Una prueba de hacia donde nos dirigimos

Previous Topic Next Topic
 
classic Clásica list Lista threaded En Árbol
5 mensajes Opciones
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Una prueba de hacia donde nos dirigimos

Ruben DK

Hace poco salió una noticia acerca de la reducción de trayectos por parte de Renfe:

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/05/14/madrid/1368558653_952487.html?rel=rosEP

El tren (junto con tranvías, trolebuses ...) sería un pilar clave dentro de una estrategia para paliar la escasez de petroleo en lo que a transporte se refiere. Y más teniendo en cuenta el exceso de producción eléctrica que tiene España. Pero en vez de fomentarse, se está haciendo justo lo contrario. No hay dinero por lo que no hay inversión y además se elimina aquello que no sea imprescindible. Vamos que las zonas que no estén cerca de los polos económicos van a ser olvidadas de la mano de Dios. Es una forma de exclusión social que empieza a asomarse, en este caso de infraestructuras.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Una prueba de hacia donde nos dirigimos

LocusAmoenus
Quizás eso ayude a la promoción de lo local y la sostenibilidad en esas áreas dejadas de lado.
Y al mismo tiempo espero que la eliminación de esos trayectos no implique la eliminación de esas rutas (me refiero a desmontar las vías). Más adelante, cuando los vertederos y chatarrerías estén saturadas de carrocerías de coches y no haya combustibles para justificar esa chorrada de "ya tenéis carreteras de sobra para el transporte privado", se vuelvan a poner en marcha esas vías.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Una prueba de hacia donde nos dirigimos

Ruben DK

El tren es un medio de transporte magnífico para adaptarse al peak oil. La tendencia lógica sería invertir más en el, pero a medida que se va acrecentando la crísis tengo la sensación que la palabra inversión va a desaparecer del mapa y sólo aquello exclusivamente necesario se mantendrá. El resto se irá abandonando. Esto creará unos desequilibrios muy grandes entre zonas con infraestructuras y zonas sin ellas. Y quién las mantendrá? sólo los que las están disfrutando?
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Una prueba de hacia donde nos dirigimos

magriver
En respuesta a este mensaje publicado por Ruben DK
Pues he leido hace poco en cartas del lector del Pais que al mismo tiempo destruyen el tren regional (y la educación...) estan planificando el AVE a Badajoz.

Nos rigen locos suicidas o simplemente el AVE llena los bolsillos de los partidos políticos.


Ambas cosas a la vez
Abandonemos la energía nuclear antes de que no haya forma de abandonarla.
La dinámica global responde a la lógica del "colapse usted primero".

El colapso no es el problema, es la solución.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Una prueba de hacia donde nos dirigimos

LocusAmoenus

Según me han contado desde varias fuentes, aunque ninguna oficial, los préstamos para pagar la instalación del AVE nos los hace directamente Alemania (entiendo que su banco central, con los impuestos de sus ciudadanos). Alemania acepta que se recorte en muchas cosas, pero no en el AVE, por varios motivos:
1. El oficial: la integración con Europa es importante. Se ve que tener que parar un rato para cambiar el ancho de vías no es "viable".
2. El menos oficial: ir rápido es importante, el AVE es más rápido que otros trenes, así que no hay más que hablar. Aunque luego la diferencia en tiempo de trayecto al comparar con líneas como Altaria, Euromed o Talgo no es excesiva (menor siempre del 25%).
3. La oficiosa: el AVE y sus infraestructuras lo venden potentados fabricantes alemanes. El dinero que Alemania presta a España para que instale el AVE lo cobran esos potentados (que tendrán cuentas en Suiza). Luego querrán cobrarlo, claro está, pero si España quebrase y se negara a pagar ni bajo amenaza de invasión tampoco sería tan malo, porque los que saldrían perdiendo serían los ciudadanos alemanes de a pie, los mismos que se quejan del creciente paro y decreciente salario en su tierra.

Una estafa.