra Fría. El desarrollo de uno u otro proyecto tiene importante implicaciones en la geopolítica mundial y el mercado energético. De una manera u otra, Siria condensa un conflicto donde multitud de países -y grupos como ISIS- luchan en una suerte de intereses contrapuestos y variables que evidencian un nuevo tablero de juego global por la apropiación y distribución de los recursos energéticos. Ahora bien, cercenada la vía del acceso desde los productores de Oriente Medio es necesario fijarse en los movimientos de la otra gran potencia productora: Rusia.

La crisis de Ucrania: del gasoducto South Stream al Turco

Rusia es el mayor proveedor de gas de Europa, y hasta ahora empleaba tres vías fundamentales, que en el año 2014 suponían aproximadamente unos 270 millones de metros cúbicos de gas diarios:

* el gasoducto Nord Stream (desde Rusia, pasando por el mar Báltico hasta Alemania),

* el gasoducto Yamal-Europa (a través de Bielorrusia hasta Polonia) y

* la ruta de Ucrania, que se bifurcaba por todo el país.

Los dos primeros concentran aproximadamente el 35%-40% del suministro, Ucrania suponía en torno al 50-55%, “La estrategia energética rusa en el exterior ha tenido siempre como objetivo el mantener y profundizar la dependencia europea respecto al suministro de energía rusa” según afirmó la propia OTAN. Tras el conflicto del gas de Ucrania en el año 2014, Putin decidió que necesitaba reducir la dependencia de esta zona geográfica abriendo nuevas zonas de exportación.

Las razones de dicho conflicto surgieron cuando PAO Gazprom, la mayor compañía rusa fundada durante el periodo soviético, controlada por el Estado ruso y de carácter privado, aumentó el precio del gas suministrado a Ucrania en un 81%. La Comisión Europea rechazó la política de precios gasísticos de Moscú al considerarla una estrategia de “divide y vencerás”, y reclamó un precio uniforme para el gas ruso en el mercado común energético europeo.

Sin embargo, la Comisión Europea tenía razón. Alemania apoyó las sanciones a Rusia por la política de precios en Ucrania, mientras trataba a la vez de ampliar el caudal de gasoducto que trasladaba la preciada mercancía desde el país ruso hasta el corazón de su territorio (vía North Stream). Por otro lado, países como Italia y Austria comenzaron a tener serios problemas con los precios del gas y los suministros. Italia y Rusia llegaron finalmente a un acuerdo. El país eslavo anunció la creación del South Stream a principios del año 2014, un gasoducto que partiría de Rusia y pasaría por el Mar Negro hasta Bulgaria, evitando así el territorio nacional de Ucrania. Pero una vez más Rusia vio sus expectativas frustradas: las condiciones del UE para la concesión de los contratos, la presión en forma de cabildeo de EEUU a políticos búlgaros así como las represalias de la UE tras la crisis de Ucrania y la reunificación de Crimea por Rusia dejaron caer en saco roto el diseño del gasoducto South Stream y finalmente anunció en Ankara el fin del desarrollo del South Stream a finales del 2014 apostando desde entonces decididamente por otro nuevo proyecto: el gasoducto Turco.

Este nuevo ingenio para llegar al mercado europeo, conocido como Caudal Turco, pasará bajo el Mar Negro hacia Turquía y llegará a la frontera griega, permitiendo al gas ruso alcanzar los mercados occidentales sin utilizar las actuales líneas de exportación a través de Europa del Este. Por esta razón este proyecto permitiría a Rusia cortar el abastecimiento a vecinos como Ucrania sin necesidad de alterar la venta en países como Italia o Austria.



La guerra de Siria e, incluso, el conflicto de Ucrania, dos de los conflictos que han provocado mayor número de personas muertas, desplazadas y refugiadas en los últimos años, son en gran parte resultado de las fluctuaciones de los intereses de las grandes potencias por la hegemonía en el imperialismo energético.

La península turca está en el centro de un avispero de intereses contrapuestos entre las diferentes potencias mundiales, que le permite ejercer una posición de poder al controlar los suministros energéticos además de los movimientos de gran parte de los refugiados hacia Europa. Unos movimientos forzados resultado de los conflictos cuyo origen puede rastrearse en la construcción de las tres grandes infraestructuras altamente estratégicas antes mencionadas, que tiene el territorio turco como punto de paso obligado: Gasoducto Persa, Gasoducto Catar- Turquía y el gasoducto Turco. Ahora bien, como hemos visto en el conflicto entre el gasoducto Persa y el de Catar, la geopolítica se antoja tan caprichosa como impredecible, llegando a estar en cuestión incluso el gasoducto Turco sólo un año después del anuncio en Ankara.

FUENTE

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Guerra energética EEUU-Rusia en Europa?


La Agencia Internacional de la Energía (AIE), en un reciente informe titulado “Perspectivas mundiales de inversión en energía”, advierte que será necesario invertir 48 billones $ hasta el 2035 para cubrir las crecientes necesidades energéticas mundiales.

Así, según Rystad Energy, la industria petrolera necesita reemplazar 34.000 millones de barriles de crudo al año pero en el 2.015 tan sólo se alcanzaron los 8.000 millones de barriles debido al drástico descenso de las inversiones en exploración y producción mundial (un 28% en el 2015 y se estima para el 2016 una nueva caída del 20%).

En la actualidad, el 45% de las importaciones de crudo de EEUU proceden de Oriente Medio y Norte de África pero la nueva geoestrategia energética pasaría por tener a Canadá como principal proveedor de crudo, estando proyectada la construcción del oleoducto Keystone XL para transportar el crudo canadiense hasta el Golfo de México lo que tendrá como efectos colaterales la progresiva disminución de importaciones de crudo procedentes de la OPEP, México, Colombia y Brasil así como la drástica reducción de sus compras a Venezuela con el objetivo inequívoco de lograr la asfixia económica del Gobierno de Maduro y fagocitar sus reservas de petróleo (según el Departamento de Energía de EEUU, las ventas de crudo venezolano a EEUU serían de tan sólo 952.000 bpd diarios a finales del 2012 frente a los cerca de 1,7 millones de bpd vendidos en 1998, representando en la actualidad el 8% del total importado), lo que obligará a México y Venezuela a redireccionar sus exportaciones hacia China y la India.

Frackingdepencia vs rusodependencia europea

Uno los factores que más repercute en la dependencia energética de un país es la cantidad de petróleo y gas que debe importar para la industria y transporte, estando la media europea en el 52% y al ser Rusia el principal abastecedor de gas , petróleo y carbón de la UE ( con un 42%, 33% y 26% respectivamente), se deduce que la UE sufre de rusodependencia energética severa que le hace extremadamente vulnerable al chantaje energético de Putin. Así, acuciada por la elevada dependencia energética (más del 50%), la alta volatilidad de los precios del gas y petróleo debido a factores geopolíticos desestabilizadores y la imperiosa necesidad de la garantía de un aprovisionamiento seguro de energía, la UE implementó una estrategia energética basada en los acuerdos preferenciales con Rusia y Argelia para el suministro de gas, en la utilización de obsoletas centrales nucleares en lugar de reactores atómicos de nueva generación EPR (European Pressurized Water Reactor)y en el extraordinario impulso de las energías renovables (1º productor mundial), con el objetivo inequívoco de lograr el Autoabastecimiento energético y de recursos hídricos en el horizonte del 2.020.

..."la política energética de la UE adolece de una elevada dependencia del exterior debido a su escasez de recursos y su limitada capacidad de almacenamiento" lo que aunado con la incapacidad de los Veintisiete para desarrollar una verdadera política energética común, ralentizará todo el proceso y hará inviable la utopía de la independencia energética europea en el horizonte del 2.020.

El objetivo inequívoco de EE.UU. es sustituir la rusodependencia energética europea (30% del gas que importa la UE procede de Rusa) por la frackingdependencia, inundando el mercado europeo con el GNL (gas natural frackeado en EEUU y transportado mediante buques gaseros) para hundir los precios del gas ruso así como impulsar la utilización de la técnica del fracking en todos los países de la Europa Oriental, el llamado “arco del fracking europeo” que se extendería desde los Países Bálticos hasta la Ucrania europea, pasando por Polonia, República Checa, Eslovaquia, Hungría, Rumania y Bulgaria y que dependerá de la tecnología de empresas estadounidenses como Chevron o Shell no siendo descartable que la mayoría de países de la UE sucumban al espejismo energético del fracking y terminen por utilizar dicha técnica en el horizonte del 2020 a pesar de las protestas de los grupos ecologistas anti-fracking.

FUENTE

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Por qué Siria se convirtió en objeto de deseo de EE.UU. y sus halcones?


Siria, (era) un país con muchas perspectivas, ahora está en ruinas. Su industria está destruida en un 80%, mientras la producción de petróleo se redujo en un 45%. Hace poco el país era uno de los líderes del mundo árabe. Su economía avanzaba con éxito y era una nación autosuficiente e independiente. Pero este estado natural de las cosas no le convenía a EE.UU. y había que inventar algo para cambiar la situación. A continuación encontrará todos los detalles.

Además de las reservas y el potencial del país árabe, Siria es una plataforma estratégica donde colisionan los intereses de EE.UU. y Rusia. En particular, los planes ambiciosos del presidente Bashar al Assad para transformar a Siria en un nuevo centro de energía en Oriente Medio con la ayuda de Rusia no daban tregua a EE.UU.

Cuando se trata del lucro, todos los métodos valen para EE.UU.

A finales de la década del 2000 Damasco planeaba construir dos nuevas plantas de procesamiento de gas en la zona de Palmira con un ciclo de más de 2.000 millones de metros cúbicos de gas purificado al año y en el área de Raqqa con una capacidad anual de más de 1.000 millones de metros cúbicos y más de 40.000 toneladas de gas natural licuado. No (era) ninguna casualidad que estas ciudades ahora estén ahora en poder de los terroristas del Estado Islámico e incluso Raqqa fuera proclamada capital del califato.

Otro proyecto irritante para EE.UU. fue el acuerdo de 10.000 millones de dólares firmado por Irak, Irán y Siria en 2011 sobre la construcción de un gasoducto con capacidad de 110 millones de metros cúbicos de gas al día. El proyecto estaba previsto para el año 2016. Además, poco antes del estallido de la guerra, Al Assad propuso el concepto 'Estrategia de los cuatro mares' donde Siria ocuparía un lugar central y sería el único gran país árabe, con acceso al mar Mediterráneo, es decir, acceso a Europa y el Atlántico.

El proyecto preveía la construcción de gasoductos para conectar los mares circundantes de Siria alrededor del perímetro del Levante: el Caspio, el Mediterráneo, el mar Negro y el golfo Pérsico. En la práctica esto significaría la unión de Siria, Irán, Turquía y Azerbaiyán en el sistema de transporte de gas y petróleo con el único acceso al mar Mediterráneo. El proyecto suponía la participación de varias empresas rusas, pero las compañías de Europa y EE.UU. no fueron invitadas. Otra 'coincidencia' es que las principales ciudades por las que deberían haber pasado las nuevas tuberías -Homs, Damasco y Alepo- hoy también están bajo el control o asedio constante de los terroristas.

Muchos expertos comparten la opinión de que existen motivos económicos latentes que EE.UU. persigue en Siria. Así, el director del departamento de análisis del grupo de inversión Nord capital, Vladímir Rozhankovski, señala que aunque Siria no es un proveedor y exportador de petróleo, al lado se encuentra Irán, y diversos territorios sirios cumplen una importante función desde el punto de tránsito energético. "Hasta hace poco, Siria ha sido uno de los pilares de la estabilidad en Oriente Medio", destacó el analista.

Siempre el petróleo

Otro detonante de la prolongada guerra en Siria fue un acuerdo en 2013 entre Moscú y Damasco para desarrollar nuevos yacimientos de petróleo, de nuevo sin la participación de las multinacionales occidentales.

Además, Siria quiere convertirse en un nuevo miembro de la Unión Económica Euroasiática y crear una zona económica especial. El primer ministro sirio, Wael al-Khalq expresó la esperanza de que Rusia respondiera positivamente a la petición del Gobierno sirio y apoyara la posición de Siria "para hacer frente a los ataques violentos, incluyendo las sanciones económicas injustas impuestas por Occidente".

Lo que hace ahora EE.UU. en Siria -apoyar a los rebeldes 'moderados' (terroristas), liderar una coalición internacional ineficaz contra el EI y alistarse para que sus soldados pongan las botas en territorio sirio- tiene un sólido trasfondo económico y solo el tiempo mostrará a qué nuevas (burradas) recurrirá el país norteamericano para alcanzar sus objetivos.

FUENTE

Un cordial saludo foreros
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Siria y la nueva guerra energética global

guia del desfiladero
Gran artículo de geopolítica. Nada pasa por casualidad, pero ojo con las previsiones de laAIE

http://www.elperiodico.com/es/noticias/economia/aie-preve-deficit-petroleo-para-2020-repunta-inversion-5880874
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Siria y la nueva guerra energética global

Juan Carlos
guia del desfiladero escribió
Gran artículo de geopolítica. Nada pasa por casualidad, pero ojo con las previsiones de laAIE
Gracias Guía del desfiladero, creo que a todos nos desgarra un poco el corazón el sangriento conflicto bélico sirio, una guerra no convencional iniciada por las potencias desde el año 2011.  Los inefables combustibles fósiles, protagonistas incuestionables de este foro y del blog de Antonio Turiel son la causa principal del sufrimiento de varias naciones del Oriente Medio.

Ya no solamente es el problema geológico y ecológico sino también el geoestratégico. Si los combustibles fósiles no fueran una materia prima tan importante no se librarían guerras por estos recursos.

Entiendo la posición de Rusia, sus mayores ingresos provienen de la venta de materias primas, especialmente a Europa. EE.UU. sabe que sustituyendo la distribución de gas ruso por el de Catar dejaría a Rusia sin el apetitoso mercado energético europeo y con graves problemas económicos. Rusia se adelantó a la jugada e intervino militarmente en Siria en un movimiento de supervivencia económica. Hoy por hoy quien pierde  cuota de mercado lo pierde casi todo. ¿Por qué los chinos crecen desmesuradamente? Porque roban cuota de mercado en todos los bienes y servicios, ya sea con dumping, ya sea con mano de obra barata, ya sea con grandes inversiones para apoderarse de la industria extranjera. Los chinos han demostrado que son los mejores dentro de las reglas del liberalismo económico.

En este mundo tan competitivo el quien se duerme se lo lleva el diablo. El más listo y el más explotador se llevará la mayor parte del pastel.

Un saludo
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Siria y la nueva guerra energética global

Juan Carlos
En respuesta a este mensaje publicado por Juan Carlos

Compañía rusa comenzará suministros a Gas Natural Fenosa en 2018




Los suministros de gas natural licuado del proyecto Yamal SPG estipulados en el contrato con la empresa española Gas Natural Fenosa arrancarán en 2018, informó a la prensa el director y copropietario de Novatek, Leonid Mijelson.

"Firmamos con la compañía española el envío de 2,5 millones de toneladas de gas licuado de Yamal SPG, a partir de 2018 arrancarán los suministros previstos en el contrato por un monto total de más de 30.000 millones de euros", aseveró en el marco del foro empresarial ruso-hispano.

Novatek firmó en 2013 un contrato por veinte años con Gas Natural Fenosa para el suministro de 2,5 millones de toneladas de LPG (liquid petroleum gas) anuales del proyecto Yamal SPG. Anteriormente se había informado que los suministros arrancarían en 2017.

El proyecto Yamal SPG, con una potencia total de 16,5 millones de toneladas de gas anuales opera en base del yacimiento de Yuzhno Tambeyskoe.

Los accionistas de Yamal SPG son Novatek (un 50,1% de las acciones), Total (20%), CNPC (20%) y el Fondo de la Ruta de la Seda (9,9%).

En esta línea está previsto construir tres fases de la fábrica, la primera de las cuales arrancará en 2017.

FUENTE